Archivo mensual: junio 2017

Luz en Rentería

1498672899_167654_1498686447_noticia_normal_recorte1

El alcalde Mendoza entre Juani, viuda de José Luis Caso, y Naiara, hija de Manuel Zamarreño.

Jamás pensé que escribiría una columna para enaltecer a un miembro de Bildu. Pero ese día ha llegado y yo debo escribirla. Julen Mendoza Pérez, alcalde de Rentería, se convirtió el miércoles en el primer abertzale que homenajea de verdad a tres víctimas de ETA asesinadas en su municipio. A tres víctimas de ETA y punto. Sin equidistancias nauseabundas. Sin mendigar la disculpa de los suyos amparándose retóricamente en “las víctimas de todas las violencias”. Tres vecinos del pueblo, tres hombres a los que ETA les arrebató todo lo que tenían y todo lo que podrían haber tenido. Porque eso es matar.

Vicente Gajate, policía municipal, militante socialista y afiliado a la UGT. Pegó con orgullo carteles electorales de Felipe González por San Sebastián. Su mujer, Purificación, se enamoró de él a los 15 años en un baile. No le abandonan las cinco detonaciones que oyó una tarde de octubre de 1984. Su Vicente, que volvía del tajo, yacía acribillado en la acera. Tenía 34 años.

Leer más…

El bueno (Julen Mendoza), el feo (Alfonsín) y el malo (Montoro) en La Linterna de COPE

Anuncios

1 comentario

30 junio, 2017 · 12:06

La capital de todos los orgullos

14986724398142

Cuando terminó, todos se levantaron.

Contra lo que esperaría el alcalde de Blanes, la capital del Magreb amanecía bien orgullosa el miércoles por la mañana. Del orgullo homosexual del World Pride pasaba Madrid sin esfuerzo al orgullo institucional del 77. De modo que una ardilla gay y democrática habría podido saltar de orgulloso en orgulloso desde Chueca hasta Cortes sin pisar el suelo.

Lo que vuelve fascinante al Congreso es su inescrupuloso poder de absorción. Esos dos leones de bronce custodian un agujero negro virtuoso capaz de anclar al sistema a los espíritus más indómitos. Toda una vida rebelándose en la Complucontra esa “institución inoperante al servicio de la clase dominante” -en que consiste según Lenin un Parlamento liberal- para acabar reduciendo la lucha a la ostentación de un clavel rojo como los que se ponía Esperanza Aguirre por San Isidro. De comisario organillero ejercía Monedero, que no se pierde una. Iba por el hemiciclo repartiendo claveles como un chino en Nochevieja.

Leer más…

Deja un comentario

28 junio, 2017 · 20:13

Dos entrevistas

retrato-de-jorge-bustos

El autor, postureando para la foto.

JORGE BUSTOS: “EL COLUMNISMO ES COMO EL MADRID: CUANTO MÁS LO ATACAN, MÁS SE IMPONE”

Ha llegado lejos en el periodismo sin claudicar ante los dogmas del maniqueísmo imperante ni tomar como objeto de culto el esnobismo estético de la cultura de moda. Aun conociendo sus epicentros, bordeando sus núcleos. Un riesgo que suma mérito y coherencia a su propuesta, ¿o no es tan dogmático el que abraza un precepto sin condición como aquel que piensa en que bajo tal sesgo todos son iguales, y renuncia la compañía? Jorge Bustos (Madrid, 1982) es un tipo tan desclasado y complejo que puede permitirse el lujo de triunfar en la página de la prensa nacional con lectores, que no es lo mismo que hacerlo con seguidores, o con palmeros. Una cultura poco común en su generación y una mirada original con la que abordar el diario de España son las claves de su personalidad. Una personalidad cuyo estilo incorpora lo mejor del ensayismo y del articulismo español. Y europeo. Occidental, vaya. De Steiner a Camba.

Bustos acaba de publicar, aunque escrito con diez años de antelación, Crónicas biliares –editorial Círculo de Tiza-, una recopilación de breves divagaciones, ensayos, reflexiones sobre sus circunstancias, con una caótica unidad de relación temática entre ellos. El estilo, algo más ampuloso del que ofrece en sus columnas de El Mundo, o el de aquellas lejanas crónicas y extensos artículos de Zoom News, Jot Down o Revista de Libros, acaso sorprenda al lector habitual. No es defecto o inconveniente, aunque la forma varía respecto del Bustos de hoy, el fondo se mantiene idéntico: depuración y voluntad de estilo en la elaboración de la prosa y fino pensamiento en su envoltorio.

Con Bustos no se habla, se conversa, y a pesar de que no somos primerizos en el asunto, el respeto se impone. También la certeza de saber que cualquier respuesta generará ironía, sapiencia, gusto, agudeza: un buen rato para el lector. “Lo que no puede uno ser, si es que ama la placidez, es periodista, porque a todos les gusta matar al mensajero”, escribe Jorge Bustos en una de las páginas de Crónicas biliares. Y con el ánimo de rechazar la comodidad, con ganas de que maten al mensajero, nos acercamos a su encuentro.

–Este libro lo escribiste a los veinticinco y lo publicas metido ya en la treintena. ¿Te reconoces en sus páginas?

Ese ha sido el reto. Desempolvarlo, releerlo y podarlo para adaptarlo a mi yo actual, pero con dos premisas: no añadir nada y respetar mi voz de entonces. Eso supuso preservar algunas páginas que no me representan, ni por pensamiento ni por estilo. Pero también descubrí que, en algunos aspectos, yo era mucho mejor que ahora. Ha sido un ejercicio inquietante, a veces claustrofóbico, a veces entusiasta.

–Pueden darse dos opciones: o que naciste viejoven o que no has madurado desde entonces. Creo que es lo primero. Y que presumes de ello.

Un viejoven está exonerado del deber de madurar, de modo que la primera opción excluye la segunda. Y sí, yo fui educado para prescindir de las vergonzantes gilipolleces de la adolescencia. Y lo hice. Luego he ido conciliando, como Benjamin Button.

Leer más…

 

BUSTOS: UN LEÓN EN EL CUERPO DE UN GATITO

Crónicas biliares (Círculo de Tiza), el tercer libro de Jorge Bustos es, a la vez, la explicación y el negativo fotográfico de todo lo que hemos leído hasta ahora de su autor. Es la explicación porque cuenta de dónde salió Bustos con sus obsesiones y sus temas. Y es el negativo porque el dibujo se reconoce pero los blancos y los negros aparecen del revés.

Hace 10 años, cuando escribió Crónicas biliares. Bustos tenía veintitantos y hacía periodismo por carreteras secundarias. Se sentía como un león encerrado en el cuerpo de un gatito y escribía en casa, de noche, porque algo tenía que hacer con sus delirios de grandeza. «Veamos. Había terminado la carrera de Teoría de la Literatura dos años atrás; tenía la cabeza infestada de teorías estéticas, novela de vanguardia y autores europeos ilegibles a los que quería parecerme. Pero mi lado pragmático me había inducido a huir de la academia y meterme en el periodismo, lo que ya entonces, año 2007, era difícil. Solo encontré hueco en un periódico local con sede en Vicálvaro».

Leer más…

Deja un comentario

27 junio, 2017 · 10:33

¿Venezuela? ¡Chupito!

14984121451698

El chavismo mata.

El problema de opinar sobre Venezuela es que se interpreta de inmediato como un ataque oblicuo a Podemos. Como si la desdicha que allí se padece no mereciera por sí misma nuestra solidaria atención. “Parece que a los medios ya no les interesa Venezuela”, ironizó Iglesias una vez celebradas las elecciones de hace un año. El comentario era revelador porque presuponía el vínculo vergonzante entre el chavismo y Podemos que él mismo había tratado de negar. Pero el tiempo pasa, elecciones no hay y los medios siguen informando del régimen infame que hoy se cobra las vidas de los venezolanos después de habérselas arruinado.

Sin embargo, dudo que la represión filmada de manifestantes en plena calle reste prestigio al partido de Iglesias. En lógica mediática, el chavismo es a Podemos lo que la corrupción al PP: una lacra amortizada por saturación. Y del hartazgo se llega pronto al chiste, como de la tragedia al humor negro: “Cada vez que Hernando diga Venezuela, chupito”. Twitter es el hábitat de la frivolidad. El tuitero inocentón que dice eso, como el que compara la tortilla con cebolla y ETA, no tiene en la cabeza al estudiante reventado por los golpes de la policía política.

Leer más…

Deja un comentario

26 junio, 2017 · 11:17

Darwin en Ahora Madrid

chimpances-violencia

Política útil.

Los últimos estudios sobre la solidaridad en los chimpancés están arrojando conclusiones esperanzadoras para los chimpancés, pero desoladoras para los humanos. Los investigadores del Instituto Max Planck han descubierto que los chimpancés son muy capaces de sacrificarse por el bien del grupo a expensas del interés propio. Así sucede cuando, al precio de un feo mordisco o algo peor, salen a patrullar las fronteras de su territorio para hostigar a clanes vecinos, recalificar áreas no urbanizables y apoderarse de las hembras del prójimo. Nada que no se cuente en la Ilíada, o sea.

Ahora bien, ellos no practican tales aficiones por las mismas razones que nosotros: por el puro gusto de hacer la guerra y, si se puede, el amor. Los chimpancés carecerán de epopeyas en hexámetro dactílico, pero puesto a elegir entre zamparse dos platos de comida él solo o redistribuirlos equitativamente con el compañero en ayunas, nuestro mono tiende a elegir la segunda opción. ¿Solidaridad genuina o instinto de supervivencia de la especie?, se preguntan los científicos. Como si los teólogos no hubieran resuelto hace siglos el falso dilema: la observación de la norma moral conduce al hombre a la felicidad no a costa de reducir la de sus hermanos, sino justamente a causa de extenderla. Las tablas mosaicas no serían por tanto la codificación de un Dios caprichoso, sino una decantación secular de pruebas espontáneas y errores sangrientos. Si los mandamientos parecen puestos a joder es solo porque convivir, efectivamente, a menudo resulta una jodienda.

Leer más…

El bueno (Toni Roldán), el feo (Bárcenas) y el feo (Sánchez) en La Linterna de COPE

1 comentario

24 junio, 2017 · 12:31

Las dimisiones no son para el verano

Cristobal-Montoro-Congreso_ECDIMA20170615_0008_21

La soledad del recaudador.

Una semana después de la emoción de censura el hemiciclo experimentaba una cierta descompresión. La oposición montaraz ya se vació y la Meseta gime bajo un sol fundente: las revoluciones no son para el verano. No es que no se pidieran dimisiones, pero se piden sin esperanza, como ese whatsapp juguetón que se manda a las cinco de la mañana. Solo Gaby Rufián le echó algo de entusiasmo al papel, quizá porque no le dejaron hablar en la censura y las ganas le reventaban la sisa de la chaqueta. No negaremos a Rufián que le pone a su oratoria tanta voluntad como a su alimentación: “Señor Zoido, dimita por miserable y vuelva al ayuntamiento a casar a Fran Rivera y a poner calles a las Vírgenes”. Marchando colesterol retórico. La presidenta Pastor, compadecida, le dio la oportunidad de retirar el insulto autocalificativo, pero el muchacho no es de esos que aprovechan así como así las oportunidades que la vida le ofrece de parecer alguien distinto de quien es. Salvo una: la de cobrar por sacudirse el complejo de charnego subiéndose al carro indepe. Esa la cazó al vuelo, y del vuelo a la cazuela cada fin de mes.

De la portavoz debutante Margarita Robles se esperaba mayor vibración noesnoísta. ¡Ni siquiera pidió la dimisión de don Mariano! Se limitó a preguntarle por la anulación de la amnistía y a ordenarle que le escuchara bien, fíjese lo que le digo, atienda, con ese taladrante timbre Rottenmeier al que nos habituó Rosa Díez. Rajoy contuvo un bostezo y dijo que él acata las sentencias, no las valora. Cuando Baldoví le enumeró razones para su dimisión, el presidente replicó con sorna: “No me ha convencido”. Como el propio Baldoví temía, Rajoy se siente fuerte tras superar la censura con más apoyo del que mereció su investidura: gentileza de Iglesias, que esta vez pasó desapercibido salvo para apoyar a los concejales imputados de Carmena. Robles, por cierto, escuchó de los suyos ovaciones de un entrañable fariseísmo, porque en privado muchos de su bancada exhiben el mismo grado de adhesión que los chiíes a los suníes. Oyendo su lamento boliviano a cuenta de las acuñaciones jurídicas de Lastra -quien por lo demás gastó mesura en su pregunta-, uno se pregunta si todos los escaños socialistas votarían a favor de Sánchez en una moción de censura con Podemos y los separatistas. Ojo con eso, don Pedro.

Leer más…

Deja un comentario

22 junio, 2017 · 11:31

El gólgota de Fandiño

reu_20170617_205554502

La muerte nunca abandona la mente del guerrero.

Al antitaurino le asisten dos argumentos no desdeñables. El primero es el dinero y su dulce servidumbre: la generosidad con que el lobby animalista riega la tabarra religiosa del activismo pocahontas, mientras los aficionados sostienen su libertad no ya contra la presión ajena sino contra el bolsillo propio. Que el poderoso caballero de Quevedo también manda en la izquierda lo prueba la hija de Chávez, la comunista más rica de Venezuela, que no ha labrado su fortuna a golpe de hilo y aguja como la yaya costurera del rastafari de Podemos, ése que desfiló ante Rajoy y le sacó el mismo gesto que pondría Fraga al paso de Ángel Garó. En el país donde hasta la metástasis se ideologiza -y la ideología se metastatiza-, si don Amancio quiere que sus donaciones sean aceptadas que pruebe a financiar la lucha contra el toro en lugar de la lucha contra el cáncer. Al cabo los dos matan, como sabe ya en su gloria Iván Fandiño.

El segundo argumento del antitaurino reivindica el amor a la vida. La vida del animal, se entiende, con quien por pura consanguineidad el animalista empatiza antes que con el torero. Pero el torero mejor que nadie sabe que su oficio trata con la muerte como el de panadero lo hace cada mañana con la levadura. Se trata de una rutina bárbara y anacrónica, por supuesto, porque la propia persistencia de la muerte se nos antoja un escándalo inaceptable en los sonrosados tiempos de Instagram y el envejecimiento abolido. Pero el matador de toros asume la utilidad filosófica de su sacerdocio para recordarnos a todos, en un mundo donde todo es mercancía, que todavía hay hombres que tasan su ideal al precio más alto.

Leer más…

Deja un comentario

19 junio, 2017 · 11:27

Sobre este Pedro edificaré el PSOE

clausura-Congreso-PSOE-imagenes_1036706519_8162321_1024x682

El líder en su nube.

Es muy posible que el PSOE siga siendo el partido que más se parece a España, lo cual quizá no sea lo que más le conviene. Un partido atractivo no ha de parecerse a lo que un país es, sino a lo que quiere ser. Lo explicó muy bien, tirando de Galeano, el maestro de ceremonias del trigésimo noveno congreso socialista, el burgalés Luis Tudanca: «La izquierda debe moverse entre las dosis justas de utopía y las dosis justas de realismo». Vale decir: entre Podemos y el PP.

«Somos la izquierda», proclama orgulloso el nuevo lema del PSOE sanchista. Pero a continuación matiza: la izquierda de Gobierno, la responsable, la dialogante. Consolidar ese arduo equilibrio en tiempos de marejada ideológica, fijar hacia La Moncloa un rumbo sordo a los decibelios de la sirena populista. Ese grial está buscando en Ifema el partido que más años ha gobernado España desde 1977. El partido cuya defunción madrugaron muchos a la vista del fantasma de la mortandad socialdemócrata que recorre Europa. Pero el PSOE, como España, también en eso es diferente.

¿Cuánto tiempo durará el efecto luna de miel que aureola al renacido Pedro Sánchez y que los sondeos registran, preocupando a Podemos al punto de suavizar drásticamente sus modos retóricos con el PSOE? En boca de Iglesias durante la censura, Felipe ya no era el traidor de puerta giratoria embadurnado de cal viva, sino el presidente que pasará a la historia como Felipe el Modernizador. El mismo que hoy se hizo presente en el cónclave de su partido por la gélida mediación del plasma: parecía Borges conectando con un reality de supervivientes. El vídeo de Costa, con su ideal a la portuguesa, fue mucho más aplaudido que el mensaje de fidelidad socialdemócrata que mandó desde su otoño el patriarca. Sic transit, Felipe; sic transit, Aznar.

Leer más…

Deja un comentario

19 junio, 2017 · 11:16