Archivo del sitio

De los ‘Jordis’ a los ‘Harrys’

15082803641734

Keylor atajando a Kane.

Vamos a reconocerle a Pochettino que ha armado un equipo de ingleses lozanos y marciales, capaces de humedecer las papilas de cualquier supremacista. Si el Procés tiene a los Jordis, el Tottenham tiene a los Harrys, o sea, Winks y Kane, que es un Ryan Gosling satinado y sin bozo pero con muy mala idea. Su gol no lo metió él sino Varane, pero el Bernabéu, siempre ecuménico con quien mejor le daña, habría preferido anotárselo a Kane.

El Madrid presentaba su medular constitucional, la que forman Kroos, Modric y Casemiro, pero a menudo no se bastaron para someter a esta Albión rubia e insolente. Isco parpadeaba sin llegar a iluminar y Achraf, que podría ser una continuación de Asensio por vías árabes, enseñaba el alfanje desde el costado sin acabar de hundirlo. Cristiano se desesperaba a voces con su estadística interior y Benzema seguía a lo suyo, que es el fútbol tántrico: acopia descontento tribunero a base de fallos hasta que el embalse del odio está lleno, y entonces se da el gustazo de romper ese dique de injusticia en el momento menos pensado, como hizo contra el Getafe.

Leer más…

Anuncios

Deja un comentario

18 octubre, 2017 · 16:50

Más chutes no

img_5650_2_chutes_no

Nacionalismo en vena.

La reforma constitucional (RC) es un plato de setas holandesas que customiza las alucinaciones en función del perfil ideológico del consumidor. En el conservador la RC desata temores infantiles, en el socialista obra un placebo federal, en el liberal dispara fantasías igualitarias y en el nacionalista agita directamente la libido del Estado propio. Es la misma mierda, pero a cada cual le sugiere una movida mental diferente de acuerdo con su trauma particular. La RC es muy adictiva -se vende muy bien por las esquinas de las tertulias-, y por eso mismo debe ser administrada con responsabilidad y siempre a resguardo de la policía, o al menos con la mayoría de los magistrados del Tribunal Constitucional a tu favor.

La RC está especialmente contraindicada para el español porque el español es un pozo de traumas históricos, la mitad de ellos fabricados en casa y la otra mitad comprados al extranjero. Su identidad atraviesa una adolescencia perpetua, y ya sabemos lo que hace la droga con los chicos sin autoestima. Pero a cambio el español se apasiona con facilidad por la semántica, a veces hasta el punto de alimentarse de ella cuando falta el pan. Usted dice en España reforma constitucional o endurecimiento del código penal y es probable que gane unas elecciones sin que nadie le pregunte por qué no empezamos por cumplir las leyes existentes. “¡Yo no voté esta Constitución!”, aúllan los caminantes blancos del adanismo. En España se puede ser gilipollas, pero lo que no se tolera es ser un gilipollas pasado de moda.

Leer más…

El bueno (Aybar), el feo (Iglesias) y el malo (los Jordis) en La Linterna de COPE

Deja un comentario

16 octubre, 2017 · 11:08

Del contubernio al tubérculo

15077511670722

Tardá en su Lepanto particular.

Reconforta que los debates que llevan tiempo en la calle desemboquen naturalmente en el Parlamento, sede de la representación ciudadana. Nos referimos al debate sobre la tortilla de patata, que incendia las redes desde hace años. Cómo cocinamos la tortilla. Con cuánta patata. Y de qué variedad, pues el tubérculo es un vegetal identitario: está la patata valenciana reivindicada por Baldoví, la euskopatata de Esteban, el cachelo galaico, la papa canaria o la patata caliente de Puigdemont, que tiene cinco días para decidir si la quiere con cebolla. O sea, con el 155.

Sabemos que el debate se produce porque la receta de la tortilla española quedó demasiado imprecisa en el título octavo de la Constitución. A diferencia de la tortilla francesa, que no lleva patata y por tanto goza de mayor uniformidad, la tortilla española corre siempre el peligro de descomponerse como Míster Potato, ese juguete que tratado a golpes (de Estado) acaba perdiendo los ojos, las narices y el bigote porque cada una de estas extremidades decide proclamarse juguete soberano. Queda entonces un cuerpo ocre y mutilado que sería Castilla. Abandono ya la fiebre metafórica, pero es que ya no sabe uno cómo explicar a los niños el concepto de soberanía nacional.

Leer más…

1 comentario

12 octubre, 2017 · 13:49

El marqués de España

marques del bosque

Como un marqués.

Si el consejo de nobles que exige la retirada del título al Conde de Godó tenía pensado demandárselo también al Marqués de Del Bosque, que no lo haga. Es cierto que don Vicente se mostró partidario del derecho a decidir, y que por esa misma razón recibió la invitación de TV3. Pero ambas circunstancias hay que atribuirlas a su proverbial bonhomía. Don Vicente es un hombre bueno en el sentido machadiano de la palabra, una auténtica fábrica de candidatos al Princesa de Asturias de la Concordia, bueno hasta la linde misma de la ingenuidad. Si se enterara de que su título nobiliario le molesta a alguien, por ejemplo a Piqué, renunciaría a él sin dudarlo. ¿Qué hacía entonces el ex seleccionador de España en la sede catódica de la hispanofobia, sabiendo que eso podía molestar a alguien, por ejemplo al millón de silenciados que tuvo que salir a la calle a pedir que no los conviertan en extranjeros en su propia casa? En realidad Del Bosque acudía para hablar de fútbol, es un suponer, pero de paso deshizo un equívoco político -el mayor de estos tiempos posverdaderos- y nosotros lo celebramos. Sus anfitriones esperaban colarnos el gol propagandístico de que todo un laureado seleccionador de España amparara la expropiación de la soberanía nacional. Pero Del Bosque pasó por la telepantoja del separatismo y reconoció que era un ignorante cuando dijo lo que dijo, que ya ha aprendido que el famoso derecho a decidir de los catalanes corresponde en realidad a todos los españoles.

Leer más…

1 comentario

10 octubre, 2017 · 14:31

Los restos de La Moncloa

7c9ef41f93df28356ee6f30f7333f452--emma-thompson-anthony-hopkins.jpg

Stevens y miss Kenton, la película.

Desde que supe el nombre del Nobel de Literatura no dejo de figurarme a su personaje más célebre, el mayordomo Stevens, con las mismas impasibles facciones de don Mariano. Lo imagino estos días atravesando en soledad los pasillos de La Moncloa, recolocando un cuadro torcido, estudiando el lustre de los zócalos, descorriendo audaz algún visillo para volver a correrlo enseguida con un mohín de repugnancia: “Cuánta sentimentalidad desatada ahí fuera. Qué falta de contención. Unos se atreven a imponerme la aplicación de cierto artículo de bárbara contundencia. Los otros se obstinan en desobedecer las leyes, como si tal cosa fuera concebible. Nunca encareceré lo suficiente las ventajas educativas que reporta ser hijo de un juez”, reflexiona flemático al oído de Miss Kenton, el ama de llaves, que es Soraya.

El mayordomo del Ejecutivo se considera a sí mismo un hombre cabal. El único estadista en pie tras la desagradable urgencia manifestada por el joven monarca. Hace mucho que Stevens/Rajoy se niega a expresar sus sentimientos fuera del ámbito estrictamente deportivo. Mezclar el corazón con la política: qué grosería. No es eso lo que me ha traído hasta aquí, rememora. Ni lo que le ha mantenido allí en tiempos de mudanza de todo lo considerado inmutable. ¿Por qué el sarampión sedicioso de Cataluña iba a requerir un tratamiento diferente? El tiempo lo cura todo. ¡No se cambia lo que funciona!

Leer más…

1 comentario

8 octubre, 2017 · 18:50

‘Llorard’ Piqué

0_u51mmy0q

Llanto supremacista.

Caía la tarde del domingo ominoso cuando en la redacción alguien ahogó un grito de terror:

Piqué está llorando!

De inmediato se formó en torno a la pantalla un remolino de periodistas incrédulos, con lo caro que se ha puesto sorprenderse. Pero no mentía. Era Gerard Piqué y estaba llorando. Los motivos por los que rompe a llorar un multimillonario, casado con una atractiva estrella del pop, que se gana la vida jugando -al fútbol, al póker, a la consola-, siempre despiertan una natural curiosidad. Entre hipadas, los ojos hinchados como si acabara de perder dos Champions seguidas, don Gerard balbució un deseo largo tiempo reprimido de expresión nacional que hasta la fecha habíamos creído satisfecho, y hasta avalado por un par de Eurocopas y un Mundial.

Nos engañábamos. Piqué no era el muchacho risueño de carcajada abierta, aficionado a bromear en Twitter y a proyectar cariñosos escupitajos sobre los compañeros para regocijo general de su nutrida audiencia. Esa no era más que la máscara profesional de un hombre atormentado por un drama interior, por un amor que no se atreve a decir su nombre. Piqué vestía la camiseta de España como los gays se casaban en la era victoriana: para salvar las apariencias. Piqué es el Oscar Wilde del derecho a decidir -de hecho afeó a Rajoy que no supiera hablar inglés-, y con sus lágrimas no hacía otra cosa que escribir su particular De profundis: «¡Los catalanes no somos los malos, queremos simplemente votar!».

Leer más…

Deja un comentario

3 octubre, 2017 · 11:04

Llora, catalán, y conquistarás el mundo

A2-85931633.JPGEl argumento del 1 de octubre de 2017 es el amor. Algunos se quedarán con las cargas policiales y las urnas arrancadas, y los cinturones negros del victimismo aprovecharán la legítima violencia del Estado para invertir la energía del golpe y presentar al defensor de la ley como al allanador de su morada, sin dejar de ejercer un ápice de violencia propia. Pero esa llave de judo a la democracia parecerá el abrazo de un amante, y de eso se trata.

Nos tienen advertido que el fin del mundo no se consumará con una explosión, sino con un gemido. De igual modo, la democracia mediática de la posmodernidad no muere bajo los porrazos de la policía, sino por un beso filmado a tiempo. El pueblo es muy enamoradizo: se va con cualquier descarado que sepa cortejar su vulnerable autoestima. Y ese beso fundacional termina siempre posándose sobre la mejilla de un caudillo oportuno y cachondo, con esa forma de hablar -ese cinematográfico relato- tan irresistible que nos persuade del divorcio con la democracia liberal, ese marido estable pero aburrido con el que la masa ya no siente placer.

Esto es lo que está pasando, una vez más, en una pequeña parte de un continente que ha proyectado la misma puta película cientos de veces, interpretada por actores diferentes, explotada lucrativamente por remakes que nunca acaban de escarmentarnos, porque cada día nacen nuevas generaciones que desconocen el final.

Leer más…

Me entrevistan en la radio largo y tendido sobre columnismo

Deja un comentario

1 octubre, 2017 · 23:07

La paja y la butifarra

SOC BCN COLON

La mancha llega ya a Colón.

Si finalmente bajan a Colón de su fálica columna en Barcelona, habría que convencer a la CUP para que Hugh Hefner ocupase su lugar. Ambos pioneros abrieron nuevos mundos al contribuyente, aunque uno se especializó en la geografía exterior y otro en la íntima. El fundador de Playboy democratizó la masturbación, y el Proceso no es otra cosa que la gran eyaculación del onanismo catalán, una mancha daliniana que se extiende bombeada por el impúdico frenesí de unos narcisos enamorados de su diferencia, sin reparar en que aquí a cada cual le cuelga la suya propia y la usa cuando puede y la Constitución se lo permite.

Pero será difícil convencer a la CUP. No se puede decir que Hefner fuera un partidario estricto de la paridad, pues en algunas de sus fiestas se contabilizó a 100 mujeres por cada 10 hombres. Tampoco la lujosa y lujuriosa Mansión Playboy resiste la inscripción en el catastro de sedes antisistema, aunque cuando abrió sus puertas en la puritana América de 1959 levantó bastante más escándalo que la propuesta cupera del regreso a Altamira, con sus esponjas vaginales y sus crías compartidas por la tribu. Qué digo escándalo: el uso propagandístico de crías humanas de encaste netamente catalán es el último hito en la normalización social del despotismo. El siguiente paso demandará la aplicación de cribas espartanas a los bebés que balbuceen sospechosos fonemas mesetarios, todo ello documentado por la tele autóctona y expuesto en reportajes de sonrosada factura. Hay demasiada gente que exige sanciones ejemplares para Juan y Medio por tijerearle la falda a su compañera y cómplice, pero luego ruega comprensión para una banda de supremacistas que exhiben su madrugador apostolado del odio camuflado de sonrisa. Crearemos súbditos, escolti, pero no sexistas. Esperemos que esos pobres niños, cumpliendo una sana ley histórica, se venguen un día de sus padres.

Leer más…

El bueno (Pérez de los Cobos), el feo (Serrat) y el malo (Pujol) en La Linterna de COPE

1 comentario

29 septiembre, 2017 · 10:17