Archivo de la etiqueta: humanismo o muerte

Bajo sospecha

Todos hemos dudado de que el atentado contra Cristina Fernández de Kirchner sea efectivamente un atentado. Todos hemos sospechado, aunque sea durante unos segundos, que se trata de un montaje urdido por el peronismo para levantar el parapeto tribunero del victimismo entre Cristina y el fiscal, entre el justicialismo y la justicia. Hemos visto las imágenes una y otra vez, hemos analizado el extraño movimiento de la mano agresora, hemos leído que esas pistolas no se encasquillan. Y con todo eso algunos, recordando al buen Ockham, finalmente hemos concluido que no hay razón para no creer a nuestros ojos hasta que se demuestre lo contrario.

Leer más…

Deja un comentario

5 septiembre, 2022 · 8:14

La vieja verdad de Macron

Un 24 de agosto de 2022 fue decretado en Europa el fin de la abundancia. El anuncio corrió a cargo de un presidente francés, país cuya afición a imprimir giros históricos no cabe discutir. Además de la abundancia, Macron proclamó el fin de la despreocupación material y el de la evidencia democrática, y no incidió en el fin de la novela y la extinción del cine porque ya no hace falta. Lo que quiso decir el más inteligente y por ello el menos modesto de los líderes europeos es que pronto los franceses van a entrar en abrupto contacto con una verdad antigua que el personal tiende a olvidar a poco que prospera, seguramente por estar oculta entre las páginas de los libros, a salvo de reproducciones masivas en pantallas de cristal. La verdad que contienen las elegías clásicas, los capiteles románicos, los cuadros de Brueghel, la narrativa decimonónica y otros lugares poco frecuentados. Y no es malo que el personal la olvide, porque la evolución nos ha enseñado que no se puede vivir mirando a los ojos de Medusa.

Leer más…

Deja un comentario

30 agosto, 2022 · 8:12

Un hombre libre

El 10 de enero de 1991 a Libero Grassi, siciliano de Catania, se le acabó la paciencia que lo mantenía vivo. Grassi tenía una tienda de pijamas para hombre en Palermo. No le iba mal, pero a él y a muchos como él les iría mejor, pensaba, si la mafia no hubiera decidido ayudarles. El pizzo es eso: pagas para que te protejan de los mismos que te cobran. La mitad de los comerciantes de la hermosa capital de la isla lo pagaba, así que cuando Libero compartía su indignación con sus vecinos todos cabeceaban tan solidarios como resignados. Pero el señor Grassi, a diferencia de sus vecinos, no creía que la verdadera indignación pudiera ser silenciosa. Así que aquella mañana envió una carta al Giornale di Sicilia con este encabezado: «Querido extorsionador».

Leer más…

Deja un comentario

15 agosto, 2022 · 10:19

La isla irredimible

Para que todo siga como está, es preciso que todo cambie. Cuando se cita la máxima lampedusiana a menudo se pone el énfasis en la segunda parte, la que explica el procedimiento, y se olvida que la importante es la primera, la que define el fin. En Sicilia, afirma el novelista, el objetivo siempre es frenar el avance, impedir el progreso, desacreditar la reforma, conjurar cualquier tentativa revolucionaria que no se agote en su mero estallido. Mantener, a cualquier precio, el estado secular de las cosas. Cuando uno recorre esta hermosa encrucijada flotante que parte o une el Mediterráneo entre norte y sur, entre oriente y occidente, no puede negar que ese objetivo se ha cumplido majestuosamente.

Leer más…

1 comentario

26 julio, 2022 · 20:12

Del espíritu al fantasma de Ermua

La historia de Miguel Ángel Blanco no empieza en Ermua sino en Mondragón, a orillas del río Deba, en el podrido subsuelo de la nave industrial donde Ortega Lara fue enterrado en vida y rescatado tras 12.768 horas exactas de agonía. Hoy ese lugar es un almacén abandonado de propiedad municipal, comido por la maleza y regado de cristales rotos. En la puerta metálica hay una rojigualda tachada y una pintada que injuria al sindicato Jusapol. Junto a la nave han construido un área infantil con columpios, y si uno permanece allí el tiempo suficiente oirá cantar a un gallo y reír a algún niño, sonidos impertinentes allí donde un hombre fue torturado. Pero el ayuntamiento no se limitó a comprar este siniestro edificio: desactivó su potencia pedagógica rellenando el zulo con hormigón. Hoy no es posible ver el agujero donde fue recluido el funcionario de prisiones. De eso se trataba y de eso se sigue tratando en Euskadi: de recordar o de olvidar.

Leer más…

1 comentario

11 julio, 2022 · 8:44

Ha nacido Nadia Calviño

Como Dafne se convirtió en laurel cuando el lujurioso dedo del encendido Apolo alcanzó su ebúrnea carne, así también doña Nadia Calviño empezó a transformarse ante nuestros atónitos ojos en Pedro Sánchez, no bien la noticia del empinado IPC irrumpió aparatosamente en el Congreso. Disculpen ustedes este exordio grecolatino, pero todo apunta a que en otoño va a arder Troya, y conviene repasar a los clásicos para explicar nuestra próxima tragedia.

Leer más…

Deja un comentario

30 junio, 2022 · 8:17

¡Anita, respira!

Anita termina el ejercicio, pero la sonrisa se hiela en el rostro atento de su entrenadora. Algo no va bien. Parece que no se mueve, que se está hundiendo, su cuerpo rígido desciende suavemente, una gravedad letal lo reclama. No hay duda de que Anita Álvarez está cayendo, parece un ánade baleado en pleno vuelo sobre un estanque. Se va a ahogar. La entrenadora grita a los socorristas, pero los socorristas no reaccionan. Son piezas mecánicas en el engranaje de un protocolo que rara vez se aplica y que solo puede activar la señal del árbitro. Los reglamentarios cerebros del árbitro y de los socorristas no están programados para decidir sino para transportar las órdenes de otro, siempre de otro, pero a Anita se le acaba el tiempo.

Leer más…

Deja un comentario

27 junio, 2022 · 8:10

Almas de manga larga

Un sol blanco tiraniza el país. El cielo se deshidrata, se decolora hasta cobrar una lividez enfermiza y bajo su sábana se respira con dificultad de desahuciado. Cada tímido movimiento es usado en nuestra contra por un tribunal cósmico. Una sonda de vapor opresivo baja por nuestra garganta y se coagula en el pulmón formando terrones de plomo limado. Los poros se abren como esfínteres en huelga y el sudor fluye libre hasta convertir cualquier colchón en una cama de agua. En semejantes circunstancias no queda otro remedio que terciar en la cuestión palpitante de la edad antropocénica. José Antonio Montano la ha suscitado en estos términos categóricos: manga larga o manga corta. Tertium non datur. Y él ha tomado furioso partido por la segunda.

Leer más…

Deja un comentario

20 junio, 2022 · 8:21