Archivo de la etiqueta: humanismo o muerte

Entrevista para Aleteia

Por Vidal Arranz

Bustos es jefe de opinión del diario El Mundo y uno de los columnistas de referencia de la prensa española, amén de uno de los más claramente letraheridos

Depositario y gestor de innumerables lecturas, y poseedor de una mirada poética que a menudo se ve forzado a sacrificar, o supeditar, a la crónica política, este año se dio el gusto de dar rienda suelta a su vocación más puramente literaria con ‘Asombro y desencanto’, un singularísimo libro de viajes por el París ilustrado y La Mancha de El Quijote. 

Con anterioridad escribió ‘La granja humana’, ‘El hígado de Prometeo’, ‘Crónicas biliares’ y ‘Vidas cipotudas’, siempre en los márgenes del ensayo y lo literario. Bustos no oculta que fue educado en una familia conservadora católica y esa herencia, nunca negada, aflora por aquí y por allá en sus columnas y sus textos como instrumento de interpretación del mundo. 

En esta entrevista habla con claridad de ese legado y de otros asuntos que conciernen al futuro del hombre en nuestro tiempo. Y en casi cualquier otro tiempo.

– Escribió ‘Asombro y desencanto’ para huir de la política, que monopoliza su actividad profesional. Pero más allá de sus circunstancias particulares, es verdad que la política cada vez lo invade todo más. Hay una creciente sensación de asfixia.

Pero no sé si no es culpa nuestra también. No es que unos malvados políticos nos estén obligando a dejar cada vez más espacio a su voracidad intervencionista. Es que somos los ciudadanos los que estúpidamente pedimos a la política más. El vacío moral, existencial, llámese decadencia, lo que provoca es que la gente tiene hambre de soluciones y se las pide a la política.

Leer más…

Deja un comentario

26 julio, 2021 · 11:58

Castrismo o libertad

No extraña la dolorosa similitud que guardan las notas de suicidio de Stefan Zweig y de Reinaldo Arenas. Su dolor se parece porque nazismo y comunismo, culpables de sus respectivos exilios, comparten una acreditada aptitud para infligir sufrimiento a los hombres libres. Escribe el austriaco, víctima de Hitler: «Mi fuerza se ha gastado al cabo de años de andanzas sin hogar. Prefiero poner fin a mi vida erguido como un hombre cuyo trabajo cultural fue su felicidad más pura y cuya libertad personal fue su más preciada posesión. Saludo a mis amigos. Ojalá vivan para ver el amanecer tras esta larga noche. Yo, demasiado impaciente, me voy antes que ellos». Y escribe el cubano, víctima de Castro: «Pongo fin a mi vida voluntariamente porque no puedo seguir trabajando. Al pueblo cubano le exhorto a que siga luchando por la libertad. Mi mensaje no es un mensaje de derrota, sino de lucha y esperanza. Cuba será libre. Yo ya lo soy». Zweig se tomó un frasco de veronal. Arenas, cuya homosexualidad acreció la saña de sus perseguidores -autores del lema que campeó en los campos de reeducación comunista para «maricones»: El trabajo os hará hombres- empujó con whisky un cóctel de pastillas.

Leer más…

Deja un comentario

13 julio, 2021 · 10:37

El camino de Escohotado

Todos los hombres desean por naturaleza saber, pero algunos hombres lo desean más que otros. Antonio Escohotado Espinosa acaba de cumplir 80 años y su cuerpo es una pavesa consumida por el afán de conocer el aire, el fuego, el agua y la tierra. Su voz ronca pero dulce emerge de los escombros de un siniestro generacional donde se estrellaron todos los buscadores de paraísos artificiales; todos menos él. Al notario de sus penúltimos días, el camarada Colmenero, le asegura que es un chalao que es consciente de serlo. Y la conciencia de la locura es lo que distingue al pirado del filósofo.

Leer más…

Deja un comentario

12 julio, 2021 · 8:19

Pura diversión

Esa chavalería confinada en Mallorca lidera la confusa transición de un mundo que no acaba de morir, el pandémico, a uno que no acaba de nacer, el pospandémico. Ahí están, vigilados por la Guardia Civil, víctimas de la impaciencia en que consiste básicamente ser joven. La superación definitiva de la pandemia ya llega tarde a sus ganas de vivir, y solo a los esclavos morales del miedo, la envidia o la tristeza puede espantarles la rebeldía animal que mueve sus voluntades, a menudo estúpidas, siempre inspiradoras. Algunos de esos jóvenes, reservorios de una prematura sabiduría judeocristiana, confiesan a cámara que se han portado mal y que ahora deben asumir las claustrales consecuencias del desparrame previo. En quinto de carrera mi trabajo para Antropología Cultural versó sobre el botellón como rito religioso, del endiosamiento etílico a la moraleja de la resaca. Naturalmente celebré la matrícula bebiendo.

Leer más…

Deja un comentario

29 junio, 2021 · 10:12

Entrevista en EL MUNDO

Por David Lema

Jorge Bustos se relajó durante esta entrevista. Al jefe de Opinión de EL MUNDO, hmmm, esto le «preocupa», supongo que por su imagen pública, que esculpe como Fidias, con la intención de no dejar más grietas a la vista que las que provoca el tiempo en la piedra.

Me dejó entrar en su casa, en su terraza, ¡en su nevera! Y cuando se dio cuenta de lo que se abrió ese día, de lo que realmente compartió, ay, ya era tarde: porque todo estaba medio lleno, por tanto, todo quedó medio vacío.

Conste aquí que fue él quien dio pie a empezar como empezamos:

Leer más…

Deja un comentario

14 junio, 2021 · 10:29

El horror y el silencio

Hay crímenes que invitan tan solo a enmudecer, quedarse ronco, tener la decencia de callar, que acaso es la forma de rezar que les queda a los ateos. Hay crímenes que no merecen el vuelo en círculos de los quebrantahuesos de la política, ni los tuits de un horror tasado en pocos caracteres, ni siquiera los fríos patrones de la criminología. Crímenes que devuelven la especie a su bestialidad nunca del todo superable, que regresan todos los progresos al fracaso primordial, al mito de Saturno, de Caín o de Medea, exorcismo oficiado alrededor de una fogata por un poeta y no por un psicólogo forense.

Leer más…

Deja un comentario

13 junio, 2021 · 23:14

Algo sucede en Toledo

En 1793 la región campesina de la Vendée se hartó de las levas forzosas y de la presión fiscal impuesta desde París y se alzó contra el nuevo amo de Francia, que se revelaba más despótico que la monarquía: la Revolución. Los jacobinos desencadenaron el terror para sofocar la revuelta; qué vale la vida de los otros, se dijeron, cuando la nuestra encarna el galope de la historia. Más de cien mil contrarrevolucionarios fueron cancelados en nombre del progreso bajo técnicas especialmente brutales: ahogamientos masivos de niños, adolescentes violadas antes de ser descuartizadas, mujeres encerradas vivas en hornos para aprovechar su grasa corporal y el cuero flexible de su piel, curas martirizados con delectación. Aún hoy en los hijos de la Vendée palpita la memoria de aquel infierno.

Leer más…

Deja un comentario

1 junio, 2021 · 10:19

El triunfo de la dama de las tabernas

Al católico Chesterton le gustaba la cerveza y le indignaba el puritanismo. Contra los ingenieros sociales de su tiempo, decididos a sacrificar la vida en el altar de la higiene, escribió La taberna errante, donde un capitán y un tabernero huyen con su barril de ron de la ley seca impuesta por lord Ivywood, político vegetariano que sueña con una Inglaterra abstemia, virtuosa, progresista.

Chesterton, que era anticapi, no reivindica las tabernas por razones económicas sino antropológicas: porque son el ámbito de la camaradería, ese cálido ideal que palpita en cualquier película de John Ford. La taberna es el lugar donde sucede la amistad, y a veces la pelea, y a veces la pelea que acaba en amistad. Es la sede de los vínculos comunitarios, el suelo ibérico de los afectos y de las discrepancias. La idea de Podemos nació en un bar, la de Ciudadanos en otro y la letra de la Constitución terminó de pulirse en un tercero. España sin bares no es España y Madrid cerrado no es Madrid. En la salud y en la enfermedad.

Leer más…

Deja un comentario

5 mayo, 2021 · 20:19