Archivo de la etiqueta: fascismo son los otros

El virus expiatorio

15849863987216

Fanático.

Para no ser propiamente un ser vivo, el coronavirus está comportándose como el más solícito animal de compañía. Ya se sabe que el mejor amigo del hombre es el chivo expiatorio, y como tal este virus no tiene precio. Su docilidad es admirable, sobre todo cuando el fanático carece de mascota alternativa y aprovecha para sacarlo a pasear.

Le sirve al cubanófilo con castroenteritis de Podemos o al sanchista con sesgo retrospectivo para cargar contra el neoliberalismo salvaje que ha diezmado el Estado de bienestar y recortado la sanidad pública. Así, una enfermedad nacida en una dictadura comunista gigante se convierte en una prueba de cargo contra el PP. En los casos de paranoia más severa, el Covid-19 ha salido directamente de Silicon Valley o de una zahúrda del Mossad. Para el neomarxista empeñado en rehabilitar su desvencijado templo, los contagios revelan un claro sesgo de clase, según el cual aunque el bicho mate lo mismo a un anciano anónimo que a un presidente del Real Madrid, y aunque los dos deban morir aislados, en realidad los pulmones del primero luchan por la emancipación social además de la vírica. Y además no es lo mismo confinarse en un sótano de alquiler que en un chalet con piscina, pongamos uno situado en Galapagar.

Leer más…

Deja un comentario

24 marzo, 2020 · 11:16

Seguir odiando a Cs

Cs

Fascismo morado.

Por qué nos odian tanto, me preguntó una militante de Cs con la cara surcada de lágrimas y hedor a pis encostrado en el pelo tras el último Orgullo. Ensayé para calmarla unas nociones sobre cainismo histórico, el convergente rencor de dos Españas que se ensaña con quien se interpone en la orgía del antagonismo. Diserté sobre la territorialidad del animal de partido, que no tolera la competencia de un espécimen anfibio, capaz de nutrirse del liberalismo económico en el coto diestro y del progresismo social en la finca zurda. Conjeturé que el éxito del centro jacobino amenazaría el más turbio y pingüe negocio del 78: el cambalache de PP y PSOE con el nacionalismo centrífugo. Recurrí, en fin, a la disonancia cognitiva, que complica las confortables categorías de lo español con que nos manejamos sintéticamente por el mundo, en plan rojos y fachas. Acopiaba así razones para explicar esa agresividad pavloviana que a izquierda y derecha aún desata un Cs menguado, pero mis palabras no lograban modificar su gesto de dolorida incomprensión, de víctima que no puede entender por qué lo es.

Leer más…

Deja un comentario

10 marzo, 2020 · 10:08

Ministerio de Fomento de la trola

15815162043490

Paseíllo.

La primera sesión de control de la legislatura debió haberse celebrado en Barajas. En concreto en la sala vip, con un pelele de Delcy y otro de Ábalos accionados por la oposición para recrear todas las versiones de una misma mentira como un guiñol grotesco. El ministro de Fomento, con esa voz suya en la que el carraspeo es la norma y la verdad es la excepción, fue el protagonista involuntario de la matinal; hasta Sánchez se quedó a ver cómo respondía, dicen que para apoyarle, yo sospecho que para vigilar que no le acabara delatando en la enésima versión. Ábalos salió vivo como Sánchez salió vivo de la tesis o Delgado del submarinismo por la cloaca: por la falta de vergüenza, que hoy es el primer requisito para el éxito político, si no lo fue siempre.

Leer más…

1 comentario

12 febrero, 2020 · 17:11

Carta a un centrista exiliado

15795415225671

Fabricantes de dragones.

Querido A. Espero que Sri Lanka te trate bien y que tu estómago se haya adaptado al abuso de las especias. El mío no termina de adaptarse al nuevo tiempo español. Va sucediendo todo lo que te anticipé. No tiene mérito: la política aquí es muy previsible. Solo dejó de serlo en la Transición, cuando aconteció lo excepcional: la reconciliación. Pero las aguas van volviendo a su cauce histórico. A sus dos cauces de siempre.

Leer más…

Deja un comentario

21 enero, 2020 · 10:07

El fin del estupor

15789323964105

Enterradores.

El personal se escandaliza de que Sánchez haya colocado a Delgado de fiscal general cuando el personal, si acaso, debería estar celebrando que aún no haya nombrado vicepresidenta a su mujer. Es Sánchez, por el amor de Dios. Está elaborado con el mismo material psíquico del que están hechos los autócratas. Si no lo es ya, se debe únicamente a que todavía vive y trabaja en una democracia europea, que opone ciertos límites institucionales a su voluntad de poder; ese instinto le dice claramente que si quiere durar debe desactivar la defensa judicial del Estado frente al independentismo, su aliado parlamentario. De modo que lo hace. Y si un día tiene que abrir el debate sobre monarquía o república para terminar de amordazar al Rey, lo hará también. Es Sánchez. No le habléis de separación de poderes o derecho a la información. Habladle de poder, de premios o de castigos. El único idioma que entiende.

Leer más…

Deja un comentario

14 enero, 2020 · 10:09

La legislatura Gollum echa a andar

15753842568001

Estado clínico del 78.

Muchos quisieron ver en el tropiezo de Adriana Lastra una metáfora de la legislatura, que ha nacido de un esguince. “Estoy cojo como el resto del Parlamento, unos inválidos y otros cojos”, diagnosticó desde la presidencia de la mesa de edad Agustín Zamarrón, a quien se le ha subido definitivamente el personaje a la cabeza. Desde que España sale a un par de elecciones por año ya no causan la misma sensación ni su barba valleinclanesca ni sus afanes retóricos. Ahora bien, hizo algo valioso al abrir la sesión constitutiva de las Cortes, ese aborto parido por el 10-N: pedir perdón con la cabeza gacha a todos los españoles por la incapacidad de sus señorías para alumbrar una investidura. No es improbable que esta contrita sonata de otoño vuelva a sonar en primavera, si así lo desea el caudillo de España por la gracia de Sánchez: don Oriol Junqueras.

El circo parlamentario ya cansa, la verdad. Tenemos el esfínter del asombro completamente dado de sí. Que el voto de ERC sea nulo por meter un lazo amarillo en la urna no merece un titular. El rastafari de Podemos se nos antoja un burócrata veterano. Echenique en silla de ruedas tiene que aguantar que otra silla de ruedas habilitada para Lastra compita con la suya. Los de la CUP acuden el primer día de cole pero se pasarán la legislatura de pellas, gritando independencia y espero que fumando porros, que para eso les pagamos. Aquel vistoso peronismo de Errejón palidece en la última fila del gallinero. No encontramos ya diferencia entre jurar por las 13 Rosas o por la España de Blas de Lezo; la sorpresa hoy la depara un sobrio “sí, prometo”. Rufián y Aitor Esteban departen sobre la moqueta como dos nobles patricios del invento plurinacional. Adolfo Suárez Illana se echa unas risas con Espinosa y Abascal. Tan solo la gresca entre Marcos de Quinto y los voxos nois por pillar sitio al amanecer aportó nuevos matices narrativos al desgastado esperpento en que consiste la política española desde 2015. Quizá es que en la sociedad del espectáculo al populismo no hay que combatirlo, sino esperar a que sus numeritos pierdan gracia como la perdieron los chistes de Arévalo. Dos años más de circo y bloqueo y todos echaremos de menos a los registradores de la propiedad y a los abogados del Estado.

Leer más…

Deja un comentario

3 diciembre, 2019 · 16:47

El señor de las moscas

15720084189510

Tótem y tabú.

Hemos dado a Franco tanto poder que desde su pijama de madera removido sigue decidiendo quién entra en la historia de España después de él. Sánchez, por ejemplo, ha necesitado cambiar sus huesos de sitio para que se le recuerde por algo. Y el próximo socialista que llegue al poder, que naturalmente será todavía más antifranquista que Sánchez -la primera Ley del Heroísmo Socialista establece que la intensidad de su lucha contra Franco es directamente proporcional al tiempo transcurrido desde la muerte del dictador-, deberá derribar la cruz de Cuelgamuros si quiere merecer su nota al pie en los anales de la democracia. Me dice Raúl del Pozo que quienes de verdad sufrieron el franquismo no tienen ninguna gana de acordarse, pero es que Raúl, como buen comunista, no pertenece a un mundo de farsantes solemnes que necesitan exhibir la utilidad de su impuntual ideología.

Respecto de Franco caben los cínicos y los creyentes. Entre los cínicos está el guionista electoral que programa un circo para tapar malos sondeos y comprueba satisfecho que a su toque de silbato todos los hijos freudianos de España se ponen a hacer cola para matar al padre o al abuelo, no vayan a decir. Entre los creyentes están los que se duelen como magdalenas de una profanación y los que creen que acaban de vencer por fin en la batalla del Ebro: la democracia les debe una por sus tuits sobre el Fin de la Anomalía. Qué espectáculo, oigan. Reinas del drama rojiazul, beatas y pasionarias unidas en un mismo caudal de llanto por ellas mismas. Prefiero la carcajada cínica de Iván Redondo dirigiendo el show desde el panel de mando.

Leer más…

Deja un comentario

27 octubre, 2019 · 21:43

El buen nacionalista

15714137227861

Nacionalismo.

El buen nacionalista se asoma a la calle, aspira el hedor a plástico quemado y murmura: “Així no“. El buen nacionalista no entiende lo que está pasando: ellos son gente de paz. Lo han sido siempre, lo han demostrado una y otra vez. Su fuerza es la sonrisa, sonreían incluso a pesar de saberse un pueblo milenario oprimido por un Estado remoto, cerril y atrasado. Resultaba agotador andar reclamando en Madrid lo que les corresponde -el lugar que la Historia les adeuda- a los gobiernos de PSOE y de PP. Durante demasiado tiempo han sido la locomotora de esa ristra de vagones que a duras penas traquetea Ebro abajo, sin impulso propio, lastrado por inercias africanas. Pero un día eso se acabó. La hora de aligerar peso sonó en sus corazones. La Dinamarca del noreste peninsular debía marchar hacia su destino. Y el procés echó a andar sobre los ejemplares raíles del pacifismo. El mundo les miraba.

El buen nacionalista contempla los esqueletos calcinados de los vehículos, las imágenes virales de las palizas callejeras, el padre que pone a salvo a su bebé del avance de las llamas que rasgan la noche. Y murmura: “Així no“. No le sale otra cosa. Violencia y Cataluña son agua y aceite: una mezcla imposible. Seguramente la mayoría sean infiltrados. Y los demás serán chavales que están en la edad. Pero ojo, tampoco es excusa. Primero paciencia, luego independencia. No podemos hacerle el juego a los tribunales españoles justo ahora que Europa entera descubre sus reminiscencias franquistas. El fuego no ayuda a la causa. Las cosas arden y da pena. Quina tristesa.

Leer más…

Deja un comentario

20 octubre, 2019 · 23:47