El melillazo

Vimos envejecer a Luis Enrique en directo como la hierba que crece en las películas de Rohmer. Cada gatillazo ofensivo de su España roma era una cana más en su cabeza confusa. Luis Enrique ha sido siempre un invento de los periodistas que nos aburrimos sin gente como él, alguien de mediano talento como jugador y como entrenador que libra cruzadas aparatosas contra la prensa bajo nuestra mirada de curiosidad y nuestros murmullos de misericordia. Tuvo que ser Marruecos el país que bajara violentamente el telón de esta farsa idiota que todavía puede ser más idiota si el asturiano se empeña en no dimitir hoy mismo. Ojalá conserve al menos el coraje final de asumir su fracaso estrepitoso, perfecto, inapelable. Ojalá no se enroque en el chiringo corrupto de Rubiales para que podamos empezar a compadecerle.

Leer más…

Deja un comentario

7 diciembre, 2022 · 18:49

Carta a un amigo de Cs

Me preguntas cómo veo lo que está pasando en el partido. Yo me había propuesto no decir nada al respecto porque no me gusta hablar en los velorios, y porque creo que Cs aún puede dejar un bonito cadáver que merece el respeto tributo del silencio, no el ruidoso cálculo de los carroñeros ni la pringosa hipocresía de las plañideras. No duraba tanto un funeral desde la procesión de Juana la Loca tras el féretro de Felipe el Hermoso, y convendrás conmigo en que doña Juana no era precisamente una liberal. La primera condición del liberalismo es la asunción de la realidad, sobre todo cuando es muy fea.

Leer más…

Deja un comentario

6 diciembre, 2022 · 8:13

Un monstruo viene a vernos

La enfermedad infantil del izquierdismo es el nominalismo. La ilusión de que la fea realidad desaparece cuando le cambiamos el nombre o cuando dejamos de nombrarla en absoluto, como el monstruo que acecha en la oscura habitación del niño se esfumará, piensa, en cuanto meta la cabeza bajo la manta. Un niño se diferencia de un adulto en que todavía no se atreve a llamar a las cosas por su nombre, así que les inventa otro. Y la misma diferencia separa a la izquierda de la derecha cuando la izquierda se resiste a crecer y cuando lo único que tiene la derecha es la razón. En ningún lugar como en España se entabla tan claramente esta dialéctica de sordos.

Leer más…

Deja un comentario

5 diciembre, 2022 · 8:19

Dictadores muertos, violadores vivos

Los cuarenta violadores que hasta este miércoles han sido beneficiados por la ley Montero tienen muy clara la razón por la que Pedro Sánchez pasará a la historia. Sus víctimas también, naturalmente. Pero cuando Santiago Abascal afeó al presidente su extemporánea valentía con los muertos, recibió esta rápida puntualización: «¡No es un muerto, es un dictador!». Es las dos cosas, Pedro, muchacho: un dictador muerto. Murió ya, en serio. Había que haberlo movido de sitio cuando vivía y mandaba, no ahora. Su cadáver polvoriento hace mucho que no persigue a nadie salvo en los sueños enfermizos de la izquierda atascada en el trauma de un resentimiento histórico que bloquea su progreso hacia una verdadera conciencia democrática: una que respete a los que votan distinto y acepte la alternancia sin desatar desde el poder la histeria de la caza al discrepante.

Leer más…

Deja un comentario

30 noviembre, 2022 · 18:18

Rajoy y el fútbol (o no)

Sé lo que es escribir bajo la presión de la expectativa, así que imagino el infierno por el que tiene que estar pasando Mariano Rajoy. O no. Pero pongamos que sí. Consciente del éxito abrumador de sus comentarios futbolísticos, pongamos que hoy haya decidido atrincherarse en su despacho para lidiar con los nervios de la víspera. Como aquel día en que repasó por última vez el temario de la oposición; o como aquella tarde en que ordenaba las notas de un decisivo discurso parlamentario. Nos lo figuramos mesándose la barba y caminando en círculos, acodándose súbitamente sobre la mesa para apresar una idea fugitiva, aplastado por la responsabilidad de acertar una vez más con el estilo inimitable que ha desconcertado a los filólogos, seducido a los tuiteros, engorilado a los odiadores y conmovido a los nostálgicos.

Leer más…

Deja un comentario

30 noviembre, 2022 · 7:59

No hay brujas (ni fascistas) hasta que se buscan

El domingo empezó el adviento, que es el tiempo litúrgico preparatorio de la navidad, que es una festividad importante de una religión llamada cristianismo. Aunque Oscar Wilde sospechaba que seguía inédito, especialmente en la porción de planeta identificada con la cristiandad, debemos agradecer al cristianismo real que nos haya enseñado a distinguir los patrones de cualquier religión organizada cuando la vemos en acción, sustituyendo el antiguo credo por otro pero reproduciendo fielmente sus jerarquías morales, sus tabúes sagrados vigilados por mentes literales y sus mecanismos de condena y redención. El sapiens es un animal inevitablemente religioso porque su éxito evolutivo procede de su capacidad para reagruparse en torno a una comunidad de valores transmisibles. Y por eso las llamadas guerras culturales no son otra cosa que guerras de religión.

Leer más…

Deja un comentario

29 noviembre, 2022 · 8:09

El eterno misterio de Julio Camba

No parece la imagen de un mártir del periodismo, porque los mártires no mueren en la cama. Pero ese que vemos ahí, atendiendo al teléfono desde la cama de la legendaria habitación 383 del Palace -fotografiado por un enemigo piadoso o por un amigo zumbón-, es un hombre completamente vaciado. Un faraón del columnismo eviscerado columna a columna. Un héroe sacrificado en el altar del sagrado respeto a sus lectores. Tanto los respetó en vida que los conserva seis décadas después de su muerte, evitada a tiempo en una habitación de hotel, ocurrida finalmente en una desangelada clínica de Madrid, esa ciudad donde las noticias que desayunamos por la mañana están maduras a la hora del aperitivo, caminan encorvadas por la tarde y bajan a la fosa miserable del olvido cada noche.

Leer más…

Deja un comentario

28 noviembre, 2022 · 8:31

A Rubalcaba

Ha pasado el tiempo y tu derrota es completa. Siempre se te dio bien acuñar fórmulas eficaces, pero al monstruo de Frankenstein que denunciaste en 2016 se le han borrado las costuras. Nadie sabe ya dónde termina el PSOE y dónde empieza Podemos. Cuando a los diputados socialistas les preguntan uno a uno por Junqueras, el grupo parlamentario se alza unánime y contrito para implorar el perdón del sedicioso. Si a la militancia le das a elegir entre Otegi y Feijóo, no dudará en dar la espalda al PP -con el que firmaste el pacto antiterrorista- para fundirse en un abrazo con tu viejo enemigo. Advertiste de que vencida la banda comenzaba la batalla del relato, pero tu secretario general le ha entregado la pluma del BOE a Batasuna para que reescriba esa historia que empezó con la cabeza baleada de un guardia civil de tráfico en Guipúzcoa y acaba con la Guardia Civil de tráfico fuera de Navarra.

Leer más…

Deja un comentario

28 noviembre, 2022 · 8:26