Archivo de la etiqueta: opio marxista

El país de los goles en propia

Cuando Francisco Franco fue depositado en su nueva tumba de Mingorrubio se volvió hacia su mujer, que llevaba años esperándole, y le advirtió: “No te hagas ilusiones, Carmen, que esto no ha terminado”. Y en efecto, una pandemia después la izquierda española vuelve al sótano de sus complejos a boxear con el espectro que se esfumó plácidamente en una cama. El tal Franco era un tipo bajito, de modo que nunca sospechó que pudiera proyectar muerto una sombra tan alargada como la que proyectó vivo. Claro que en política, como en cine, el efecto depende del que maneja el foco, que en este caso es el PSOE, antaño partido político y hoy primera productora nacional de ilusionismo mediático al servicio de su hueco galán.

Leer más…

Deja un comentario

17 septiembre, 2020 · 8:43

El pendiente de Pablo Iglesias

Cunde la general impresión de que Pablo Iglesias ha estrenado pendiente, pero yo sospecho que como mucho el pendiente ha estrenado un Pablo Iglesias. Todo lo que era sustancial en Podemos, de la exigencia de regeneración y la vida de barrio a la demonización del Ibex, se ha vuelto escandalosamente accesorio, de modo que su líder ha quedado reducido a la condición de abalorio nostálgico de Sánchez. No es que el vicepresidente se haya hecho un piercing: es que el vicepresidente entero cuelga decorativamente de un Gobierno intervenido por la caridad condicionada de Bruselas.

Leer más…

Deja un comentario

8 septiembre, 2020 · 12:17

El escrache bueno

15958597648319

Escrache bueno para Podemos.

No se le puede negar a Podemos vocación pedagógica: explican la política para tontos. Su fe en la estupidez de la gente a la que se dirigen es infinita, porque para cerrar el círculo de su lerda pedagogía deben imaginar a sus votantes como cretinos de baba y consigna. Armado con esa fe uno puede, si no mover montañas, al menos mudarse a una de ellas; en concreto a la sierra de Guadarrama, donde se ubica Galapagar.

Leer más…

Deja un comentario

28 julio, 2020 · 10:34

Señoritos de mierda

Juan_Marse_1

Un escritor honesto.

Cuando una pija marxista de tantas como sigue expidiendo la universidad española -y más en Barcelona- se acercó a Marsé para revelarle que Últimas tardes con Teresa era en realidad un ajuste de cuentas con la burguesía opresora, el escritor ensayó una educada negativa.

-Pues yo no lo creo… Quizá de forma inconsciente se me ha escapado algo, pero…

-No, no. La hemos estudiado a fondo y ajusta cuentas con la burguesía. Está claro.

Entonces, como siempre que la clase privilegiada le daba lecciones, se calentó:

-Mira, nena. Te voy a decir qué fue lo que me inspiró. Yo siempre he querido follarme a una chica rubia de ojos azules como tú. Pero como soy feo, he tenido que escribir esta novela para embellecer mi mundo. De haber podido follarme a alguien como tú, no la habría escrito.

Leer más…

Deja un comentario

21 julio, 2020 · 10:31

Autonomías Confederadas

15929130543651

Aliado del PSOE.

Nada más melancólico que un jacobino español. Heredero de la Revolución francesa, el jacobino defiende el centralismo republicano: un Estado fuerte e igualitario edificado sobre las ruinas de las privilegios históricos que ostentan las élites territoriales de toda vieja nación. Desde que en Francia esa utopía se hizo realidad a un precio nada módico en litros de sangre, la izquierda es jacobina y la derecha es tradicionalista. Hoy diríamos nacionalista.

Pero en España las ideas no evolucionaron de forma tan académica. La CEDA cumplía con la norma regionalista del conservadurismo convencional, pero el franquismo embutió a la derecha en el uniforme imperial del falangismo: una, grande y libre. Así que a medida que la derecha se hacía centralista a la fuerza, la izquierda se enajenaba con el narcisismo de la diferencia. Y hoy, en nuestra turulata opinión pública la filiación ideológica ya no depende de la conciencia de clase o los intereses materiales, sino de la identidad territorial y su folclore simbólico. En España ahora eres de izquierdas si empatizas con la autodeterminación fiscal de los burgueses de periferia y eres de derechas si celebras el mestizo libertinaje de Madrid. La izquierda española realmente existente, la de Sánchez e Iglesias, no es un proyecto nacional sino una amalgama de recelos identitarios que erosiona más y más el basamento de la democracia moderna, que es la igualdad entre ciudadanos racionales. Tanto mendigaron PSOE y Podemos la bendición nacionalista para aislar a la derecha que los nacionalistas, viéndoles de hinojos, hicieron lo que saben: robarles los votos después de la cartera. La nación, aunque sea ficticia, ha engullido a la clase, aunque sea trabajadora.

Leer más…

Deja un comentario

14 julio, 2020 · 10:16

La izquierda fetiche

15937960462415

Chamanes.

El otro día Sánchez llamó fetiche a Pablo Iglesias delante de Ferreras. Apartó de su vista el rutilante impuesto morado a las grandes fortunas con un manotazo desdeñoso, casi colonialista: un explorador blanco soplando la llama de un chamán y encendiendo una linterna. En efecto, ese impuesto es un amuleto, quincalla reluciente para el collar de la propaganda, pero no sirve para recaudar y el Estado no vive del relato. La diferencia entre Iglesias y Sánchez es que el primero ha traicionado su ideología sin dejar de profesarla, mientras que el segundo acredita una ideología transilvana que se refleja en los espejos tanto como en su tesis. Por eso gestionará la recesión según Bruselas le diga y después adaptará la estrategia a su glacial pragmatismo. Ahora bien, ¿qué hará durante la árida travesía la facción chamánica de su coalición?

Leer más…

Deja un comentario

5 julio, 2020 · 16:41

La escritura paranoide

15931711784683

El Mal (Soros).

No lo verás en los medios, pero esa aplicación que cambia el sexo de tu rostro no es inocente. Los estrategas tecnológicos del globalismo no dan puntada sin hilo. Para empezar, capturan tu rostro para nutrir el banco de imágenes del capitalismo de la vigilancia, usándote como mercancía sin que te puedas quejar porque tú mismo les has facilitado tu identidad. Pero a la codicia se le añade un plan diabólico de demolición de la familia tradicional. En personas adultas puede que llegue tarde -aunque ahí está el padre de las Kardashian-, pero jugar al cambio de género en adolescentes que aún no han desarrollado plenamente su sexo natural introduce dudas fatales. Incalculables púberes que nunca habrían considerado la transexualidad sucumbirán a este programa de ingeniería social camuflado de videojuego. No es difícil adivinar a Soros detrás de esta inicua tecnologíaque fomenta la esterilización indirecta de las parejas heterosexuales y formatea el instinto maternal de la mujer. Los gays tienen menos hijos y por tanto disponen de mayor poder adquisitivo para consumir más y bajarse más aplicaciones. Ojo con esto porque la mayor victoria de la bestia es hacer creer que no existe, y no es casualidad que Pablo Iglesias fuera el primer político en difundir en redes su rostro femenino. Bastante mejor que el masculino, por cierto.

Leer más…

Deja un comentario

27 junio, 2020 · 12:50

Todos los paletos fuera de Madrid

15922395685394

La ciudad no es para él.

Fue una de las canciones del verano de 1985 y decía así: “Subes a un autobús y huele a campo, ¿quién tiene la culpa? Los paletos. ¿Quién nos ensucia el Museo de El Prado? Los paletos. ¿Quién tiene la culpa de los atascos? Los paletos. Que se vayan fuera, fuera, fuera, fuera, fuera”. Al pop travieso de Séptimo Sello debemos el menos madrileño de los himnos, una proclama tan xenófoba que solo podrían tomarla en serio los mismos literalistas beodos que en los bares pijos berrean El imperio contraataca de Los Nikis con genuina nostalgia imperial. Porque si Madrid se ha redimido espectacularmente de su destino de poblachón manchego poblado por subsecretarios es justo por la chulería de renunciar a la identidad en un país que funda su lucrativo victimismo sobre la pertenencia a un terruño rico en folclore y pobre en atenciones presupuestarias. Por más que Camba se comprometiera a hacer de Getafe una nación a cambio de un millón de pesetas, el madrileño no tiene tiempo para compadecerse de sí mismo ni para construir su propio hecho diferencial porque seguramente sus padres llegaron a Madrid huyendo de un hecho diferencial ya construido, asfixiante y viciado como la halitosis que nace de toda mascarilla obligatoria. Tuvo que venir Latorre, el menos gallego de los columnistas gallegos, a descubrirnos que a Madrid se viene a que te dejen en paz.

Leer más…

Deja un comentario

16 junio, 2020 · 10:20