Archivo de la etiqueta: opio marxista

La tortuga mutante de Nadia Calviño

Aquella mañana Nadia Calviño se despertó con una tortuga colorada en la solapa. Un broche defensivo, desmesurado, con el que esperaba repeler los ataques de la oposición pero también la demagogia de su vecina de escaño, a la sazón vicepresidenta segunda. El caparazón no tardó mucho en ponerse al rojo vivo como el vientre del trasbordador espacial al cruzar la atmósfera: el ambiente en el Hemiciclo venía cargado de electricidad. Muy cara, de hecho.

Leer más…

Deja un comentario

16 septiembre, 2021 · 9:04

Nostalgia del agresor

El mundo es más seguro que hace décadas, España lo es, Madrid lo es, Malasaña lo es. Empíricamente más seguro. Pero corren malos tiempos para el empirismo, según prueba el trato académico que recibe Hume. Su lugar hoy lo ocupan Foucault y otros desdichados zahoríes del sufrimiento estructural que pusieron los cimientos de la cultura woke o victimismo identitario. Se trataba de ampliar el campo de batalla del sujeto revolucionario tras el fracaso de la lucha de clases. Lo personal sería político. Pequeños apocalipsis subjetivos confundidos con el gran apocalipsis colectivo. El individuo reducido a sinécdoque, su parte sexual o racial tomada por el todo. Fraccionar al hombre simplifica la tarea de manipularlo como siempre han hecho las sectas: alarmando a un infeliz con el advenimiento del fin del mundo, del fascismo, del globalismo. Convertíos, entregad la autonomía de la razón y creed en el evangelio del partido. Porque vienen a por nosotros.

Leer más…

Deja un comentario

13 septiembre, 2021 · 9:03

Nadia y las etiquetas

Sostiene Nadia Calviño que «no es productivo dedicarse a calificar o poner una etiqueta a las cosas». No solo en el tema cubano sino «en general». Que «no aporta valor añadido estar discutiendo etiquetas». Y que debemos centrarnos en la sustancia: apoyar al pueblo cubano. Uno, que no es nadie ni tampoco Nadia, diría que la primerísima muestra de apoyo que demanda el pueblo cubano del Gobierno español es que llame dictadura a lo que les pasa, porque la solución a los problemas empieza por su correcto diagnóstico. Y uno diría que vivir en una democracia deliberativa implica discutir y fijar el nombre de las cosas, facultad que se les niega a los cubanos, porque el comunismo se conduce con la opinión pública como el califa Omar con la Biblioteca de Alejandría: si no contiene el Corán hay que quemarla por blasfema y si lo contiene por redundante. Avergüenza, por lo demás, que Calviño reduzca a un debate sobre «valor añadido» la descripción del entramado criminal que desnutre, apalea, secuestra, tortura y silencia a los cubanos a diario desde hace seis décadas.

Leer más…

Deja un comentario

14 julio, 2021 · 22:47

Castrismo o libertad

No extraña la dolorosa similitud que guardan las notas de suicidio de Stefan Zweig y de Reinaldo Arenas. Su dolor se parece porque nazismo y comunismo, culpables de sus respectivos exilios, comparten una acreditada aptitud para infligir sufrimiento a los hombres libres. Escribe el austriaco, víctima de Hitler: «Mi fuerza se ha gastado al cabo de años de andanzas sin hogar. Prefiero poner fin a mi vida erguido como un hombre cuyo trabajo cultural fue su felicidad más pura y cuya libertad personal fue su más preciada posesión. Saludo a mis amigos. Ojalá vivan para ver el amanecer tras esta larga noche. Yo, demasiado impaciente, me voy antes que ellos». Y escribe el cubano, víctima de Castro: «Pongo fin a mi vida voluntariamente porque no puedo seguir trabajando. Al pueblo cubano le exhorto a que siga luchando por la libertad. Mi mensaje no es un mensaje de derrota, sino de lucha y esperanza. Cuba será libre. Yo ya lo soy». Zweig se tomó un frasco de veronal. Arenas, cuya homosexualidad acreció la saña de sus perseguidores -autores del lema que campeó en los campos de reeducación comunista para «maricones»: El trabajo os hará hombres- empujó con whisky un cóctel de pastillas.

Leer más…

Deja un comentario

13 julio, 2021 · 10:37

La idiotez de la derecha

El idiota de la polis era el ciudadano que no participaba en política por desinterés, por incompetencia o por la necesidad de ganarse la vida. Idiota, literalmente, en griego significa particular, propio, privado. El paso de los siglos confirió a la idiotez el matiz peyorativo que hoy mantiene: se concluyó que alguien incapaz de involucrarse en los asuntos públicos tenía que ser un necio. Pasó el tiempo, se derramó una cantidad oceánica de sangre y finalmente se inventó la democracia liberal y la economía de mercado, lo que permitió que el número de sanos idiotas se disparara: el personal podía dedicarse a los negocios con la tranquilidad de que sus representantes electos defenderían sus intereses. Fue el gran momento de la idiotez occidental: la izquierda invitaba al pelotazo y la derecha a lo sumo se quejaba de intrusismo. Años dorados.

Leer más...

Deja un comentario

4 julio, 2021 · 23:25

La monserga antiliberal

No, amigo. Eso que llamas neoliberalismo no es reversible. Ya se prestaba con interés antes de Cristo. El comunismo no cayó por razones militares sino electrodomésticas. Thatcher y Reagan no fueron la causa de nada sino la consecuencia de siglos de filosofía occidental, cuyo fin es la emancipación del individuo. Debes aprender que el capitalismo te precedió y te sucederá, y que es más decente abrazar su inevitabilidad y contribuir a su mejora creando riqueza y pagando impuestos que militar en la nostalgia o en la utopía. No vivas como un hipócrita que por no salir del armario socialdemócrata acaba saliendo de un chalé con piscina. No idealices el Estado ni odies el mercado. No luches contra la ley de la gravedad, porque prometer imposibles es la forma más vil de corromper a la gente.

Leer más…

Deja un comentario

8 junio, 2021 · 11:26

El 15-M de un viejoven

Tenía 28 años y una covachuela alquilada a una manzana de Sol. Se supone que aquella movida debía interesarme. Por entonces escribía un diario de campaña en La Gaceta. Juzguen ustedes si acerté.

Miércoles, 18 de mayo. «Una floración sesentayochista se ha apoderado de ciertas plazas de España en demanda de «democracia real» y la cosa ha adquirido rango de «movimiento ciudadano», sea eso lo que sea. […] Pero queridos compañeros de indignada generación, quizá estáis en paro por la incompetencia de alguien a quien votasteis, y desde luego coreando cursiladas antisistema no vais a encontrar trabajo. […] Estos happenings utopistas -la utopía es la partera del totalitarismo- no han tardado en ser parasitados por nostálgicos de la tricolor, oportunistas de la litrona, inhaladores de pacifismo de liar, abogados verdes de la foca monje o publicistas de sí mismos como Willy Toledo».

Leer más…

Deja un comentario

17 mayo, 2021 · 8:54

El cielo se tomaba por asalto

Pablo Iglesias fue un líder político de principios del siglo XXI que inició y terminó su carrera con la foto de su jeta. Mucho discutieron amigos y enemigos sobre las novedades doctrinales que incorporaba su prédica, populismo arriba, comunismo abajo, socialdemocracia exótica los de más allá,sin reparar en que toda su ideología se limitaba a su fisonomía. Del rostro en la papeleta de las elecciones europeas al rasurado pijotero de su edad tardía, Podemos es la historia de un solo hombre y su circunstancia capilar o inmobiliaria. Y a la administración de un chalé serrano, una prole numerosa y un futuro de estrella de la tele le sienta la melena asamblearia como una tarántula a un trozo de bizcocho.

Leer más…

Deja un comentario

14 mayo, 2021 · 14:31