Archivo de la etiqueta: cosas de la democracia

Juanma e Isabel

Quizá lo que sucede no es tanto el regreso del bipartidismo como la nostalgia de la autenticidad. El bipartidismo se quebró cuando su discurso de madera dejó de ser creíble para demasiados, que prestaron oídos a la retórica vibrante de los nuevos partidos. Cuando esa bengala dejó de chisporrotear, los ciudadanos escarmentados han seguido buscando verdad en la política -se olvida que el primer interés del votante es que no le engañen-, pero ya no la encuentran tanto en las siglas como en las personas. Por eso Feijóo, Ayuso Moreno han cimentado sus triunfos autonómicos en una marca personal más que en la del PP. El partido debe aportar estructura y coherencia, pero cada vez gana más el candidato.

Leer más…

Deja un comentario

21 junio, 2022 · 8:09

La jeta de Feijóo

La ventaja de Feijóo no es la experiencia ni las mayorías absolutas ni la búlgara aclamación de su partido. La ventaja de Feijóo es que tiene jeta de presidente del gobierno, ese rostro de fiar que Casado no alcanzó ni barbado ni lampiño. Nadie elige sus facciones, pero quien fuera que las eligiese por Feijóo decidió conferirle un aspecto gerencial, una consistencia burocrática que de puro normativa se torna seductora cuando resulta que la inflación escala al 10%. Cuando la duda no es si vamos a comer mierda sino si va a haber mierda para la mitad, el personal se pone a recelar del pícaro pinturero que se hacía tolerable y hasta simpático en tiempo de bonanza. Mira qué gracioso, Pedro Sánchez, qué arte se da para timarnos y cómo le cuelgan los brazos a cada golpe de cadera. Groucho no sabía mucho de economía -más o menos como Karl-, pero intuía que algo no iba bien cuando en Central Park los paseantes ya no daban de comer a las palomas sino que las palomas servían de comida a los paseantes. Es entonces cuando se agota la paciencia con los caderazos flamencos de un mentiroso incompetente.

Leer más…

1 comentario

3 abril, 2022 · 12:01

Rufián se hace de ultraderecha

Encontró un hueco Sánchez en su agenda aérea para aterrizar en el Congreso, que en el corazón del presidente de España ocupa el mismo lugar que Tinduf. Para Sánchez la soberanía nacional emana de su santísimo forro, razón de que se presente en el hemiciclo como Livingstone en una tribu de caníbales: con una suerte de paternalismo victoriano. No le cabe en la cabeza que alguien como él tenga que ir los miércoles a explicar nada, y menos a quedar mal. Porque este miércoles quedó mal. Muy mal. Más o menos como María Antonieta en la galería de los espejos, devorando los pasteles de su propia propaganda mientras afuera al pueblo se le caducan los yogures. Dentro, su corte empieza a cavar los túneles para la huida.

Leer más…

1 comentario

24 marzo, 2022 · 9:08

El gemido y la explosión

El mundo no acaba con una explosión sino con un gemido, avisa Eliot, pero el sanchismo lleva el camino contrario. Sánchez empezó su carrera gimoteando ante Évole porque los poderes fácticos -empezando por Prisa- lo habían echado de Ferraz. Un lustro después su pequeño mundo de poder febril quema etapas hacia el operístico final. Es patético que tenga que acabar así, porque los humanos inventaron la democracia justamente para que el traspaso de poderes cursara con un trámite administrativo, incruento y tedioso. Aquel saludable aburrimiento ya no parece posible en este suelo.

Leer más…

Deja un comentario

22 marzo, 2022 · 10:23

Contra el mono

Reúne Putin lo peor de la derecha, que es el historicismo, y lo peor de la izquierda, que es el colectivismo. El historicista fomenta la nostalgia de un pasado nacional que él cree heroico y solo es mítico para guiar la política de hoy. El colectivista sacrifica los derechos individuales a un fin que cree superior. Estas dos depravaciones convergen en un mismo odio a la libertad, desprecian la realidad presente en pos de un futuro utópico y sumadas dan el nacionalpopulismo, emoción política que postula a un profeta comandando el destino de un pueblo sin instituciones ni contrapoderes. Ese fantasma recorre Europa en el siglo XXI como lo hizo en el XIX y en el XX, porque el sapiens es un mono con wifi que sigue deseando dominar y ser dominado. Lo natural es la guerra, la aldea, la esclavitud del diferente. Lo artificial es la democracia, la cesión pactada de soberanía, la convivencia con el distinto.

Leer más…

Deja un comentario

7 marzo, 2022 · 8:24

Rajoy y Carmena

El destino se complace en los caprichos de la simetría, por decirlo a la manera del ídolo literario de Zapatero, y ha querido que coincidan en la librería los ajustes de cuentas de dos políticos retirados, opositores los dos, hombre y mujer, derecha e izquierda, Mariano Rajoy y Manuela Carmena. En Política para adultos el expresidente carga contra el populismo como si nunca hubiese sido adolescente. En La joven política la exalcaldesa arremete contra la política convencional como si nunca hubiese sido adulta. Carmena le saca una década a Rajoy, pero necesitaría muchas más para comprender que los presupuestos no se ejecutan a golpe de magdalena y que con buenas intenciones solo se hacen malas ordenanzas. Rajoy, por su parte, es el último forofo del reglamento en un mundo de certezas canceladas y escalafones derretidos.

Leer más…

Deja un comentario

1 diciembre, 2021 · 10:20

La ley y la rasta

Al derecho le está pasando como a la salud mental o a las erecciones: que son cosa del pasado. Vestigios aparatosos de aquellos animales racionales que anteponían la ley a los sentimientos, preferían el imperio de la cordura a las misericordiosas cuotas de tarados y hasta se empalmaban de vez en cuando. A la luz de esta revolución moral comprendemos que Meritxell Batet se resistiera a darse por enterada de lo que el Supremo le requería: que retirara ya el acta a un diputado condenado en firme por patear a un policía. Hasta un niño de cinco años entendería que un agresor sentenciado no debe ostentar la representación pública de los españoles. Pero si traemos aquí al niño de Groucho, descubriremos con horror que tiene cuarenta tacos y ocupa varios ministerios y una vicepresidencia. Todos los cargos podemios del Gobierno han arremetido contra la Justicia bajo la mágica premisa de que un policía jamás puede ser víctima, aunque pruebe el daño, y un sedicente activista social jamás puede ser agresor, aunque patee. «Señora diosa, bájese la venda, contemple las rastas rusonianas de nuestro buen salvaje y obre en consecuencia», exige el populismo, esa enfermedad infantil que ha destruido a la izquierda española.

Leer más…

Deja un comentario

24 octubre, 2021 · 9:25

En el parque con Bolaños

No era una ladera de Cumbre Vieja sino la sede de la soberanía nacional, pero amanecía igualmente desierta de vida, con ocasionales rociadas de lava dialéctica. En ausencia de Sánchez, que ha salido un momento a hacerse una foto a la ONU, todos los ministros habían sido desalojados por su propia desidia de la bancada azul. ¿Para qué vamos a ir si el jefe no está mirando? ¿A quién le importa ya la cámara legislativa si nuestros decretos resultan inconstitucionales y no pasa nada? ¿Quién quiere oírnos si tenemos el tuit para expectorar la consigna y el dúplex para salir en la tele, y si en realidad cobramos por reducir la polifonía de la democracia a la voz de vicetiple concernido de un solo hombre? Sin Sánchez ni hay Ejecutivo ni hay Legislativo, y el Judicial aguanta porque Marchena es canario y está acostumbrado a los volcanes.

Leer más…

Deja un comentario

23 septiembre, 2021 · 10:20