Archivo de la etiqueta: voces de mucho progreso

Sánchez se hace de derechas

Una amiga actriz me dijo el domingo que en su oficio no todos son de izquierdas, ni mucho menos. Que solo los que se pronuncian. De ser así, la gala de los Goya -si la hay- se presenta como el escenario idóneo para manifestar las abismales diferencias entre ser de izquierdas y ser sanchista. 

Sánchez llegó al poder prometiendo que derogaría la ley mordaza, que pararía los desahucios, que integraría a los inmigrantes y que publicaría los nombres de los beneficiarios de la amnistía fiscal. También prometió mucha transparencia y mucha regeneración; ahora la Audiencia Nacional tiene que obligarle a revelar los usos y abusos del Falcon -«¿De quién dependen los Killers, eh? Pues ya está»- y ha colocado en el erario a su mujer y a todos sus amigos, los que tenga, que por fortuna no son muchos. Si llega a ser un tipo simpático, el Estado se declara en bancarrota.

Leer más…

Deja un comentario

24 noviembre, 2020 · 10:14

Cazadores de hipérboles

En los entornos opinativos a los que alcanza el generoso radio ideológico o salarial de Moncloa empiezan a proliferar los cazadores de hipérboles. Voces flemáticas que van señalando exaltados por redes y tertulias. Politólogos sólidamente esperanzados en el buen rumbo de nuestra democracia, si acaso amenazada por las exageraciones de la oposición. Hay que ver cómo rabia la caverna, sonríen meneando su platónica cabeza. Es la gente que echó la mañana de cierto día pompeyano señalando a los histéricos que salían corriendo por una fumarola que asomaba del Vesubio. Ese estamento impasible que aquella noche en el Atlántico insistía en que el Titanic era insumergible. Olfatean las hipérboles como los cerdos las trufas. Y demuestran nervios de acero ante el penúltimo atropello polaco de la Coalición Picapiedra –Pedro y Pablo– que está espantando a Europa, pero luego se ponen como la Castafiore en presencia de un ratón cuando Ayuso pone un tuit.

Leer más…

Deja un comentario

20 octubre, 2020 · 10:20

Para nosotros España es

El departamento de cursilería vírica de Iván Redondo propagó este lunes, Día de la Hispanidad, un vídeo que al menos se atrevía a decir la palabra España, lo que quizá sea lo máximo que cabe esperar. El cliente de Redondo se apresuró a tuitearlo antes de dirigirse al desfile en un Madrid al que acaba de someter arbitrariamente al estado de alarma, cabalgando así una mañana más la contradicción fundamental en que consiste el sanchismo: un matonismo sonrosado, un progresismo de tribu y estaca.

Leer más…

Deja un comentario

13 octubre, 2020 · 11:57

Contra la anormalidad

15889534273327

Millonarios.

Dicen unos millonarios en Le Monde que no quieren volver a la normalidad y los comprendo, aunque para decirlo haya que ser millonario. Marx enseñó que la conciencia del personal nace de su bolsillo antes que de su corazón, pero los ricos de su época solo pretendían seguir siendo ricos mientras que los de ahora anhelan conservar a la vez el dinero y el planeta. La clase social se ha quedado pequeña: hoy el millonario que no aspire a integrar la clase planetaria no es más que un nuevo rico, carne del bajo cuché. La conciencia anticonsumista no arraiga en las banlieues de París sino en la alfombra roja, y por eso firman el manifiesto Almodóvar, Madonna, Bardem y otros aristócratas felizmente emancipados de onerosos dilemas como el que disuade al currito de jubilar la furgoneta diésel para mantener las extraescolares del niño.

Leer más…

Deja un comentario

10 mayo, 2020 · 22:52

Huerfanitos de España

15829010829227

Narcisismo.

No hay coquetería como la del huérfano político. Ese articulista de fondo, ese tuitero de superficie que llora a toda hora su no me representan o su dejaron de representarme, se alejaron de mi ojo de diamante y de mi culo de marfil y así les va. Hablamos de los exquisitos, españoles ideales a los que la pobre medida de la España real nunca acaba de complacer. A menudo son tipos valiosos, aunque demasiado conscientes de su valía. Y después de toser su desaliento se complacen en su pecho colorado, según escribió César Vallejo en el poema que da nombre a esta columna.

Leer más…

1 comentario

29 febrero, 2020 · 12:28

Misioneros en Voxilandia

15819588198003

Indígenas, según la iglesias progresista.

Me ha divertido mucho la polémica suscitada por el reportaje sobre los votantes de Vox en El País. Por un fin de semana hemos vuelto a la Valladolid del siglo XVI durante la controversia que enfrentó a Bartolomé de Las Casas con Ginés de Sepúlveda a propósito de una cuestión delicada: ¿Tienen alma los indios? ¿Son entrevistables los voxeros? ¿Les asiste el derecho de ver sus razones representadas en el órgano del Progreso sin haber renunciado a la ingesta de vacuno y al sexo heternormativo?

Leer más…

1 comentario

18 febrero, 2020 · 10:16

El energúmeno

15780691942431

Enemigo del régimen.

A un señor con boina que invocaba su derecho constitucional a expresarse libremente lo han arrancado cuatro policías de la puerta de Ferraz. Era previsible: a quién se le ocurre amar a España ante la sede del PSOE. Es como si dos lesbianas empiezan a comerse la boca delante de una mesa de Vox, con la diferencia de que a las dos lesbianas no les pasará absolutamente nada. El nuevo guardián del nuevo Estado, Monedero, ha sancionado lo que en 2015 habría tildado de represión policial al amparo de la Ley Mordaza con este canto al orden y la ley: “Ahora hay Estado de derecho. A ese energúmeno le han detenido por resistencia a la autoridad. Por ponerse violento con la policía”. Fraga lloraría de alegría en su tumba por la conversión de este hijo descarriado si no fuera porque Monedero nunca descreyó de la razón de la fuerza mientras la empleara el bando adecuado contra el enemigo eterno. A la izquierda ahora hegemónica lo que le jode de Franco no es que se saltara la ley -¡esa obsesión de quienes judicializan los conflictos!- sino que ganara la guerra.

Leer más…

Deja un comentario

6 enero, 2020 · 11:50

Greto Sánchez

15753096630226.jpg

Greto.

Las semejanzas entre Greta Sánchez y Pedro Thunberg son tan evidentes que no merecen mucho comentario. Ambos son líderes de innegable proyección internacional y gusto viajero. Se saben depositarios de un dogma conservacionista al que debe supeditarse cualquier otra consideración, si bien una trata de conservar la vida en el planeta y el otro la vida en un palacio. Cabalgan a diario contradicciones entre sus dichos y sus hechos, porque ni siquiera se puede respirar sin verter CO2 a la atmósfera y porque tampoco se puede gobernar la España constitucional con los enemigos de la Constitución española. A los dos les gusta colocar propaganda los viernes, aunque a una se la hacen activistas de secundaria y al otro Isabel Celaá, que adolecerá de muchas cosas pero no se puede afirmar ya que sea una adolescente. Ambos se presentan como víctimas progresistas de la maldad reaccionaria encarnada por todos los demás: las gretas lloran de rabia porque un mundo sin alma les secuestra la niñez y amenaza con carbonizar su futuro; las pedrettes gimotean porque el Parlamento les negó cuatro veces la investidura -“Nos han robado las elecciones”, lastraba Lastra– y amenaza con arrebatarles también la quinta. Ambos gozan de reverente foco en medios y cosechan mofa desatada en redes. Comparten esa mirada de extraviada determinación que suple sus dificultades comunicativas, mecanismo de compensación que traduce la manía persecutoria en redoblada huida hacia delante. Por último, el madrileño también parece sueco cuando se le pregunta por sus propias promesas.

Leer más…

Deja un comentario

3 diciembre, 2019 · 16:34