Archivo de la etiqueta: Españoleando

Rojigualdos somos todos

Todas las banderas son trapos hasta que nos tocan la nuestra, como es sabido, sea la del pueblo, la del colectivo o la del Betis. Lo que se sabe menos es que la bandera española procede directamente de la senyera catalana. Fue Carlos III, rey madrileño de Nápoles -que perteneció a la Corona de Aragón durante dos siglos-, quien adoptó el rojo y el gualda de la enseña aragonesa para sus barcos. Y cuando se dio cuenta de que se distinguía regular, redujo las barras a tres y ensanchó la franja central. «Para evitar los inconvenientes y perjuicios que ha hecho ver la experiencia, equivocándose a largas distancias o con vientos calmosos con la de otras naciones, he resuelto que en adelante usen mis buques de bandera dividida a lo largo en tres listas, de las cuales la alta y la baja sean encarnadas y del ancho cada una de la cuarta parte del total, y la de en medio, amarilla», escribe en Aranjuez en 1785. Y hasta hoy.

Leer más…

Deja un comentario

19 septiembre, 2021 · 10:44

Septiembre

Cada septiembre volvemos a la guerra, pero a la trinchera se ha de ir como se va a la oficina: sin rencor y sin petulancia. Es preciso imaginar a Sísifo dichoso, advirtió Camus, y uno debe tenerlo presente cuando llega de la Florencia de los Médici ala España de Sánchez. Confieso que he entrevisto la posibilidad olímpica -escalofriante- de renunciar al presente, de no opinar de nada ajeno al Renacimiento italiano, con el gusto estragado de belleza, porque eso del síndrome de Stendhal lo han malinterpretado los cursis: no es un éxtasis sino una amenaza, presentimiento de muerte, enmudecimiento ante la imagen de la eternidad. Por eso cada septiembre urge reponerse de lo bello, y para eso contamos con la ayuda inestimable del sanchismo.

Leer más…

Deja un comentario

5 septiembre, 2021 · 21:30

La hermandad antisanchista

España será multinivel o no será, advierte Adriana Lastra, que no es Torcuato Fernández-Miranda pero también es asturiana. La idea no es una novedad en el corpus teórico de Lastra, que en 2017 ya propuso Bolivia como modelo plurinacional para España. Por tanto yerran quienes aseguran que la convicción multinivel del PSOE es una mutación frankensteiniana impuesta por las alianzas desesperadas del aventurero de los 120 escaños; antes bien, se trata de una arquitectura doctrinal levantada por las mentes más preclaras del partido sobre las ruinas del principio de igualdad. El PSOE ahora prefiere ser el partido de la superioridad: la superioridad política, tributaria y moral de unos terruños sobre otros en función de su grado de amor a Sánchez. Si usted es nacionalista catalán o vasco será un español de nivel alto; si usted es canario o valenciano será de nivel medio; si usted es manchego o extremeño será de nivel bajo. Y si usted es madrileño será el enemigo de todos los demás, aunque contribuya como nadie a la solidaridad del conjunto.

Leer más…

Deja un comentario

30 julio, 2021 · 10:50

El gazpacho es el telonero del salmorejo

Mientras el compañero Pepefé Tezanos siga al frente del CIS, el rigor demoscópico tendrá que correr de nuestra parte. En esta sección estamos profundamente concernidos por los asuntos que preocupan a la gente, sobre todo en verano. Y nadie puede negar que, junto con la lucha de clases, la brecha generacional o los agravios interterritoriales, existen otras graves dialécticas que están dividiendo a los españoles. La nación se rompe hoy entre los partidarios del gazpacho y los devotos del salmorejo, y nos parece inexplicable que sobre esta dialéctica sopera no se haya fundado aún un partido populista. Pero también Errejón tiene que descansar de vez en cuando.

Al aproximarnos a los datos, sin embargo, descubrimos que en lo tocante a gazpachistas y salmorejistas la fractura no es tal: los primeros se imponen abrumadoramente. En todas las edades, en todos los sexos -en nuestra encuesta solo hemos consignado dos- y en todas las militancias. No hay discusión: la inmensa mayoría prefiere el gazpacho. Así que debo resignarme una vez más al bufido interior de mi espíritu de contradicción. Porque yo creo que comparar el gazpacho con el salmorejo es como como comparar una lapa con una ostra, la sidra con el champán, Morata con Mbappé. No es que el gazpacho sea malo: es que exige poco esfuerzo al paladar y pasa por él sin dejar mayor recuerdo. Es como esa sopa Childs con la que Camba comparaba a los autores de best sellers: “Su labor es principalmente eliminatoria, y no consiste en agradar a todos sino en no desagradar a ninguno. El día en que esa literatura tuviera algún sabor se convertiría en materia opinable, tan grata para unos como ingrata para los otros, y perdería la universalidad de que hoy goza”.

Leer más…

Deja un comentario

28 julio, 2021 · 9:56

Entrevista a Santiago

-Buenos días, señor apóstol. ¿Cómo pasó ayer su fiesta?

-Pues mire usted, cada año la llevo peor. Se está poniendo muy difícil ser patrón de España, dicho sea sin ánimo de ofender.

-No diga eso, hombre. Y menos en año santo…

-Lo digo como lo pienso. Ser patrón de Galicia es más sencillo, la galleguidad no es un significante en disputa ni un concepto discutido y discutible. En cambio, España está en claro proceso de disolución simbólica, como dice Sergio del Molino. ¿Ha leído su libro?

-Sí, sí. Su autor lamenta que la causa de la España vacía se haya politizado de mala manera, originando nuevas identidades localistas que debilitan la trama solidaria y afectiva de la nación.

-Exacto. Así no hay manera de representar íntegramente a la comunidad política. Encima me están invisibilizando en el espacio público. Me escamotean la espada en las estatuas y me borran el apelativo para no ofender a los moros. Esos puritanos no entienden que a los moros les llena de orgullo que los cristianos solo pudieran vencerles con mi ayuda.

Leer más...

Deja un comentario

26 julio, 2021 · 9:21

Nadia y las etiquetas

Sostiene Nadia Calviño que «no es productivo dedicarse a calificar o poner una etiqueta a las cosas». No solo en el tema cubano sino «en general». Que «no aporta valor añadido estar discutiendo etiquetas». Y que debemos centrarnos en la sustancia: apoyar al pueblo cubano. Uno, que no es nadie ni tampoco Nadia, diría que la primerísima muestra de apoyo que demanda el pueblo cubano del Gobierno español es que llame dictadura a lo que les pasa, porque la solución a los problemas empieza por su correcto diagnóstico. Y uno diría que vivir en una democracia deliberativa implica discutir y fijar el nombre de las cosas, facultad que se les niega a los cubanos, porque el comunismo se conduce con la opinión pública como el califa Omar con la Biblioteca de Alejandría: si no contiene el Corán hay que quemarla por blasfema y si lo contiene por redundante. Avergüenza, por lo demás, que Calviño reduzca a un debate sobre «valor añadido» la descripción del entramado criminal que desnutre, apalea, secuestra, tortura y silencia a los cubanos a diario desde hace seis décadas.

Leer más…

Deja un comentario

14 julio, 2021 · 22:47

El hermoso fracaso de Luis Enrique

Luis Enrique coronó su personaje cuando decidió no convocar a ningún jugador del Madrid por primera vez en la historia de la Selección, pero ha terminado copiando la trayectoria del equipo blanco en competición europea: alcanzó (de blanco) las semifinales de la Eurocopa como los de Zidane se plantaron inopinadamente en las de Champions. Ambas plantillas se reivindicaron contra el juicio de los expertos: Zidane estirando la veteranía y Luis Enrique explotando la juventud.

Leer más…

Deja un comentario

8 julio, 2021 · 10:25

Si calla bocas, es español

España se ha conjurado, por decirlo en el lenguaje del periodismo deportivo. Al menos hasta el próximo pendulazo del ánimo nacional, que podría registrarse hoy mismo al término del partido contra Suiza. Pero la conjura de vestuario no se ha forjado precisamente alrededor de la idea del patriotismo constitucional de don Jürgen Habermas, bastante más aburrido que don Jürgen Klinsmann, el primer delantero extranjero al que recuerdo haber admirado allá por Italia 90. Al combinado autonómico de Luis Enrique -abusar de la palabra España podría herir las sensibilidades de los indultados- no le mueve un orgullo positivo de reafirmación colectiva, ni la conciencia de la responsabilidad compartida, ni el peso de representar a un país saliente de pandemia en cuartos de final. Lo que mueve a nuestros muchachos, según asegura el mítico Entorno, es «callar bocas». ¿Las bocas de las demás selecciones que han cometido el terrible error de subestimarles? ¡No! Las bocas de sus compatriotas, principalmente periodistas y tuiteros, por haberse mofado prematuramente de la convocatoria, del dibujo, de las alineaciones, de la roma puntería de Morata o de la neverita donde enfría el carácter Lucho.

Leer más…

Deja un comentario

2 julio, 2021 · 8:21