Archivo de la etiqueta: cultos papanatas

Shakira aúlla

Muchos afirman que la canción de Shakira no tiene desperdicio y otros van descubriendo que el desperdicio no tiene canción. Yo me limito a admirar la envidiable salud del capitalismo, ese estómago de gaviota capaz de reciclar el más infame de los desperdicios con tal de seguir volando. O facturando.

Leer más…

Deja un comentario

16 enero, 2023 · 13:12

La insoportable infidelidad del ser

Empezó como el año de los dos patitos y termina como el de los machos cabríos. Recordaremos 2022 como el periodo en el que se despenalizó todo género de fechorías -de la sedición a la malversación- menos la furtiva imposición de los santos tochos. ¿Trabajará ya el Ministerio de Igualdad en una enmienda al código penal para combatir la infidelidad? ¿Nos encontramos ante una lacra social, favorecida por los nuevos usos tecnológicos, que afecta por igual a hombres y mujeres o queda todavía mucho camino por recorrer? Y si no es así y la convergencia cornúpeta está lograda, ¿no deberíamos felicitarnos todos y todas de la crecida paridad entre cornudos y cornudas, entre cabrones y cabronas, que vendría a demostrar un grado de emancipación sexual con el que no pueden soñar las iraníes?

Leer más…

Deja un comentario

26 diciembre, 2022 · 9:42

Ecogamberros

Entre las formas que imaginó Woody Allen para acabar de una vez por todas con la cultura no figuraba el ecologismo, pero las ecogamberras del van gogh obligan a reconocer la creciente incompatibilidad entre humanismo y activismo. Quizá no estemos a tiempo de salvar el planeta, pero nadie duda que aún podemos completar la regresión al estado de naturaleza mediante la destrucción entusiasta de los museos. Que el activismo animal o el animalismo activo la tome con el arte es revelador: se trataría de desandar el camino de la civilización hasta llegar al minuto previo a la hermosa idea del primer hombre que posó sus manos tintadas sobre las paredes de Altamira.

Leer más…

Deja un comentario

18 octubre, 2022 · 13:35

El sexo débil se vuelve fuerte

A los criados en los 80 el empoderamiento femenino nos lo explicaron la Sarah Connor de Terminator o la teniente Ripley de Alien. Uno no se imaginaba a ninguna aduciendo dolores menstruales ante la recortada del cyborg o las fauces del alienígena: la idea más bien era que la mujer podía defender papeles de hombre con tanta o mayor solvencia, incluso con tanta o mayor violencia. Uno lo tuvo claro desde niño. Por eso cuando años después el tópico de la desorientación masculina empezó a infestar las revistas para la mujer, nunca entendí bien a qué hombres se referían. ¿A especímenes rústicos, sin televisión, supervivientes de siglos patriarcales que se consideraban deshonrados al contacto con los azulejos de la cocina y no concebían a la hembra fuera del lavadero o el cuarto de costura? Si tales varones existían, el simple paso del tiempo los civilizaría inexorablemente o bien los extinguiría sin más, me dije.

Leer más…

1 comentario

17 mayo, 2022 · 10:45

¿Tú también, Chanel?

Dicen los expertos que este año se puede ganar Eurovisión. Que Chanel puede al menos hacer un papel digno tras el indigno papelón que hicieron los zelotes de las Tanxugueiras y las bacantes de la Bandini (gran canción), impugnando la victoria de la hispanocubana y llevando su pataleta hasta el mismo Congreso o la Asamblea de Madrid. Hemos visto a replicantes sindicales presentando mociones contra la candidatura de Chanel, mientras la ganadora huía de las redes sociales arrastrando una soga en torno al cuello. ¿Su pecado? El de siempre. El puritanismo, que ahora es de izquierdas, la acusaba de prestarse a la cosificación neoliberal del cuerpo femenino con su letra y sus movimientos sexualizados, como si Eurovisión hubiera sido alguna vez un sínodo hegeliano de fenomenólogos del espíritu.

Leer más…

Deja un comentario

10 mayo, 2022 · 10:29

Anatomía de un guantazo

Lo primero es reconocer que el guantazo existe. Si llevamos la duda metódica a los extremos del escepticismo digital o de la conspiranoia sistemática, la ciencia moral resulta impracticable. Así que aplicaremos la navaja de Ockham a la hipótesis del montaje para ganar audiencia. Los hechos desnudos postulan a un presentador que asume los afilados códigos de la mordacidad, a una esposa agraviada por esos códigos, a un marido dispuesto a reparar la afrenta al viejo estilo y a la opinión pública mundial dividiéndose entre partidarios y detractores del sopapo. Todo esto sucede en Hollywood, matriz del poder blando americano. A juicio de Chris Rock, quizá no tan blando. Y desde luego, tampoco blanco.

Leer más…

Deja un comentario

29 marzo, 2022 · 10:03

España sintiente

A todos nos pesan las piernas como si ascendiéramos enero por una colina de almohadas, pero para algunos españoles todo el año es enero. Para los jóvenes, por ejemplo, que no encontrarán empleo esta primavera y tampoco piso con el bono bobo del Gobierno: los arrendadores procederán a repercutirlo sobre el precio del alquiler como ha hecho la especie desde que especuló con la primera cueva. Ser joven en España es una tarea dura que obliga a prolongar la adolescencia o a demorar la madurez para evitar sustos. A la suspicacia secular con que los miran cuantos dejaron atrás la juventud, divino tesoro, se le añade el histórico desdén de los gobiernos, que no se fían de votantes tan tornadizos, si es que salen a votar. El joven es el outsider ibérico por antonomasia, un sospechoso habitual que sólo cobra estatuto de sujeto político si se radicaliza, si se lía a quemar cajeros o a fundar naciones, pero del que mayormente se espera que esté mamándose en un aparcadero, embebido en el TikTok o explorando la mina trucha del bitcóin. Luego le preguntan qué opina de la democracia y prefiere el rollo de Putin, normal, más divertido.

Leer más…

Deja un comentario

20 enero, 2022 · 10:11

Romanticismo cañí

El símbolo madrileño en Fitur este año será un abanico. Por español y por sostenible. Las plataformas de vídeo y las campañas electorales se llenan de productos típicamente españoles, de Lola Flores a Raphael pasando por un cebadero de cerdos. En la música triunfan el quejío tecno de Rosalía y el madrileñismo mestizo de Tangana, y triunfa más aún si se mete en la catedral de Toledo a mezclar lo sacro y lo profano, la fe y el muslamen. Los reporteros evocan con honores el cine quinqui de Eloy de la Iglesia o las hazañas bélicas de los pandilleros de los bajos de Moncloa, y todos seguimos esperando la gran entrevista memorial a Marisol antes de su ascenso a los cielos. Ayuso arrasa por el procedimiento inimitable de devolver al adjetivo del Partido Popular su sentido etimológico, ese que quizá perdió a las pocas horas del bautizo. España y la hispanidad llenan los anaqueles de las librerías al calor del basta ya de Elvira Roca. Vuelve la costumbre del columnismo castizo -¡hasta Arcadi prepara libro sobre flamenco!- y los caciques de cantón se disfrazan de federalistas para blindar su momio decimonónico con fondos europeos. La Pantoja no se acaba nunca, como París, y Victoria Federica desfila en el cuché con más ojos encima que la penúltima anglodiva del pop. Todos hacemos propósito de ir más a los toros, aunque sea por joder. Los capillitas salen de la catacumba, posan en la misa de la abuela y fabrican con esa añoranza una literatura buena o mala que lo peta en Amazon. Incluso los hermanos pequeños de los mileniales descubren las guerras de nuestros antepasados,con su borrachera de yugos, flechas, hoces y martillos. ¿Qué está pasando?

Leer más…

Deja un comentario

18 enero, 2022 · 12:05