Archivo de la etiqueta: cultos papanatas

Larga vida a 2020

Esta matraca del año perdido, del paréntesis trágico. Como si 2020 no hubiera sido un año inolvidable, el primero que justificó el retorno de la historia a nuestra vida cuando a los primermundistas nos habían separado ya del ser y el tiempo, condenándonos a la periódica actualización de nuestras aplicaciones telefónicas. Un año que de verdad podremos llamar histórico sin incurrir en la inflación calificativa del periodismo.

Claro que comprendemos las ganas de cerrarlo, de engullir con las uvas el tránsito nervioso a un año nuevo, se supone que mejor. Pero si el mono asustado que somos dejó de serlo fue porque almacenó sus traumas y los transmitió en forma de cuentos, mitos y dramas, que son el encantador precedente de nuestros prosaicos reportajes de balance anual. No cometamos el error animal de desperdiciar 2020 cuando debemos estudiarlo, paladearlo, odiarlo y amarlo.

Leer más…

Deja un comentario

29 diciembre, 2020 · 10:16

El informe Macarena

Gómez Traseira, Macarena. Natural de Córdoba, 42 años. Un vástago nacido de cohabitación conyugal con varón. Actriz profesional. Complexión tendente al canon heteronormativo. Veganismo no acreditado. Considerando su cuna, no se descarta que le gusten o hayan gustado los toros.

Se le imputan afirmaciones fuertemente subversivas que elevamos a la consideración del comité de Desviaciones, Resabios y Rajadas Patriarcales de España: el DERRAPE, dependiente del Ministerio de Igualdad. «Estamos forzando el feminismo, hay un discurso del odio contra los hombres», ha asegurado Gómez en entrevista no encriptada, accesible por tanto a través del dispositivo móvil para cualquiera de nuestras criaturas. La interfecta profesa la igualdad entre mujeres y hombres, pero no cree que estos sean más tontos que aquellas. Se resiste a denigrarlos. Llevada de la imprudencia que nace al calor de las conversaciones mal vigiladas -dicho sea en su descargo, si procediere-, manifiesta incluso que las mujeres necesitan a los hombres. Al poco del alumbramiento -técnica de parto pendiente de averiguación: no se descarta el uso de analgésicos no naturales- dejó a la nueva criatura al cuidado del progenitor no menstruante para reincorporarse al trabajo, recibiendo por ello las dosis previstas de autocrítica colectiva digital. Reconoce haber fregado en su propia casa.

Leer más…

Deja un comentario

3 diciembre, 2020 · 9:08

Dinos, Diego, de quién eres

Todo vestidito de blanco, remataría un villancico sarcástico con su adicción. Pero lo que importa, a la vista de todas las identidades mendicantes que en la misma tarde del miércoles echaron a volar en círculos sobre el mito, es la pregunta. ¿A quién pertenece Maradona? ¿A los tertulianos deportivos? ¿A los comunistas? ¿A la indignación de los aliados feministas? ¿A la camorra? ¿Al nacionalismo peronista? A cualquiera menos a sus deudos, porque los dioses no tienen familia. A quien de ningún modo pertenecía Maradona era al irrelevante Diego Armando. Eso fue así desde muy pronto -«Prefiero la gloria a la plata», declaraba en Boca- y eso fue lo que lo mató, según estaba escrito.

Leer más…

Deja un comentario

29 noviembre, 2020 · 21:28

El silencio de los animalistas

El visón es un animal guapo, suave y lujoso, perfectamente disneyzable. Si Disney logró humanizar a una mofeta llamada Flor -mofetas y visones pertenecen a la misma familia: los mustélidos-, no hay razones para desconfiar del éxito de una película que presentara el conmovedor viaje de un visón desde la amena libertad de los bosques hasta la cruda reencarnación en abrigo de señora del Ibex, pasando por el cautiverio totalitario de las granjas. Desde Bambi hasta el torete Ferdinando, penúltima humedad de los antitaurinos, el cerebro del sapiens ha sido expuesto durante décadas a un terco y entrañable ejercicio de prosopopeya para derretirlo de amor franciscano a la hermana libélula y al primo alimoche. En los casos más agudos, las meninges llegan a reblandecerse hasta el punto de conducir a sus dueños hasta las neveras de los supermercados para depositar rosas fúnebres encima de bandejas de filetes envasados. Por eso, entre todas las monstruosas indiferencias con que hemos reaccionado a los horrores encadenados de la pandemia, lo que menos me explico es el conformismo ante la hecatombe mustélida de este verano: 92.700 visones sacrificados en una granja de Aragón por posible contagio de covid.

Leer más…

Deja un comentario

15 septiembre, 2020 · 21:47

Contra la anormalidad

15889534273327

Millonarios.

Dicen unos millonarios en Le Monde que no quieren volver a la normalidad y los comprendo, aunque para decirlo haya que ser millonario. Marx enseñó que la conciencia del personal nace de su bolsillo antes que de su corazón, pero los ricos de su época solo pretendían seguir siendo ricos mientras que los de ahora anhelan conservar a la vez el dinero y el planeta. La clase social se ha quedado pequeña: hoy el millonario que no aspire a integrar la clase planetaria no es más que un nuevo rico, carne del bajo cuché. La conciencia anticonsumista no arraiga en las banlieues de París sino en la alfombra roja, y por eso firman el manifiesto Almodóvar, Madonna, Bardem y otros aristócratas felizmente emancipados de onerosos dilemas como el que disuade al currito de jubilar la furgoneta diésel para mantener las extraescolares del niño.

Leer más…

Deja un comentario

10 mayo, 2020 · 22:52

Vida de Greta

Unknown

El terror.

Greta no como excepción sino como norma. Greta sincronizando el estreno mesiánico y precoz de su vida pública con su niñez más tierna. Greta, la mirada mosaica de Greta abroncando al incorregible pueblo de Israel que se ha entregado a la idolatría del Ceodós. Greta como sibila veterotestamentaria que habla con la Energía en las cumbres limpias del mundo y que baja -en bici de montaña, se entiende- para someter a la adolescencia europea con el fuego azul de sus ojos santos. El nitrógeno líquido de la mirada de Greta como próxima inspiración para la Marvel. Greta girando por las naciones empecatadas de combustible fósil, predicando la segunda venida del Oxígeno, convirtiendo a millones, ahormando legislaciones, entrullando a los cabrones que se ríen de Greta.

Greta que un día, tras varias vueltas al mundo en velero y una en el pájaro humano de Da Vinci, se hace mujer y enamora a un muchacho. A un chaval esforzado, que sacrifica su pasión por el codillo en el altar vegano de su amor a Greta. El pánico de nuestro chico a desairar a Greta, a desplazarse un día de lluvia en taxi aunque sea en taxi híbrido, su terror a ser descubierto con un bonobús caducado en la cartera.

Leer más…

1 comentario

16 agosto, 2019 · 14:05

El mundo de Javi Poves

15635436847288

Medievo.

Cada día más gente piensa que el hombre no ha llegado a la Luna, que el feminismo es suyo o que Pedro Sánchez es de izquierdas. La fe renace, y los cartesianos yacen sin crédito bajo libros de papel. Las redes sociales son púlpitos calvinistas donde entablan sus guerras de religión predicadores con grado en negacionismo y máster en hoguera. El más conmovedor de todos es el exfutbolista Javi Poves. Con 25 años expuso sus razones para dejar el fútbol en La Nueva España: “En vez de tanto 15-M y tanta hostia, hay que ir a los bancos y quemarlos, cortar cabezas. Así de claro”. Su alma adánica salida de una novela de Dostoievski no soportó el descubrimiento de que el fútbol es un negocio, así que pidió que no le pagaran por transferencia, después devolvió el coche que le puso el Sporting y al fin abandonó su carrera. Manolo Preciado le dijo que tenía una pedrada en la cabeza. Pero él estaba convencido de que la pedrada la tenían todos los demás, que es lo que piensan los santos, los locos y los comunistas.

Han pasado los años y hoy Javi Poves preside el Flat Earth FC, antiguo Móstoles, que ya nos dio al alcalde que se levantó contra Napoleón y ahora nos regala al visionario que desmiente a Galileo. Poves proclama que la tierra es plana, que Pedro Duque es un impostor -como astronauta, no como ministro, que en esto quizá habría consenso- y que su club es el único que no está geolocalizado, porque una cosa es que la tierra sea plana y otra que no podamos encontrar en ella algún lugar donde escondernos. Móstoles, sin ir más lejos. Los medios llevan semanas riéndose de las geniales teorías de Poves, que se ha prestado a las entrevistas con la contumacia del buen hereje. Confieso que las he oído y leído todas. Confieso que el caso Poves me fascina. Y finalmente está ocurriendo lo que me temía: el escepticismo povesiano se extiende. Nadie cree ya que Poves defienda lo que defiende por convicción, sino por una calculada estrategia de publicidad para su equipo. Su mentalidad de resistencia a lo evidente ha vencido.

Leer más…

Deja un comentario

22 julio, 2019 · 10:01

El farsante al que llaman Banksy

15599192084125.jpg

Farsa posmo.

Acabo de volver de Roma, que no es una ciudad que necesite un mural de Banksy para ponerse en el mapa. Pero Venecia tampoco lo es, y sin embargo si la última Bienal mereció un espacio en los medios fue gracias a una performance del ubicuo grafitero. En ella interpretaba a un artista urbano que despliega en la plaza de San Marcos un collage de cuadros que componen la odiosa imagen de un crucero irrumpiendo en el Gran Canal. Acerada crítica del turismo de masas, concluyeron los analistas. También se le atribuyó la figura de un crío con una antorcha como las que prenden los inmigrantes rescatados en el Mediterráneo. Conmovedora denuncia de la fosa común que se abre a las pies de Europa, tuitearon los más sensibles desde la panza de Europa. Ah, oh. Genio.

Sabemos que Banksy no es un artista precisamente por la automática y universal aceptación que cosechan sus pintadas. Lo suyo es arte solo en la misma medida en que lo de Sergio Ramos es coleccionismo. Con la diferencia de que Ramos no finge escándalo ante la eterna relación entre dinero y arte, componenda que ya Giotto censuró con bastante más credibilidad -y mejor dibujo- que el del spray. Tampoco es novedoso el cuco intento de hacer pasar por transgresión la pura catequesis. Banksy no epata a nadie con sus ternuristas jeremiadas contra la sociedad de consumo o la maldad del corazón humano; al contrario, adula los instintos morales más primarios. Nada genera hoy consensos más inmediatos -y lucrativos- que deplorar el turismo que todos practicamos o declarar el pacifismo por el que ninguno nos hacemos misioneros. Madrid acumula en unos metros algunos de los cuadros más sublimes del mundo, pero me temo que Banksy abriría un concurrido itinerario para estetas de Instagram con solo dejarse caer por Lavapiés y pintar un mantero lloroso en un muro desconchado.

Leer más…

Deja un comentario

9 junio, 2019 · 23:41