Archivo de la etiqueta: monarquía o república

La razón real

Quien lamenta el regreso de Juan Carlos I no tiene corazón y quien no cierra filas con Felipe VI no tiene cabeza. Otros no tienen vergüenza: la suficiente para tapar su pisuerguismo republicano aprovechando que el Emérito pasa por Sangenjo. Pero me centraré en los primeros y en los segundos.

Leer más…

Deja un comentario

22 mayo, 2022 · 11:50

Iñaki y Cristina

Es más fácil amarse cuando el mundo conspira contra tu amor. El incendio se propaga mejor al contacto con el gas combustible de la opinión pública. No hay mucho mérito en enamorarse cuando el mundo se derrumba, con todos los respetos al guionista de Casablanca, porque el amor se aquilata en la desgracia compartida. Esa es precisamente la esencia de la rebeldía romántica: la afirmación de una intimidad asediada. Y por más que la zafiedad populista o el republicanismo romo o la embriaguez carroñera enturbien estos días el juicio mediático, ese romanticismo de catacumba fue decisivo para la duración del matrimonio entre Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón. Claro que para verlo hay que fijarse en el hombre y la mujer, no en el duque y la infanta.

Leer más…

Deja un comentario

26 enero, 2022 · 8:49

Felipe en Marivent

Como su nombre indica, el palacio de Marivent se asoma a la cala desde lo alto de un risco que el viento, con mayor o menos intensidad, azota de continuo. En Marivent está ya la Familia Real, como cada verano. Felipe VI ya se ha reunido con Francina Armengol, con el presidente del Parlament balear, con el resto de autoridades locales. Volverá al club náutico a regatear en la Copa del Rey de Vela, suspendida el año pasado, a bordo del incombustible Aifos, anagrama del nombre de su madre, devota inquilina de Marivent. Despachará con Sánchez, visitará con sus hijas el monasterio de Lluc y hará lo que ha hecho siempre, lo que tiene que hacer, mientras el mar se agita o se aplana y mientras el viento silba entre los altos pinos o murmura contra los muros de palacio. Como siempre.

Leer más…

Deja un comentario

3 agosto, 2021 · 10:17

La derecha que viene

Se llaman Tatiana, Claudia, Bosco y Emma. Son amigos, tienen 15 años, van a un colegio concertado y residen en Boadilla del Monte, municipio donde el PP gana por abrumadora mayoría.

Los padres de Tatiana abandonaron Cataluña cuando la deriva se les hizo irrespirable. «En el colegio la moda era ser indepe, como aquí ahora ser de Vox», dice Tatiana, que tiene familia en Vic y una idea muy precisa de lo que es la xenofobia. Es favorable a la inmigración -«Los españoles también emigraron»- y señala dos hipocresías: la del progresista que aplaude a los inmigrantes pero no los quiere en su barrio y la del reaccionario que denuncia que vienen a quitarle los trabajos que él no quiere hacer. Su castellano es impecable. Está a favor del matrimonio gay («Solo cuenta el amor»), de la eutanasia y de la monarquía: «Veo más capacitado a Felipe VI que a cualquier político».

Leer más…

1 comentario

21 diciembre, 2020 · 10:09

Mi generación

Pertenezco a una generación que nació con la democracia ya parida, con España ya resuelta y con el liberalismo dado por supuesto como los peces presuponen el agua. El presidente se llamaba indefectiblemente González, el rey Juan Carlos nos dirigía un irrelevante mensaje cada Navidad y nuestro único miedo consistía en que los avisos de bomba que llegaban regularmente al colegio en época de exámenes no fueran otra broma de un holgazán de COU. La vida tardaba en empezar a ir en serio, y cuando lo hacía nos conminaba a la elección de una carrera que nos gustase y que no estuviera desprovista de salidas; antes había que pasar por un Erasmus, mucho cine americano y la reiterada epifanía del botellón. La política, cuando excedía las pintorescas batallitas de rojos y fachas con la mahou en la mano, solo revelaba una obsesión de inadaptados de un bando y de otro.

Leer más…

Deja un comentario

15 diciembre, 2020 · 10:40

Plebeyo de corte y rey de pueblo

Asegura Landaluce que si hoy soltáramos en una barriada de Vallecas a Pablo Iglesias y a Juan Carlos de Borbón, el rey con olor a pueblo concitaría aplausos y selfis mientras que el plebeyo con ínfulas de marqués tendría que salir escoltado. Sospecho que Emilia acierta, y que su experimento de democracia directa pondría a la historia de Podemos el colofón populista que la historia reserva a los impostores. Los vallecanos sabrían distinguir entre aquel que se sirvió de ellos y aquel que los sirvió a ellos, al menos hasta que se perdió en pos del vil metal y el eterno femenino, pasiones desde luego más populares que el compulsivo visionado de series de politología francesa.

Leer más…

Deja un comentario

8 diciembre, 2020 · 14:02

Las agallas de Iglesias y el chupete de Rufián

Las agallas son excrecencias redondas de tipo tumoral que se forman en los alcornoques a causa de la picadura de un insecto o por la infección de microorganismos parasitarios. Son también las branquias de los peces. Y las agallas son por último lo que el vicepresidente de España echa de menos en un diputado de Vox. Excrecencia, tumor, alcornoque, insecto, parásito, pez: una mañana más en el campo semántico del Congreso.

España agoniza sanitaria y económicamente, pero Pablo Iglesias emplaza a Iván Espinosa de los Monteros a tener agallas no al noble modo de Loquillo -para qué discutir si puedes pelear-, sino al servicio de un viscoso guerracivilismo doblemente criminal, por la sangre vertida ayer y por el precioso tiempo que nos roba hoy.

Leer más…

Deja un comentario

1 octubre, 2020 · 10:18

Había una vez un reyecito

El objetivo.

En España había tres reyes, dos reales y uno aspiracional. El primero fue enviado al exilio. Otro fue vetado en la segunda ciudad del reino. Y el tercero está a punto de coronarse a sí mismo como un Napoleón trucho, para lo cual necesita cumbres con banderas, ningunear al titular de la legítima dinastía y caminar olímpico sobre la pandemia como Cristo sobre aguas tormentosas. Solo puede quedar uno.

Un rey no tiene por qué dar explicaciones en el Parlamento, de modo que Sánchez se fue a Bruselas a una reunión cancelada. Ya se fue una vez a Washington y se perdió por el camino. En Washington no le echaron de menos y en Bruselas le echan de más cuando aparece por allí mendigando como un sablista astroso de Luces de bohemia. La socialdemocracia nórdica le señala: el rey del sur va en pelotas, pero él sigue ciego su camino, que diría Arcadi. Ciego de soberbia guía a una España ciega de estupor y una fosa enorme se va abriendo allí delante, en el invierno de nuestro descontento.

Leer más…

Deja un comentario

24 septiembre, 2020 · 9:10