Archivo de la etiqueta: todo el pasado del PSOE por delante

El gemido y la explosión

El mundo no acaba con una explosión sino con un gemido, avisa Eliot, pero el sanchismo lleva el camino contrario. Sánchez empezó su carrera gimoteando ante Évole porque los poderes fácticos -empezando por Prisa- lo habían echado de Ferraz. Un lustro después su pequeño mundo de poder febril quema etapas hacia el operístico final. Es patético que tenga que acabar así, porque los humanos inventaron la democracia justamente para que el traspaso de poderes cursara con un trámite administrativo, incruento y tedioso. Aquel saludable aburrimiento ya no parece posible en este suelo.

Leer más…

Deja un comentario

22 marzo, 2022 · 10:23

Señoro de rojo sobre fondo gris

El pintor se casó con una mujer cuya sola presencia aligeraba la pesadumbre de vivir. Aquella señora de rojo sobre fondo gris fue el nombre que dio Delibes a su inspiración. Y como supo que no la recuperaría se puso a escribir sobre la pérdida, que era lo único que conservaba. Sin señora de rojo solo queda el fondo gris.

Con las derrotas políticas no se hace casi nunca buena literatura, y ni la sabia Castilla es una excepción. De estas urnas salen tantos fracasos que nos faltan colores para pintarlos. Fracasa el bipartidismo, fracasa la nueva política y triunfa el populismo, que siempre es un fracaso retardado, una promesa que incorpora necesariamente la espoleta de la traición.

Leer más…

Deja un comentario

14 febrero, 2022 · 12:52

Garzón vencerá

La pregunta no es cuándo echará Sánchez a Garzón sino cuándo Garzón echará a Sánchez. Es decir, cuándo el podemismo consumará la tarea de sustitución -ideológica primero y electoral después- de la socialdemocracia española. La polémica porcina y el ministro fusible son meras anécdotas. Lo que estamos empezando a ver es la descomposición del Frankenstein, que cursa con rechazo celular, sigue por fallo multiorgánico y acaba en desmembramiento y redimensión de sus pedazos. Para entonces la cabeza ya no será socialista.

Leer más…

Deja un comentario

16 enero, 2022 · 11:23

El chiringuito y la ola

Divierte estar en la hamaca, mirar al chulo exhibiéndose en la orilla y descubrir el tsunami que se forma a sus espaldas. En realidad no es divertido, porque el tsunami también volcará nuestra hamaca, pero siempre podremos contar que nosotros lo vimos venir. Hablo del espectador liberal agotado, del frívolo postureo de la izquierda aún en el poder y de la gigantesca ola conservadora que se viene encima. Hablo de España, que para eso tiene más litoral que nadie, pero no solo de España.

Leer más…

Deja un comentario

11 enero, 2022 · 10:16

El peso de la expectativa

Sabemos que vivimos en tiempos de decadencia cuando la nostalgia cosecha más prestigio que la expectativa. Quizá siempre fue así, quizá siempre fue mejor cualquier tiempo pasado para cualquier tiempo presente. Quizá la voz más alta en los contraculturales sesenta y en nuestros movidos ochenta no perteneció ni a jipis y ni a punkis, sino a los aterrados herederos de un sistema de valores en demolición. Quizá las revoluciones prenden en el instante justo en que los jóvenes se ponen a añorar como viejos el mundo que no han vivido pero del que han oído hablar.

Leer más…

Deja un comentario

6 enero, 2022 · 10:06

La revolución de la no izquierda

Un fantasma recorre el mundo: el fantasma de la no izquierda. Sus intérpretes más finos se llaman Pedro Herrero y Jorge San Miguel. Han escrito Extremo Centro: el manifiesto, un artefacto cargado de ideas peligrosas para el statu quo. Glosaremos siete.

1. No izquierda es mejor que derecha. Se aferra a la vieja divisoria quien, a derecha e izquierda, se beneficia de que las cosas sigan como están. La definición negativa amplía el campo y propone cooperación: unos aceptan que el origen es determinante y otros que el pluralismo no es negociable.

Leer más…

Deja un comentario

28 diciembre, 2021 · 10:17

No son Dickens, pero cuentan cuentos

La temporada parlamentaria concluyó sin ofrecer al público ningún final sorprendente. Las líneas argumentales mantienen sus inercias más reconocibles a la espera de que 2022 detone el ciclo electoral: confiemos en que para entonces los guionistas recuperen la creatividad perdida. Y si no ya lo hará la realidad, que últimamente no deja espacio alguno a la ficción.

Recapitulemos los relatos que tratan de interpretar los diferentes actores ante un respetable cada vez menos paciente y más angustiado. Sánchez, que no es Dickens, nos cuenta que España se vacuna mucho, crea mucho empleo y presenta tal impulso reformista que Europa, rendida al bíceps del galán sureño, se ha licuado encima con la remesa de fondos más madrugadora del continente. En su juego de bolitas nuestro tahúr mezcla como siempre alguna verdad -que no es mérito suyo, como la disciplina del españolito para el pinchazo- con varias trolas, pero sus manos ya no se mueven como antes. Sus respuestas en las sesiones de control a la oposición siguen siendo comentarios de texto a las preguntas de Casado, pero ya no finge escándalo ante el fascismo con la misma pasión. En el Senado, un escrúpulo fonético tembló en su garganta mientras trataba de sostener que los españoles pagamos la misma factura de la luz «descontada la inflación». Incluso en un momento de debilidad navideña le reconoció a Casado que venía «más calmado». Cerró el duelo con el líder del PP regresando al guion, llamándole a la meditación benedictina y pidiendo que le echara esa mano puramente retórica que ni loco tomaría.

Leer más…

Deja un comentario

22 diciembre, 2021 · 20:52

Cabe preguntarse por qué hombre tan parco en emociones como Sánchez concede a Castells lo que negó a Illa: una declaración de gratitud ad hominem desde la puerta de Moncloa. No era el presidente despidiéndose de su ministro sino Pedro despidiéndose de Manuel, ese profesor lo suficientemente chiflado como para creer que aquel Sánchez que a su lado paseaba un sueño de poder por una playa de California podría efectivamente cumplirlo. Ahí mismo decidió Sánchez hacerlo ministro, aunque fuera de Marina: porque un profesor de verdad había realizado un acto de fe en un doctor de mentira. En un presidente inverosímil.

Leer más…

Deja un comentario

19 diciembre, 2021 · 10:58