Archivo del sitio

M. Sánchez

15601908935044

Marianos.

Cada día que pasa Pedro Sánchez se parece más a Mariano Rajoy, con la diferencia de que Rajoy sacó su oposición y Sánchez no escribió su tesis. El poder, sin embargo, termina borrando los matices y allanando la memoria. Ahora toca decir que Sánchez, el chico de Pepiño, es en realidad el heredero de Willy Brandt. Pero si algún doctorado corresponde en justicia a Sánchez es el de la impostura: es maestro indiscutible en rentabilizar méritos ajenos en provecho propio. Ganó las primarias con el discurso de Iglesias y las elecciones gracias al megáfono de Abascal, y hoy sigue gobernando -es un decir- con los presupuestos de Montoro y la reforma laboral de Báñez. La obsesión por el marketing la tomó de Rivera, empezando por aquel gabinete-spot con ministro astronauta. Y ahora ansía confundirse con el hombre al que regeneró de golpe hace un año. Nace así el marianismo sanchista, prórroga de una acreditada forma de durar en Moncloa por el galaico método de ocultarse, no meterse en política y relativizar todo problema menos el único relativo de veras: la amenaza bufa de la ultraderecha. Al menos el espantajo rojo que agitaba don Mariano tenía 71 escaños; el dragón facha de Sánchez apenas llegó a 24.

Aciertan los de mantenimiento instalando el programa marianista en el disco duro de Sánchez, porque Rajoy mostró el camino para conservar el puesto tras el fin del bipartidismo: o yo o elecciones, que también soy yo. Así fue como Rajoy logró torcer la voluntad de Rivera y luego la del PSOE, del que se desmarcó el maverick del no es no para demostrar que la vetocracia funciona, razón de que no quiera que los demás se la apliquen a él. ¿Logrará Sánchez -que tiene los mismos insuficientes 123 escaños- reeditar en 2019 el verano de 2016? La campaña para invertir la carga de la responsabilidad y que sea Cs el que se abstenga ya está en marcha, pero cuando el sanchismo insiste en jugar a los buzos con Rivera, como en aquella peli de De Niro, comete dos errores de cálculo: confunde a los opinadores con los votantes, que le dieron 57 escaños a Cs por presentarse como alternativa al sanchismo; e ignora que Rivera vive bajo presión cómodo como nadador en una piscina.

Leer más…

Anuncios

Deja un comentario

11 junio, 2019 · 10:11

El farsante al que llaman Banksy

15599192084125.jpg

Farsa posmo.

Acabo de volver de Roma, que no es una ciudad que necesite un mural de Banksy para ponerse en el mapa. Pero Venecia tampoco lo es, y sin embargo si la última Bienal mereció un espacio en los medios fue gracias a una performance del ubicuo grafitero. En ella interpretaba a un artista urbano que despliega en la plaza de San Marcos un collage de cuadros que componen la odiosa imagen de un crucero irrumpiendo en el Gran Canal. Acerada crítica del turismo de masas, concluyeron los analistas. También se le atribuyó la figura de un crío con una antorcha como las que prenden los inmigrantes rescatados en el Mediterráneo. Conmovedora denuncia de la fosa común que se abre a las pies de Europa, tuitearon los más sensibles desde la panza de Europa. Ah, oh. Genio.

Sabemos que Banksy no es un artista precisamente por la automática y universal aceptación que cosechan sus pintadas. Lo suyo es arte solo en la misma medida en que lo de Sergio Ramos es coleccionismo. Con la diferencia de que Ramos no finge escándalo ante la eterna relación entre dinero y arte, componenda que ya Giotto censuró con bastante más credibilidad -y mejor dibujo- que el del spray. Tampoco es novedoso el cuco intento de hacer pasar por transgresión la pura catequesis. Banksy no epata a nadie con sus ternuristas jeremiadas contra la sociedad de consumo o la maldad del corazón humano; al contrario, adula los instintos morales más primarios. Nada genera hoy consensos más inmediatos -y lucrativos- que deplorar el turismo que todos practicamos o declarar el pacifismo por el que ninguno nos hacemos misioneros. Madrid acumula en unos metros algunos de los cuadros más sublimes del mundo, pero me temo que Banksy abriría un concurrido itinerario para estetas de Instagram con solo dejarse caer por Lavapiés y pintar un mantero lloroso en un muro desconchado.

Leer más…

Deja un comentario

9 junio, 2019 · 23:41

Lo que diga el PNV

15595577388972.jpg

¿Ser vasco es ser del PNV?

Dicen que la quiebra del bipartidismo solo ha deparado incertidumbre. Que ya nadie sabe dónde acabará su voto. Que los partidos traman acuerdos inopinados con los escaños recibidos. Pero tales incógnitas son irrelevantes respecto de la certeza principal: aquí al final se hará lo que diga el PNV.

Hace años que España es un chiste de vascos convertido en realidad parlamentaria donde todos ejercemos de arrabal del mismo Bilbao. El lío poselectoral se reduce a despejar cada cuatro años esta duda: con quién gobierna España el PNV. Los nacionalistas vascos desvalijaron a Aznar, a Zapatero y a Rajoy; a Rajoy además lo liquidaron una semana después de saquearlo -saquearnos-, pero nadie les ha culpado por ello como nadie culpa a los escorpiones de picar a las ranas que les vadean los ríos. Aitor, Iñigo, Joseba o el que esté de guardia en el tinglado jesuítico cardan la lana y encima cosechan una babeante admiración en la prensa conservadora como en la progresista: en la primera porque no en vano el PNV se fundó bajo el lema Dios y leyes viejas, y en la segunda porque la izquierda hispanófoba no encontrará un área de exclusión de lo español tan exitosa como la implantada en Euskadi. Y si te pones minifalda roja y gualda en Rentería, será culpa tuya lo que te pase. Por ir provocando.

Leer más…

Deja un comentario

6 junio, 2019 · 21:52

Orgullo hermafrodita

42

Un liberal progresista.

El gran error del centro es existir. En este mundo hay peras y manzanas, blancos y negros, izquierda y derecha: el centro es una aberración genética, y una agresión al hispánico cerebro donde chirría como en ningún otro la disonancia cognitiva. Por eso en estos días poselectorales regresan nuestros sexadores ideológicos a examinarle la entrepierna a Cs para ver si tiene pene o vulva, cuando la naturaleza de Cs consiste en tener pene y vulva a la vez, y se equivocará si no usa ambos. El insensato proyecto de un centro en el país de las guerras civiles pretende elevar el hermafroditismo ideológico a hegemonía política. Calibremos, pues, sus atributos.

El hermafrodita o extremocentrista es alguien que no soporta la superioridad moral de la izquierda pero tampoco la noción patrimonial del poder de la derecha. Odia los sermones, vengan del obispo de Alcalá o de una neomonja feminista. Le revienta que se juzgue a un cargo público -pongamos Carmena– por su aura mística y no por su gestión, como le asquea el ademán señoritil del conservador cuando sube al coche oficial. Sabe que el liberalismo no tiene nada que ver con el reparto de mamandurrias entre amiguetes ni con el populismo fiscal, sino con bajar los impuestos precisos a los bolsillos adecuados, porque el Estado de bienestar es la red de seguridad de los más débiles y al centrista le importa la igualdad -la igual libertad de oportunidades, no de resultados- tanto como la libertad.

Leer más…

Deja un comentario

2 junio, 2019 · 21:42

Hagan política

15589830501602

Política.

La única verdad que deben contemplar los aficionados al diseño de pactos poselectorales no es el cordón sanitario al PSOE, ni la foto de Colón, ni los entrañables órdagos de Podemos y Vox. Estos marcos mentales, tan coloridos, pertenecen a la prehistoria electoral, remoto periodo comprendido entre mayo de 2015 y mayo de 2019 en que se trataba de evitar a toda costa la consideración del votante como mayor de edad. Pero es hora de abandonar la infancia. La única verdad, españoles, es que la campaña ha muerto. Los votantes han repartido nuevas cartas y los partidos jugarán nuevas bazas. Hay un puñado de ciudades y al menos cinco autonomías en disputa: Madrid, Castilla y León, Aragón, Murcia, Navarra. Ciudadanos decidirá con quién manda en todas ellas. A esa capacidad de decisión que Podemos ha perdido se le llama poder, y el poder en manos de Rivera no es algo que tranquilice ni al PSOE ni al PP. Tampoco a los politólogos acostumbrados a que mande el PSOE o el PP, autómatas binarios que profetizan la desaparición de Cs un minuto antes de que se abran las urnas y Cs mejore notablemente sus resultados; momento en que se apresuran a pedir dimisiones. Pero la politología es hija de la ufología y el papel cuché, y nadie es del todo responsable de sus obsesiones.

El vetusto engranaje del maniqueísmo nacional empezó a griparse ayer cuando Arrimadas anunció un comité negociador de gobiernos constitucionalistas (incluyendo al PSOE) que jubilaba la socorrida plantilla mental de las-tres-derechas. En ese preciso instante Cs volvió a parecer peligrosamente socialdemócrata a los conservadores sin dejar de exhibir un amenazante perfil conservador a los ojos de los socialistas. Todo depende del punto del mapa donde se libre la batalla y se pueda defender el propio programa. La portavocía de Mesquida y los mensajes de Villacís balizan la misma intención: diálogo a derecha… y a izquierda. Cuando las elecciones pasan, la vida inteligente -ondulante, diría Pla– recobra su honorable lugar en la política.

Leer más…

Deja un comentario

28 mayo, 2019 · 10:44

El Sansón de Galapagar

14900919233324

El ayer.

Rajoy votó en Aravaca y no había una sola cámara esperándole. No hemos visto esa imagen. Y a nadie parece haberle importado. Esta atroz indiferencia hacia quien malversó como presidente el mayor poder territorial de la historia del PP (2011-2015) vale como metáfora del tiempo político que se abre, del cual el centroderecha parece tan excluido como lo estuvo el PSOE durante su travesía del desierto. Vuelve a cumplirse el efecto Mateo, que citaba Mostaza: al que tiene, que es Sánchez, se le dará, y al que no tiene aun lo que tiene le será arrebatado. Si la voz del pueblo es la voz de Dios, la moraleja es que Dios no perdona a quienes se dejan el poder en un bar. Los barones que mataron a Sánchez hoy imperan gracias a su censura y su manejo del calendario.

Pablo Casado heredó la ruina y en las generales quedó a la intemperie, expuesto como un nudista en un funeral. Pasó el mes temblando, implorando la misma carambola de Andalucía, donde la implantación territorial de su partido le permitió ganar perdiendo. Y los dioses de Galapagar se la han concedido. La balsámica victoria en la capital se la deberá siempre Casado a Iglesias, que lanzó a Sánchez Mato contra Carmena en la operación más narcisa y contraproducente desde que Sansón se tiró el templo encima solo por aplastar también a los filisteos. Para que el símil termine de ser exacto, el aún líder de Podemos debería cortarse la coleta. Porque fue el gran derrotado de la noche en que observó la drástica mengua de su poder. No solo pierde todas las llamadas alcaldías del cambio (las mareas pasan a denominarse las resacas): es que su más significado contradictor, Kichi, es el único que retiene el mando en plaza. Si Iglesias no consigue que Sánchez le cobije en el ministerio soñado -si era improbable antes, tras esta debacle más-, en Vistalegre III le va a tocar hacer el papel de Robespierre. El del final, no el del principio.

Leer más…

Deja un comentario

27 mayo, 2019 · 12:15

Danza Pedrette

15587135186658

Góspel sanchista.

La mano arriba, cintura sola, da media vuelta, ¡danza Pedrette! Ya está aquí el verano, y un tema escala en todas las listas para acompañar nuestras barbacoas de chancla y sangría en la España eterna del acomodo al poder a cambio de una morcilla que en el asador reviente, y ríase la gente. La canta la izquierda, la canta el moderao, la canta el tertuliano con el tópico en la mano. Suena en bucle la danza Pedrette en la radiofórmula y la corean en la tele bailarinas mestizas, llegadas de todos los puntos de la España plurinacional, a las que llaman las pedrettes. Sus contoneos son castos, inequívocamente empoderados, pero lo que de ellas seduce es su sincronización coreana, el balanceo mental al compás que marca La Moncloa. ¡Baila como Iceta, hermano!

La danza Pedrette celebra que Pedro es amor, corazón electoral, Doñana para todos. ¿Quién puede resistirse? El hosco sanchismo de manual de resistencia murió el 28 de abril. Por obra y gracia del mismo porcentaje de voto que cosechó Rubalcaba cuando era un fracasado, nació el pedrettismo como una fe renovada, un góspel de gratitud a Sánchez por habernos salvado del Maligno, mítica criatura que habita el averno localizado en Colón, según los Iker Jiménez del pedrettismo.

Leer más…

Deja un comentario

26 mayo, 2019 · 19:47

Roca: Rey e Infanta

IMG_1733

Real sitio.

Aquella mañana Felipe VI recibió en Zarzuela a Meritxell Batet y a Manuel Cruz, presidentes de las Cámaras, y aquella tarde Juan Carlos I recibió en Las Ventas el brindis de Andrés Roca Rey, figura del momento. Y visto el espectáculo de la víspera en las Cortes, ya no cabe descartar que el ruedo ibérico se haya trasladado a San Jerónimo y la sede de la verdadera soberanía a la muñeca de un torero. Rumiaba la paradoja desde el real sitio que me había guardado Zabala, exactamente detrás de don Juan Carlos y de la infanta Elena. Hasta ahora, y exceptuando las sesiones con la Reina Letizia en Fundéu, lo más cerca que había estado de la Casa fue en el avión de la Undécima con Froilán. ¿O fue en la Duodécima? Se me mezclan en la memoria del jubiloso ayer.

Los aficionados se paraban en la escalera a posar calibrando su selfie con Rey al fondo, alarde de vulgaridad que uno no esperaba encontrar en una plaza de toros, porque uno siempre ha encontrado en los toros a la gente más educada del mundo. Con insultante diferencia respecto del fútbol, sin ir más lejos. Me quedé con las ganas de preguntar a don Juan Carlos si vio lo del Congreso por la tele, la verdad. Pero habría sido como preguntar a Benedicto XVI por la entrevista de Évole a Francisco.

Leer más…

Deja un comentario

23 mayo, 2019 · 17:28