Archivo mensual: junio 2017

Pedro Sánchez vuelve a casa

14975524394634

The Revenant.

Ahora que acabamos de salir de una moción de censura contra el PP, ha llegado el momento de preparar una moción de censura contra el PP. Bajo la apariencia de partido votado por algunos millones de personas, y que a consecuencia de tan terca adhesión gobierna España, el PP oculta su verdadera naturaleza de coartada azul para los entretenimientos censores de la oposición, del mismo modo que la censura franquista solo servía para afinar el ingenio de los creadores libres. Así que todos los compañeros analistas andan muy atareados en calibrar el grado de flacidez o de firmeza con que se tienden la mano Iglesias y Sánchez, y si uno la pone más dura que el otro, mientras a esta hora del viernes don Mariano digiere todavía el almuerzo con que celebró el miércoles el resultado de su (pen)última moción.

Unos, como El País, afirman que Ábalos tendió la mano a Podemos. Otros, como La Sexta, defienden que Iglesias tendió la mano al PSOE. Pero la mano se tiende bien para pedir socorro, bien para prestarlo. ¿Quién hace aquí de samaritano y quién de mendigo? Hubo un tiempo en que el pasatiempo favorito de don Pablo de la Cal Viva consistía en perdonarle la vida al PSOE, pero ahora es don Pedro de las Bases Vengadas el líder de moda en el corral de la izquierda, allí donde dos gallos nunca se darán la mano sino que se ofrecerán los espolones. Ni de la intervención moderada de Ábalos en el Parlamento ni del artículo que Sánchez publicó aquí se desprende una urgencia real por encabezar otra moción de la mano de sus ladrones de votos.

Leer más…

La buena (Oramas), el feo (Ábalos) y el malo (Pablo Iglesias) en La Linterna de COPE

Deja un comentario

16 junio, 2017 · 10:38

Logorrea castrista vs habano marianista

14973747111172

Tres ya son multitud.

Moción significa movimiento pero nada cambiará en España tras la moción de censura de Podemos al PP. Los primeros seguirán conformándose con el foco y los segundos con el poder. La jornada parlamentaria la clavó hace días doña Adriana Lastra: puede que Rajoy sea censurable, pero Pablo Iglesias no es presidenciable. Su programa es un refrito naif de muros de Facebook, propuestas ya recogidas por Hammurabi e ideas robadas a la oposición constitucionalista, cuando no aprobadas por el propio PP. Don Pablo perdió hoy la voz por un agudo ataque de castroenteritis -o logorrea cubana- no para presentar a los españoles una alternativa decente de Gobierno, sino para desaguar toda la frustración acumulada durante años de activismo universitario. Este martes Iglesias vengó a tanto nieto del 68 que nos daba su chapa en el aula auxiliar de la Complu pero nunca soñó con darla durante horas en el Congreso de los Diputados. Y eso ya no se lo quita nadie.

En esta vida se puede ser de todo (incluso comunista) menos un coñazo. Iglesias decidió no seguir este sabio consejo de Michi Panero y logró que los diputados acabaran rogando la entrada a caballo de Guardiola para disolver la soberanía nacional con tal de ahorrarse aquella tabarra de cátedro revisionista, de sobrevenido guionista del Ministerio del Tiempo, siempre con el pasado por delante. Cargó don Iglesias contra el Marqués de Salamanca y contra Francisco Silvela -cuyo Arte de distinguir a los cursis le habría ahorrado muchas mofas a cuenta del cuadro flamenco que compuso con su amazona-, y de milagro no se remontó hasta Atapuerca, donde ya los homínidos de la casta antecessordesahuciaban de las cavernas a sus congéneres. El reparto de papeles estaba claro: Iglesias envió por delante a Montero en funciones de ariete y también de parapeto, para luego presentarse como líder sereno, enchaquetado y amigo de la socialdemocracia. La ventaja de encargar a una mujer el trabajo sucio es que cualquier contraataque puede convertir al crítico en reo de machismo, y a este blindado burladero se aferró doña Irene con el mismo celo que exhibe desde que su romeo en jefe defenestró a Errejón y la puso en su lugar. Es un sofisma nauseabundo que insulta a las partidarias de la meritocracia, pero vaya si funciona. Quien la denuncie arderá en la pira machirula.

Leer más…

Deja un comentario

13 junio, 2017 · 20:23

Gol-Pep de Estado

Actualidad_222988623_36048189_1024x576

En el interior de la urna, el conocimiento jurídico de Pep.

La prueba de que el separatismo ha degenerado en folclore, tipo pan con tomate o castillos humanos, la aportan los dos costaleros que apuntalan los últimos sillares de su ruinoso prestigio: un cantautor protesta y un entrenador de fútbol. Por un lado está Lluís Llach, que ha pasado de cantar contra Franco a repartir estacazos de advertencia sobre los funcionarios que permanezcan leales a la ley. Y luego está Josep Guardiola, Pepe Hucha en traducción, que ha pasado de defender la camiseta de la Roja -no consta que lo llevaran a los mundiales a punta de pistola- a cargar contra los «abusos de un Estado autoritario». Si está aludiendo a la Duodécima y a la Liga, comprendemos su frustración: la hegemonía del Real Madrid empieza a resultar ciertamente abusiva. Y para colmo el único título que puede celebrar su Barça colonial lo entrega el Rey de la metrópoli.

Cualquiera activista de Unicef que oiga a Pep hablar de «persecución de derechos» pensará que se refiere a los niños usados en cadenas humanas y televisiones públicas para revestir de ternura kitsch la propaganda de un plan de expropiación de soberanía. Pero suponemos que don Pep no se refiere a ellos, ni a los derechos escolares de los castellanoparlantes, ni a la maniobra venezolana con que han excluido a la oposición del debate parlamentario en su propia cámara. Ni tampoco a las comisiones que financiaron durante décadas al partido que aún lidera el golpe.

Leer más…

Deja un comentario

12 junio, 2017 · 14:26

Cristóbal Rajoy, Mariano Montoro

DBLoWfCUAAEVj7e

«Bustos, debería escribir una novela». Pero escribió una amnistía.

Sostiene Cristóbal Ricardo Montoro Romero (Jaén, 1950) que en su puesto, a partir de un cierto número de trienios, «no te va quedando nadie». Nadie fuera del PP; pero tampoco muchos dentro. Ni en eso que llamamos derecha sociológica, poco partidaria de los impuestos altos, sobre todo cuando se los prometen bajos. Pocos como Montoro se han tomado tan a pecho eso de no venir aquí para hacer amigos.

Todos piden su dimisión, y casi seguro será reprobado. Pero no va a dimitir. Primero porque no cree haber hecho nada inconstitucional, cosa que tratará de explicar en el Congreso; y segundo, porque no le dejan. El titular de Hacienda entró ayer al Consejo de Ministros con la sentencia del TC pendiendo sobre su cabeza y salió explícitamente respaldado. La explicación es sencilla: Montoro es Rajoy y Rajoy es Montoro. La amnistía fiscal la diseñó el ministro, pero la encargó el presidente. «Nos hemos olvidado de 2012. Era el epicentro de la crisis. España estaba al borde del rescate y necesitábamos liquidez. Afloró menos dinero del esperado, pero ni Rajoy ni Montoro imaginaban que la medida pudiera declararse incompatible con la Constitución, del mismo modo que no lo fueron las amnistías de Solchaga y de Borrell», arguyen desde el PP.

Leer más…

1 comentario

10 junio, 2017 · 21:41

Ignacio es nuestro nombre

58

Héroe, pero humano.

El peligro de afirmar que Ignacio Echeverría es un héroe consiste en que lo aleja demasiado de nosotros, los comunes. Héroe lo llama la izquierda y héroe la derecha, y esa rara unanimidad española quizá no responda sin más a la admiración que cosechan los seres extraordinarios, sino también al deseo inconfesable de exculpar la cobardía de los demás. Ante el hombre que lleva a cabo una acción heroica decimos: «Es que es un héroe». Y nos quedamos más tranquilos: nosotros ya no tenemos por qué serlo porque no estamos hechos de la misma pasta.

Pero Ignacio no es un héroe porque estuviera labrado en madera noble, porque naciera bueno o recibiera una educación esmerada. Todo eso facilita la excelencia moral, pero no es suficiente para enfrentarse a tres yihadistas armado de un monopatín y unos cojones como los de un victorino, si se me tolera el despatarre. El heroísmo indefectible, ese que se supone que resulta necesariamente de la suma de genética, virtud y valor, ya no sería heroísmo. La ecuación áurea requiere todavía de otras dos variables más: la libertad y la razón. Un héroe es alguien que, aun en décimas de segundo, toma libre y conscientemente la decisión de contradecir el primer instinto del animal humano, que como en cualquier otro animal es sobrevivir, por preferir la supervivencia de otro.

Leer más…

El bueno (Ignacio Echeverría), la fea (Lorena Ruiz-Huerta) y EL MALO (Jorge Bustos) en La Linterna de COPE 

Deja un comentario

9 junio, 2017 · 9:46

El tanga de la Cibeles

14966509428193

Mocita madrileña.

Una serie de catastróficas victorias está malcriando a toda una generación de niños madridistas. Van a crecer pensando que la vida era esto, que consiste en una piñata de cuatro títulos al año con los que uno se presenta luego en el cole a perdonar la existencia de sus amiguitos antimadridistas. Estos días azules y este sol de la infancia no durarán siempre, niño blanco; pero tampoco te sé decir cuándo acabarán. Porque uno mira a Zidane, que es el niño más grande de todos, con su insondable sonrisa de custodio del santo grial, y no le adivina un declive próximo a este equipo de leyenda. Estos jugadores están creando más felicidad de la que la realidad es capaz de sostener, según todos los filósofos. Están cronificando la ilusión.

Quizá por eso su avión volvía de Cardiff en silencio: porque rumiaban los héroes la contrapartida del éxito rotundo, que siempre es una decepción futura. O quizá es que estaban molidos, pues ganar por ganar resulta agotador. Tiene más mérito comer sin hambre. Se diría que en el estómago de estos futbolistas habita una tenia insaciable que les pide copas a cambio de no torturarles por dentro. Su líder y su emblema se llama Cristiano, el goleador caníbal.

La mañana del triunfo se prestaba a religiosas consideraciones a la altura de la iglesia de San Juan Bautista. Una hoja parroquial anunciaba: «The kingdom come». Premonición o no, horas después se certificó el advenimiento del reino madridista a Europa; hegemonía muy poco cristiana, pues cuando el Madrid salta al campo, la caridad se la deja fuera. No reparte la gloria con nadie. Muy cerca se alza el National Stadium, un campo cuidadosamente escondido entre tabernas para prevenir que nadie llegue sobrio a una final. Llegaban sedientos los aficionados tras una notable caminata, pues los accesos por coche al centro estaban cortados por barricadas de seguridad. En Cardiff hemos visto armas que solo existían en los videojuegos, pero la amenaza real se preparaba en Londres.

Leer más…

Deja un comentario

5 junio, 2017 · 11:55

¿DT se hace la rubia?

14965988581326

De la limusina a ídolo del pueblo sin pisar el suelo.

A su rubia majestad Donald Trump (D. T.) no le gusta Sadiq Khan, el alcalde musulmán de Londres, quizá porque no logra juzgarlo como alcalde sino sólo como musulmán. Pero no es don Donald tan rubio como para expresar su prejuicio abiertamente, y por eso recurre a un entrañable sofisma:

-¡Al menos siete muertos y 48 heridos en un ataque terrorista y el alcalde de Londres dice que «no hay razón para alarmarse»!

Donde la relación causa-efecto ha sido tergiversada para presentar a Khan como un frívolo, o peor, como un cómplice espiritual inconfeso de los terroristas. La verdad, o sea, el hecho previo a la posverdad descrita en el tuit, obliga a reconocer que los llamamientos de Khan a la calma no obedecían al comprensible pánico desatado por los ataques, sino al despliegue policial con que el propio alcalde reaccionó al terror yihadista. La clase de reacción de cualquier gobernante responsable en parecida tesitura, rece a Alá, a Dios o a Richard Dawkins: contestar a la amenaza aumentando la seguridad y al mismo tiempo explicar la medida extraordinaria a la población, a la que se toma por adulta.

Leer más…

Deja un comentario

5 junio, 2017 · 11:49

El hábito de lo extraordinario

14965276047790

Canta la cólera musa…

La grandeza del Real Madrid no consiste, como creen los madridistas, en imponerse a todos sus rivales, sino en vencerse primero a sí mismo. Nadie duda ya de que Cardiff instala la hegemonía blanca en el fútbol mundial. Pero si el ciclo de Di Stéfano tiranizó Europa sin fisuras, esta moderna hegemonía en color admite la zozobra y el improperio en propia meta. Quizá el Madrid sea lo suficientemente ancho como para contener la negación de sí mismo, porque gana a menudo poco minutos después de que los madridistas lo hayan desahuciado. Así fue en Lisboa, así en Milán y así en Cardiff hasta que Cristiano marcó el segundo.

Olía el estadio a hierba fresca, que es el napalm del Madrid. Empezó la final cómo empiezan todas, tímidas, indecisas, huyendo del sí como niñas recatadas. Dybalase movía grácil con sus calcetines a media asta, y la afición turinesa disponía de un fondo más amplio -y un madridismo más pipero- para hacerse oír. A la final le faltaba guionista. Tenía que ser Cristiano. Pero la tijera de Mandzukic desató el thriller. Rajoy, que ve estos partidos incorporado -suspense que en el escaño no es capaz de provocarle la oposición-, se atusó la barba, mientras Cifuentes comentaba la amarilla a Ramos, que venía a ser como el precio de la alegría. Al descanso ni siquiera la lucidez balcánica de Mijatovic se atrevía a profetizar un final feliz.

Leer más…

Deja un comentario

4 junio, 2017 · 12:38