Nostalgia

Tengo nostalgia de los tiempos en que solo unos pocos teníamos nostalgia. Ahora todo el mundo la tiene: es el sentimiento mainstream. Nos atrapa en una comedia musical de Hombres G o en un gira truncada de Extremoduro, nos empuja a fotografiar la última cabina del pueblo y a recordar a la abuela que se nos murió con menos besos de los debidos. Nos persuade, torticeramente, de que hubo un tiempo en que al PP le interesaba la cultura y en que el PSOE era un partido de Estado. Vivimos un momento hegeliano de destrucción creativa, y es inevitable que en esos momentos la memoria se nos vaya antes al nombre que al adjetivo. La añoranza de un pasado mejor guio nuestros dedos primerizos en aquellas columnas ilegibles que escribimos hasta que nos dimos cuenta del error. Como ha escrito Raúl del Pozo -que me ha dejado al cargo de esta dacha un par de días-, la nostalgia es una trampa reaccionaria. Antes nos la tendía solo la derecha, pero ahora lo hace con mayor habilidad la izquierda.

Leer más…

Anuncio publicitario

Deja un comentario

3 noviembre, 2022 · 10:46

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s