Miedo al miedo

Las peores desgracias no son hijas de la rabia sino del miedo, que es la primera emoción de la política. Los hombres en estado de naturaleza sentían miedo e inventaron la vida en comunidad para conjurarlo, y pusieron a un político -alguien con menos miedo que el resto- al frente de la comunidad. El político no tardó en darse cuenta de que debía su puesto al miedo de los otros, así que se ocupó de que la gente nunca dejara del todo de temer, porque una sociedad sin miedo no necesita ser guiada. Sería una sociedad de hombres libres. Como jamás ha existido nada parecido, seguimos necesitando a los políticos. Pero debemos ser conscientes de que continúan usando el miedo para justificar su función.

Leer más…

Deja un comentario

29 mayo, 2022 · 13:49

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s