Andrássy 60

terror_haza__andrassy_ut_60_by_gavrinis

La única y verdadera Casa del Terror, en Budapest.

En el número 60 de la elegante avenida Andrássy, en el corazón de Budapest, se alza un edificio oscuro y macizo que se ofrece a los turistas bajo la excitante denominación de Casa del Terror. No es que el nombre esté mal elegido: después de recorrer sus estancias concluimos que son los parques de atracciones los que se equivocan. La Casa del Terror de Budapest no contiene ficción sostenida por actores sino historia derramada por verdugos. Y fueron los mejores verdugos de todos los tiempos.

Primero llegaron al edificio los fascistas del Partido de la Cruz Flechada, cuyo entusiasmo en la persecución, ejecución y deportación de conciudadanos judíos admiró al propio Hitler. Después los comunistas visitaron el local, descubrieron que se adaptaba perfectamente a sus necesidades y se pusieron a torturar a enemigos del pueblo sacados del mismo pueblo. El celo revolucionario de la AVH, la policía política húngara, era la envidia de la Stasi. De modo que el terror nazi sólo se distinguió del terror rojo en el color de la chaqueta: literalmente, los militantes fascistas se cambiaron de uniforme con el triunfo de la URSS (un vestidor de la Casa documenta el meteórico travestismo que descose flechas y borda estrellas) para no dejar de ser húngaros completos y eficientes.

Leer más…

Anuncios

1 comentario

21 marzo, 2017 · 16:31

Una respuesta a “Andrássy 60

  1. Vino de las llanuras

    No sé que decirle, jóven ¿Le suena el chiste corrido de Berlanga y sus austrohungaros? ¿O el forzado reconocimiento de Conrad de que el tal imperio era más tratable que el ruso y el prusiano? Durante el siglo XIX sufrió patrias bohemias, patrias magiares, patrias cróatas… y no parece que una policía secreta particularmente activa. Esa llegó en los años veinte con Bela Kun y su feliz aceptación de acelerar el parto de la historia, ya sabemos cómo. Los fascistas, sabe ud,, vinieron después y aprendieron de quién podía enseñar. Su última frase, tan equidistante y mayéstica, me parece coja. Poco materialismo histórico, mire por dónde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s