Los mil y uno noes de Pedro Sherezade

IMG_7241

Sherezade playero.

En la mochila de los nuevos partidos, a falta de corrupción, no hay todavía más que buenas intenciones. Sólo un partido tan bienintencionado como Ciudadanos puede pedirle a Rajoy que conteste o no a lo que sea, en especial al plan de regeneración del propio PP. El galleguismo de don Mariano eleva a tales cimas el lema celiano –El que resiste, gana– que la opinión pública ya renuncia a seguirle. Entretanto, España boquea en la orilla más lerda de Europa desde la II Guerra Mundial, por citar al propio plusmarquista de la dilación.

Y sin embargo, no fue Rivera sino Villegas, con su calmante grisura, el que salió a «sorprenderse» de que Rajoy despreciara su compromiso de tratar siquiera las seis condiciones naranjas en el cónclave genovés. Quien más quien menos esperaba que Villegas se indignara, que anunciara un levantamiento de la mesa de negociación, gesto que luce mucho en las tertulias rosas, pero no lo hizo por la sencilla razón de que Rajoy y Rivera habían hablado antes -hablan más de lo que Twitter piensa-, ambos habían pactado verse hoy y ambos sabían lo que el otro debía contar a su parroquia, a la vista de lo que el numantino Sánchez acababa de decirle a la suya. Que está formada por su mujer, por Luena y por dos o tres más, amén de un camarero de Mojácar.

Leer más…

Anuncios

Deja un comentario

18 agosto, 2016 · 15:22

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s