Archivo diario: 28 febrero, 2019

Sánchez vs Rivera: ‘animal instinct’

img_djuarez_20180912-130357_imagenes_lv_otras_fuentes_sanchez_rivera_4_5_1777370186-kRAD-U451780382198INB-992x558@LaVanguardia-Web

Inconciliables.

La legislatura comenzó con don Mariano sobreviviendo entre las ruinas del bipartidismo, y termina con Sánchez braceando bajo los ojos impasibles del separatismo. Se declara la guerra total entre cinco partidos nacionales condicionados por su posición en la ruleta del casino D’ Hondt, donde nacionalistas catalanes y vascos hacen de banca: siempre ganan.

El Resistente subió a la tribuna con su mejor traje de estadista, citó a Churchill -chupito-, se lamentó de la intransigencia que afea este valle de lágrimas y continuó mintiendo como si lo fueran a prohibir por decreto ley. Cargó contra el influjo de la ultraderecha en los partidos institucionales, en clara alusión a PP y Cs con Vox, pero olvidando estratégicamente al «Le Pen español» que le hizo presidente, le tumbó los Presupuestos y le volverá a abrir la puerta de Moncloa si salen los números y a Torra le conviene. Deploró «la simplicidad de la soluciones binarias: un sí o un no», en la esperanza de que nadie le recuerde aquel «no es no» con el que bloqueó España. Reivindicó «la labor parlamentaria»; hablaba el recordman del decretazo que, con las Cortes disueltas, planea descargar la última palada de decretos demagógicos sobre las espaldas de la Diputación Permanente para hurtar a la oposición cualquier posibilidad de debate. Presumió de diplomacia en Gibraltar, momento en que resonaron las carcajadas de May y la presidenta lituana. Se arrogó el liderazgo europeo del reconocimiento a Guaidó, cuando tardó 12 días en hacer lo que Tajani reclamaba desde la tarde del juramento. Y presumió de una regeneración que solo cumplieron el pobre Màxim y la pardilla Montón; a los sucesivos titulares de sociedades instrumentales del Gobierno se les aplicó la doctrina PepuPepo, diría Celaá-, por la cual regenerar tiene un límite y el que resiste gana.

Leer más…

Anuncios

1 comentario

28 febrero, 2019 · 11:32

Billetes quemados

15513071456399

Lamento del héroe.

Por partidos como este el madridista se convence de que el juego es una bagatela para pedantes comparado con el triunfo. Bien está el sufrimiento para que al confundido aficionado blanco nunca más le vuelvan a tentar las sirenas de la posesión, el control, la belleza del rondo y la estólida ambición de tocar bonito. Todo eso lo hizo el Madrid en el Bernabéu muy por encima del presunto titular de esa soberanía, y para qué. Mientras lo hacía fallaba ocasiones con lujuria, ocasiones que fueron como los fajos de billetes quemados con que Pablo Escobar se calentaba en las noches de fuga. Al Madrid dale goles como títulos y llámale luego lo que quieras. Pero a golpe de hermosos casis no puede sobrevivir en la cima de la cadena trófica.

De qué sirvió que Vinicius, con 13 años menos que Messi, superara con tanto descaro al argentino inédito. De qué sirvió su negro peligro, aquella jugada en el 67 en que sentó a tres defensores, si cuando tiene que disparar se pregunta quién ha puesto ahí tres palos para impedirle seguir corriendo. De que sirvió levantarse tras cada contra azulgrana premiada con goles baratos. Sí: la afición sabe que este Madrid puede ganar a este Barça, pero esa certeza es un cheque que su juego extiende y que su ataque no puede pagar. ¿Cómo se olvidó el Madrid de meter goles? ¿De fichar a asesinos competentes? El Barça tiene a un Suárez que primero marca y luego se pone a jugar. Es la clase de personas odiosas que deben vestir de blanco.

Leer más…

Deja un comentario

28 febrero, 2019 · 11:21