Susana ha dicho cambio

Séneca custodiando la muralla de Córdoba.

Séneca custodiando la muralla de Córdoba.

«¡Un tiempo nuevo!», proclama Susana Díaz sobre el cerro de votos naftalínicos que edifican su triunfo. Como si los andaluces hubieran votado cambio, señores, y no precisamente la más estricta, anacrónica, endogámica continuidad. Como si, movidos por un miedo antropológico, no hubieran optado mayoritariamente por levantar el enésimo dique frente a una doble amenaza: por un lado la austeridad del PP, que podría podar la sombra hospitalaria de la parra pública; por el otro, la incertidumbre de Podemos, pues aunque se declaran igualmente estatalistas, siempre que cambia el patrón se pierden clientes por el camino. Como si Andalucía no llevase a gala un conservadurismo ancestral, hecho de sol y rito, que se remonta a Séneca, primer andaluz en articular una filosofía de la resignación. Y como si la llamada del emprendimiento, con sus riesgos legendarios, pudiese hallar eco en las partidas de tute de la sobremesa olivarera, con sus emociones modestas.

Susana dice cambio no ya porque el adanismo rige la moda retórica del 2015, sino porque el propio deseo de novedad es el principio activo de toda estrategia publicitaria, así en hombres como en grandes primates e incluso ciertos perros. También porque tiene 40 años y un bebé por venir. Y por último porque la proyecta a la pugna por La Moncloa. Pero que la candidata victoriosa del PSOE-A presuma de novedad equivale a que José Luis Moreno recale en TVE prometiendo un espectáculo nunca visto.

Leer más…

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo El Mundo

Una respuesta a “Susana ha dicho cambio

  1. Se habka ahora, tras las eleccionnes autonómicas, del conservadurismo andaluz, empleando una expresión, a mi juicio equívoca, Sin embargo Jiorge Bustos afina, como buen conocedor de la cultura latina, y hace una distinción que se aviene mejor con la filosofía andaluza.
    No es que el andaluz sea conservador. Es que,, al modo de Seneca, ha aprendido Resignación.
    El andaluz se contenta con poco. El gaditano, que es acaso la representación más genuina del andaluz,,, tiene en grado más alto esa capacidad de resignación. Así lo expresaba un tanguillo de los años 50 al rederirse a un “célebra cubano, que habiendo estado en Cádiz, al llegar a su tgierra “dijo que en Cádiz se mantenía con un café. El céleb re cubano, durante su estancia en la tacita de plata, se había imprgnado de la filosofía senequista, que no es lo mismo que la filosofía conservadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s