Te gusta Putin

Reconócelo. Te gusta. Llevas tantos años rezongando contra los políticos de todos los partidos que tu desafección te ha conducido a la secreta simpatía por un tirano. No te sientas original: tu proceso interior fue advertido por Aristóteles y actualizado por Schmitt. Parlamento, deliberación, burocracia, consenso. Palabras odiosas que debilitan la nación y engordan las nóminas de la casta. Soberanía, fortaleza, decisión, moralidad. Palabras honorables que Europa ha olvidado. «Pero Putin es cristiano, un enemigo del relativismo», objetarás si eres de derechas. «Pero Putin es antiamericano, un enemigo del neoliberalismo», objetarás si eres de izquierdas. Da igual cómo te definas: en cualquier caso recelas de la libertad. Nunca has sabido qué hacer con tanta, pero llevas aún peor que sí lo sepan los demás. Mano dura, valores fuertes: eso es lo que el prójimo necesita. La democracia liberal, hablemos claro, no funciona.

Leer más…

Deja un comentario

27 febrero, 2022 · 19:10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s