La clavícula

En el campo, como en la vida, las zancadillas hay que esperártelas para amortiguar el golpe. Pero el miércoles yo caí sin plan ninguno, con toda la inercia del cuerpo sobre el costado izquierdo. Me levanté mareado y al palparme descubrí un tercer hombro bajo la camiseta que reclamaba toda mi atención camino del vestuario, y después del hospital. Aquel bulto chillaba como un niño malcriado que no se aviene a negociación, que solo quiere recordarte que ahora existes para él. Urgencias, radiografía, diagnóstico: fractura en el tercio medio de la clavícula, tumefacción y limitación funcional. Para mi decepción el traumatólogo no vio necesaria una intervención quirúrgica y descartó de plano mi sugerencia de injertar una esquirla pinturera de titanio para ir dando el cante en los aeropuertos. Quia: paracetamol y reposo absoluto.

Leer más…

Deja un comentario

21 enero, 2022 · 11:44

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s