Archivo diario: 9 enero, 2023

Qué es golpismo, y tú me lo preguntas

La gran ventaja del golpismo es que los golpistas son siempre los demás. Por eso un progresista puede condenar enérgicamente el golpe de los bolsonaristas en Brasil y a la vez condescender paternalmente con los tiernos cachorros de ERC y Junts que apedreaban policías y ocupaban aeropuertos. Desórdenes públicos, ya se sabe; que es como decir que el asalto de Brasilia en realidad inauguraba el carnaval de Río.

Leer más…

Deja un comentario

9 enero, 2023 · 16:36

Nación rebelde

La rebeldía es la constante de la identidad irlandesa, y quizá ellos no tengan toda la culpa. Quizá sean rebeldes porque efectivamente el mundo los hizo así. Contra la lluvia mecánica que se descarga sobre sus cabezas desde el origen de los tiempos inventaron el cálido refugio de los pubs, que son como barcos fondeados en las aceras batidas por el viento o como sagrarios de camaradería. Contra la larga y a menudo cruel dominación inglesa fraguaron un nacionalismo épico, sentimental y omnímodo como la hierba que invade su paisaje. Contra el auge de la música tecnificada que amenazaba su folclore se aferran al pop-rock en vivo, que mantiene a raya esta plaga reguetonera que no sabemos si nos deshumaniza del todo o nos humaniza demasiado. Y contra el reto existencial de la despoblación y el fracaso económico se han sacado del arpa una melodía inaudita para el oído español: un pacto de Estado fiscal por el que la política de impuestos bajos para atraer empresas y crear oportunidades no cambia cuando cambia el partido del gobierno.

Leer más…

Deja un comentario

9 enero, 2023 · 8:23

Escándalo y paradoja de Joseph Ratzinger

Puesto ya el pie en el estribo, quizá sonrió una última vez Joseph Ratzinger al sopesar la redonda paradoja de su biografía. Consagró su vida a los fundamentos teóricos, pero será recordado por una acción revolucionaria: la renuncia al papado. Usó la razón para proteger el dogma, pero concedió a la duda un estatuto privilegiado. Armó durante décadas pacientes una cátedra monumental sobre la que afianzar la autoridad de los pontífices, pero cuando él mismo fue llamado a sentarse en ella experimentó un temblor insoportable. Se afanó en reivindicar la vigencia del proyecto ilustrado, pero fue despachado como un fanático por los inflexibles apóstoles del relativismo. Acumuló lecciones de ortodoxia a lo largo de 24 volúmenes, pero la emergencia de las clerecías neopuritanas de cuño protestante lo encontró reducido voluntariamente al silencio. Cuando Occidente se puso a programar un incesante carnaval de falsos virtuosos con sus máscaras digitales, uno de sus escasos sabios reales decidió desaparecer tras un claustro, un piano y una biblioteca.

Leer más…

Deja un comentario

9 enero, 2023 · 8:17