El triunfo de la dama de las tabernas

Al católico Chesterton le gustaba la cerveza y le indignaba el puritanismo. Contra los ingenieros sociales de su tiempo, decididos a sacrificar la vida en el altar de la higiene, escribió La taberna errante, donde un capitán y un tabernero huyen con su barril de ron de la ley seca impuesta por lord Ivywood, político vegetariano que sueña con una Inglaterra abstemia, virtuosa, progresista.

Chesterton, que era anticapi, no reivindica las tabernas por razones económicas sino antropológicas: porque son el ámbito de la camaradería, ese cálido ideal que palpita en cualquier película de John Ford. La taberna es el lugar donde sucede la amistad, y a veces la pelea, y a veces la pelea que acaba en amistad. Es la sede de los vínculos comunitarios, el suelo ibérico de los afectos y de las discrepancias. La idea de Podemos nació en un bar, la de Ciudadanos en otro y la letra de la Constitución terminó de pulirse en un tercero. España sin bares no es España y Madrid cerrado no es Madrid. En la salud y en la enfermedad.

Leer más…

Deja un comentario

5 mayo, 2021 · 20:19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s