Y Casado tomó la palabra

Y Casado tomó la palabra. Y de pronto la palabra lo tomó a él. En la garganta del mejor parlamentario libra por libra de las actuales Cortes se desató un nudo que llevaba años aflautándole la voz, deformando sus pensamientos, obstruyendo sus verdaderas convicciones. En su memoria reciente se agitaban encuestas donde el 80% de sus propios votantes le reclamaban la abstención o el sí a Santiago Abascal. En su recuerdo lejano encontró al ninguneado vicesecretario que, a punto de dejar la política, decidió interponerse entre las dos damas de hierro del marianismo en descomposición. Casado repasó las razones de aquella victoria inesperada en las primarias y eligió la que menos encaja con su estereotipo de yerno impecable: la desobediencia. El instinto. Porque Casado era básicamente el tipo al que todo el mundo da consejos, especialmente la izquierda. Hasta este jueves.

Leer más…

Deja un comentario

23 octubre, 2020 · 9:44

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s