Riégala otra vez, Sergio

14814096557780

El crisantemo y la espada.

El día que Mel Gibson conozca a Sergio Ramos vamos a tener que entrar a los cines con latas de bromuro. Qué festín de testosterona. Este hombre vuelve rutinaria la épica. Hace alejandrinos con la prosa del córner. Estira la dimensión del tiempo hasta meterle un gol a un agujero de gusano. A Ramos no se le puede criticar. A Ramos hay que dejarle evadir impuestos.

La rotación radical de Zidane frente al Depor nada tenía que ver con castigos fiscales: también dio descanso a Benzema, el contribuyente que emocionó a Montoro. La ausencia de la BBC depositaba toda responsabilidad ofensiva en los hombros de Isco, que cada vez ensanchan más, y en las zurdas exquisitas de James y Asensio. El malagueño impartió una primera mitad que justifica el mote puesto por sus compañeros: Magia. Vale, no son Neruda pero ellos se entienden. Y nosotros también al contemplar la suficiencia de su talento.

Leer más…

La buena (Soraya), el feo (Errejón) y el malo (Puigdemont) en La Linterna de COPE

Anuncios

Deja un comentario

11 diciembre, 2016 · 12:04

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s