Los encierros de Clos

El suspense cuando juega el Madrid y arbitra Clos se reduce a especular con el minuto en que los blancos se quedarán con uno menos, o con dos incluyendo al míster, mérito democrático que en el régimen pancista de Arminio se recompensa con el premio a mejor colegiado de la temporada. Aunque hay que reconocer que el suspense mengua significativamente si Ramos, el hombre de las 18 expulsiones, se encuentra inspirado. Concedamos que la primera amarilla no fue ni falta, pero también que sacar así el brazo en la segunda son ganas de provocar a un antimadridista tan pavloviano como Clos Gómez. En Pamplona pitó un encierro con el Madrid  en papel de cabestro o colaborador necesario.

El Madrid, que se había volcado majestuosamente sobre el área navarra en los primeros 20 minutos de partido bajo la incisiva batuta de Lukita y las diagonales inteligentes de Cristiano, sumó en poco tiempo la roja del sevillano al afrentoso  penalti sobre Modric que Clos, obviamente, se negó a pitar, invocando la convención de Ginebra. Pero esto no fue lo peor. Lo peor fue una cierta resignación de marine cansado en territorio hostil. El Madrid debería saber que siempre juega contra la mejor versión de sus rivales y a menudo contra la mentalidad miliciana de los poderes fácticos, y debería haber aprendido a reaccionar. No lo hizo en el campo minado del Osasuna salvo a ráfagas, como el golazo de Isco –por lo demás perdido- y el arreón de la segunda parte tras la expulsión igualitarista de Silva (todos los Silva tienen cara de chino, menos Velázquez), culminado con el cabezazo caníbal de Pepe. Salvo eso, al Madrid le faltó la épica que tanto le admiramos, con cambios como mínimo originales de don Carlo y una fluencia final hacia el conformismo que impidió la hazaña de remontar en Irak.

Leer más…

Anuncios

2 comentarios

15 diciembre, 2013 · 14:32

2 Respuestas a “Los encierros de Clos

  1. Margarita

    Estoy de acuerdo en que el Madrid debería saber que los rivales se multiplican contra ellos, pero también hay que pensar que los nuestros son humanos y que siempre no pueden estar a tope.

    Lo de ayer fue una vergüenza digna de colgar por los pies a Sanchez Arminio hasta que regurgite todo lo que ha tripeado a costa de robos hacia el Real Madrid.

  2. Pensará usted que sólo por ser aficionado al FC Barcelona estoy en desacuerdo con su reflexión (en lo qué dice; que no en cómo lo dice: admiro sinceramente lo bien que escribe usted) Sepa, empero, que no es así; que no creo que lo sea, al menos. A riesgo de parecerle ingenuo, pienso que pocas tareas hay más difíciles que las de arbitrar. Además, ni los aficionados al Real ni los culés deberíamos jamás quejarnos demasiado de las actuaciones arbitrales. Clos Gómez perjudicó gravemente al Real al no señalar la falta a Lukita como penalti; Sergio Ramos no cometió falta (es incomprensible que viera la tarjeta amarilla) y la segunda acción tampoco es merecedora de tarjeta. Pues a pesar de todo ello, sigo pensando lo mismo. Permítame que le mande un enlace: http://julialopezarenas.wordpress.com/2013/12/08/un-buen-invento/

    Y tenga por seguro que le seguiré leyendo y disfrutando de lo que escribe y, sobre todo, de cómo lo escribe. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s