Los juegos del hambre… de gol

Una película que estos días se proyecta en los cines, con gran éxito de taquilla, nos presenta a un selecto ramillete de jóvenes superdotados que luchan a muerte por su supervivencia. En la película no queda del todo claro por qué llaman a su lucha los juegos del hambre, ni por qué a los contendientes se les llama tributos, aunque suponemos que todo tiene que ver con la crisis, la económica o la de guionistas, vaya usted a saber.

El sábado vimos otra película en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo y se nos ocurren algunos paralelismos. El Madrid de Ancelotti también es un equipo de jóvenes más o menos superdotados que compite con todo por sobrevivir en el once titular. Su batalla también es un juego, y su hambre está perfectamente definida: se trata de hambre de gol. Seas canterano o extranjero, seas centrocampista o delantero, al Madrid se viene a atacar. En el árbol de navidad de Carletto algunas bolas pueden ser intercambiables, pero todas tienen que emitir su brillo. Y no hay mejor forma de brillar que el gol.

Jóvenes tributos abriendo la boca de hambre.

Jóvenes tributos con hambre.

Marcaron cinco como pudieron marcar diez, y eso que hubo que achicar el tamaño antirreglamentario de las porterías. El primero fue de Cristiano, claro, porque lo suyo no es apetito de gol sino verdadera hambruna, glotonería de gloria, como un Obélix delgado que se hubiera caído de niño en la marmita del fútbol total. Otro día aplicaremos la lupa sobre el coloso portugués para tratar de explicar las causas sobrenaturales de su voracidad. El sábado se retiró prudentemente a mitad de encuentro, pero yo creo que la sobrecarga era una excusa caballeresca, un gesto elegante del jefe de la manada que se aparta de la presa, sin haber saciado su hambre, para que la sacien también los cachorros.

Y así nos tributaron sus goles Isco y Morata, aparte de Bale y de Benzema, y pudieron marcar también Carvajal y Casemiro entre otros. Ancelotti soltó a sus tributos ávidos a la arena, y la inocente defensa del Almería acabó pagando el pato. Ya digo aquí que el récord de los 121 goles de la épica temporada de Mourinho está a tiro. Se siguen oyendo críticas al juego del Madrid, algunas porque no juega el suyo, y otras, las de los hegelianos de la pizarra, porque no ven claro el sistema. Que se sigan oyendo mientras caigan de cinco en cinco los chicharros a domicilio.

Damas y caballeros: los juegos del hambre de gol han quedado inaugurados. Los tributos más salvajes juegan en el Madrid, y de ahí el éxito de taquilla.

(La Lupa, Real Madrid TV, martes 26 de noviembre de 2013)

La locución aquí, a partir del 14:35.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Real Madrid TV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s