Contra Sánchez vivíamos mejor

La pandemia hace con los países lo que el alcohol con los tímidos. No los cambia, solo los desinhibe. De Alemania extrae eficiencia, de Francia un presidente bonapartista, de Reino Unido flemáticas jornadas parlamentarias, de Trump un cowboy de frontera y de España, naturalmente, la guerra civil y autoritarismo. La especialidad de la casa.

Cuentan los cronistas supersticiosos que Franco no salió solo de la tumba en que había yacido cuatro décadas. Con ese cadáver, obsesivamente invocado por sus impuntuales enemigos, emergió también la podredumbre política que sepultaba una losa de 1.500 kilos, al modo en que Tutankamón esparció su maldición bacteriológica entre los arqueólogos que vinieron a importunar su descanso de siglos. Los trabajos de exhumación removieron miasmas totalitarios -y un virus misterioso echaba a andar en Wuhan- que se alzaron, flotaron unos segundos en el aire de la sierra y aterrizaron sobre Lola Delgado, que es la que estaba más cerca. Esta hipótesis mágica explicaría el asombroso caso de un Gobierno antifranquista que empieza a ponernos todo perdido de franquismo sin haber ganado aún la guerra del siglo XX que se propone ganar en el XXI.

Leer más…

Deja un comentario

18 octubre, 2020 · 21:56

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s