El espejo roto de Zidane

15827575368543

Posesiones.

Poseer es el más dulce y el más odioso de los verbos. Hay que poseer lo valioso, como por ejemplo un 1-0. Y hay que desprenderse de lo superfluo, como por ejemplo un empate a nada. Zidane quiso vencer al profeta de la posesión en su especialidad y lo logró durante la primera parte poblando el centro del campo. Pero cuando tuvo el partido de cara no acertó a posesionarse de esa ventaja con el celo preciso: terminó saliendo Bale en lugar de Kroos y el equipo acabó naufragando en la pérdida del balón, de la victoria y hasta del empate.

Leer más…

Deja un comentario

27 febrero, 2020 · 10:01

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s