Archivo mensual: marzo 2019

Réquiem por un rey sin su abril

Futbol_380974203_117119037_1706x960

Pena negra.

Todos los reinados terminan el día en que muere el rey. El Real Madrid de las tres Champions seguidas, de las cuatro en cinco años, fue ajusticiado con la crueldad operística que se reserva a los tiranos. Basta ya de tiranizar Europa, dijeron los holandeses. Y la soberana cabeza acabó en el cesto de las ilusiones perdidas y las planificaciones erradas; de los inviernos que no acabaron de morir y de las primaveras que no llegaron a nacer. Ahora el fantasma blanco está condenado a vagar hasta junio arrastrando el peso de sus pecados por los campos yermos de España, por donde a partir de hoy cruzará errante la sombra de Mourinho.

Todo fue terrible. Caían las desgracias con sadismo como las horas del reloj sobre la vida europea del Madrid, hasta que lo mató la última. La derrota inmerecida en Copa del Rey, la impotencia en el clásico liguero, los goles supremacistas del Ajax, las lesiones lacrimógenas de Lucas y Vinicius, la espera cardiaca del VAR antes de conceder el tercero, la estúpida esperanza del gol de Asensio, la falta trigonométrica de Schöne que yuguló el milagro en el nudo mismo de la garganta. Los jóvenes del Ajax se vengaron con arrogancia de los viejóvenes exhaustos de hacer historia. De las espaldas de todos ellos pende ahora la cólera del pueblo y hasta el cartel de transferible, pero no sería justo con su derroche. En especial con el de Modric, emocionante líder en la hora final.

Leer más…

Deja un comentario

5 marzo, 2019 · 23:57

Manual de dopaje

15517223332109

Rasputín Redondo.

Esta del dopaje electoral fue una metáfora afortunada, de gran eficacia contra el PP de Mariano Rajoy, reconocido aficionado al ciclismo. Tan eficaz que un juez amigo de la ministra Delgado -de quien se rumorea que irá en la cabecera de la manifa del 8-M con una pancarta que proclame “¡Éxito asegurado!”- certificó ese dopaje a título lucrativo en las campañas de Pozuelo y Majadahonda, que no son precisamente etapas reina, y al PP terminaron echándolo de la competición. O sea, de La Moncloa. No deja de entrañar cierta justicia poética que ahora sea la última marianista, Ana Pastor, quien recupere la acusación de dopaje contra el verdugo de Rajoy, con la diferencia de que Sánchez no dopa su campaña con dinero B sino directamente con el presupuesto general del Estado, que se confunde con el Gobierno, que se confunde con el partido, que se confunde con el candidato. Sánchez es el ciclista oficial del Estado español e Iván Redondo es su Eufemiano Fuentes.

Por la exclusiva de EL MUNDO hemos sabido que Redondo anda redondeando el manual de dopaje presidencial, que consiste en detraer recursos de todos los niveles de la Administración no solo a mayor gloria de su cliente sino en perjuicio de todos sus adversarios. Ministerios, funcionarios, periodistas de RTVE, sociólogos del CIS: todo agente es reclutado, toda munición es bienvenida y la guerra no ha hecho más que empezar. Ni siquiera Twitter se libra del cíclope monclovita, que con el ojo omnisciente patrulla y con la mano larga descuelga un teléfono. Pero así se conduce nuestro Gobierno de centro liberal-socialdemócrata con ribetes weberianos, contra el que solo un fascista osaría alzar su trifálica voz.

Leer más…

2 comentarios

5 marzo, 2019 · 10:14

Las nueces de Arzalluz

15514590043596

El árbol y las nueces.

Si a Monedero le fluyó un Orinoco por los lagrimales cuando Chávez palmó, Iglesias se ha licuado en condolencias por la marcha de “un dirigente de estatura política gigantesca” llamado Arzalluz. La fascinación del neomarxismo mesetario por el PNV es uno de los engendros más vistosos de nuestro zoo de malformaciones ideológicas. Uno se hace de izquierdas para luchar contra el privilegio de los ricos sostenido por la explotación de las clases trabajadoras y la excepción fiscal, que es exactamente lo que gracias al cupo viene haciendo el PNV desde la Transición. Privilegio que Arzalluz arrancó a los constituyentes con la preciosa cooperación de ETA. ¿Dices, Bustos, que la actual prosperidad de Euskadi, envidiable como una Dinamarca cantábrica, se debe en alguna medida a niños destripados por bombas, hombres desnucados a balazos y mujeres enviudadas tras el giro de una llave en el contacto del coche familiar? Sí: digo justo eso. Porque la violencia no solo es eficaz en política: es muy eficaz. Por eso Arzalluz les dijo a los polimilis que no se les ocurriera disolverse, que él negociaba mejor el Estatuto de Guernica con determinadas fotografías encima de la mesa. Eso es el PNV, queridos niños.

Hoy, colonizado hasta el último caserío, los tentáculos de la criatura del padre Xabier abrazan la imaginación de los leninistas amables que no confiesan su embeleso, salvo aquella vez en que a Iglesias le grabaron loando la perspicacia de ETA por rebelarse contra la continuación camuflada del franquismo que sería el régimen del 78. En la fantasía de un mitómano acneico de póster del Che, un rojo sin violencia no es más que un socialdemócrata chupatintas. La voladura de Carrero marca el clímax de esa libido criminal que palpita en la entrepierna del buen comunista. Pero Iglesias y los politólogos afines no admiran al PNV por su Dios y sus leyes viejas, por el racismo ridículo o el historicismo de boina calada, sino por la implacable retícula de su poder. El PNV ha establecido la identidad partido-patria propia de las sociedades totalitarias sin dejar de respetar formalmente las garantías democráticas. ¿Alguien concibe que la gaviota pepera fuera asumida por todos los madrileños? Así ocurrió con la ikurriña diseñada por Arana. La hegemonía se ha cumplido. Gramsci era vasco y no lo sabía.

Leer más…

1 comentario

3 marzo, 2019 · 22:26