Los restos de La Moncloa

7c9ef41f93df28356ee6f30f7333f452--emma-thompson-anthony-hopkins.jpg

Stevens y miss Kenton, la película.

Desde que supe el nombre del Nobel de Literatura no dejo de figurarme a su personaje más célebre, el mayordomo Stevens, con las mismas impasibles facciones de don Mariano. Lo imagino estos días atravesando en soledad los pasillos de La Moncloa, recolocando un cuadro torcido, estudiando el lustre de los zócalos, descorriendo audaz algún visillo para volver a correrlo enseguida con un mohín de repugnancia: “Cuánta sentimentalidad desatada ahí fuera. Qué falta de contención. Unos se atreven a imponerme la aplicación de cierto artículo de bárbara contundencia. Los otros se obstinan en desobedecer las leyes, como si tal cosa fuera concebible. Nunca encareceré lo suficiente las ventajas educativas que reporta ser hijo de un juez”, reflexiona flemático al oído de Miss Kenton, el ama de llaves, que es Soraya.

El mayordomo del Ejecutivo se considera a sí mismo un hombre cabal. El único estadista en pie tras la desagradable urgencia manifestada por el joven monarca. Hace mucho que Stevens/Rajoy se niega a expresar sus sentimientos fuera del ámbito estrictamente deportivo. Mezclar el corazón con la política: qué grosería. No es eso lo que me ha traído hasta aquí, rememora. Ni lo que le ha mantenido allí en tiempos de mudanza de todo lo considerado inmutable. ¿Por qué el sarampión sedicioso de Cataluña iba a requerir un tratamiento diferente? El tiempo lo cura todo. ¡No se cambia lo que funciona!

Leer más…

Anuncios

1 comentario

8 octubre, 2017 · 18:50

Una respuesta a “Los restos de La Moncloa

  1. rumba, samba & jalisco

    Se podría considerar la teoría hemingwaiana sobre lo que aparece y lo que hay, como en los icebergs: una parte sobre el nivel del agua, siete o nueve bajo él. También sobre el tempo de las acusaciones sobre la corrupción (y de quién ¿Siempre los mismos? Venga ya). En cualquier caso la repetición de una imagen como la del cuadro de Casas sobre la huelga catalana de Ferrer y demás que venía bien reproducida en, pongamos por caso, mi manual de historia en el bachillerato (editorial Vicens Vives, no dejen puntada si hilo) imagino que será algo que dará pesadillas a los encargados de orden público. A los multiseculares manipuladores de éste supongo que les resultará indiferente o les producirá salivación ¿Alguna agencia de publicidad barcelonesa anda pensando también en trasladar la sede social extramuros? Bueno, les quedan los incluseros de Podemos como tropa de choque, pero no sería lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s