Si calla bocas, es español

España se ha conjurado, por decirlo en el lenguaje del periodismo deportivo. Al menos hasta el próximo pendulazo del ánimo nacional, que podría registrarse hoy mismo al término del partido contra Suiza. Pero la conjura de vestuario no se ha forjado precisamente alrededor de la idea del patriotismo constitucional de don Jürgen Habermas, bastante más aburrido que don Jürgen Klinsmann, el primer delantero extranjero al que recuerdo haber admirado allá por Italia 90. Al combinado autonómico de Luis Enrique -abusar de la palabra España podría herir las sensibilidades de los indultados- no le mueve un orgullo positivo de reafirmación colectiva, ni la conciencia de la responsabilidad compartida, ni el peso de representar a un país saliente de pandemia en cuartos de final. Lo que mueve a nuestros muchachos, según asegura el mítico Entorno, es «callar bocas». ¿Las bocas de las demás selecciones que han cometido el terrible error de subestimarles? ¡No! Las bocas de sus compatriotas, principalmente periodistas y tuiteros, por haberse mofado prematuramente de la convocatoria, del dibujo, de las alineaciones, de la roma puntería de Morata o de la neverita donde enfría el carácter Lucho.

Leer más…

Deja un comentario

2 julio, 2021 · 8:21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s