Archivo diario: 30 enero, 2017

Gastos, disgustos y tiempo perdido

sanchez-ferlosio-gana-el-premio-nacional-de-las-letras

Un clásico vivo.

Continúa Debate publicando la obra ensayística de Ferlosio con este volumen, el segundo de los cuatro que integran el proyecto de Ignacio Echevarría. Aunque para algunos será siempre el autor de El Jarama, muchos críticos -y sospecho que él mismo- reivindican por encima del narrador al ensayista fino y enciclopédico, moderno como un posestructuralista y tradicional como un escolástico, sincrónico en prensa y diacrónico en historiografía, insobornable, severo y humorístico. Su entrañable odio a Ortega no le exime a él mismo de una prosa igualmente culta y barroca, tan prolija como la del filósofo oficial pero sin sus raptos de cursilería: los famosos “ortegajos”. Ahora bien, Ferlosio es muy capaz de escribir “sinaítico” porque “veterotestamentario” le parezca manido.

Ferlosio compensa lo que le falta de sintético con la hondura del análisis y una mareante -¡más hipertáctica que hipotáctica!- capacidad de abstracción. Los artículos reunidos aquí abarcan desde la Transición hasta el zapaterismo, la mayoría publicados en El País, en un alarde continuo de libertad de opinión y de sintaxis que hoy, bajo la dictadura del buenismo político y el cretinismo expresivo, invita a la melancolía. Aunque los temas sonarán al lector -del café para todos de Suárez al GAL, del Prestige al Quinto Centenario del Descubrimiento-, su tratamiento no hace concesiones. Arremete por igual contra Suárez y contra Felipe, contra Rouco -sus diatribas eclesiásticas revelan una pasión de canonista- y contra Aznar, contra nacionalistas y monárquicos, contra los mandarines culturales y los policías de manga ancha, contra otros escritores con nombre y apellidos.

Leer más…

Deja un comentario

30 enero, 2017 · 13:10

La justa desigualdad

14857167554379

Amancio genera tantas camisas como envidias.

Cada tanto, un titular arrojadizo nos pone en nuestro lugar dentro de la cadena trófica del capital. “Los tres más ricos de España tienen lo mismo que el 30% más pobre”, clamaba hace poco Oxfam, martillo de la avaricia. Aquellos tres eran Amancio Ortega, su hija Sandra y don Roig de Mercadona, en cuyos abisales bolsillos cabe tanto como en los de 14 millones de españoles. Estas vistosas estadísticas permiten poner el grito de la injusticia en el cielo de la redistribución, pero abochornan a la inteligencia. Son huesos que nos lanzan como a perros pavlovianos para que segreguemos indignación, aullemos lastimeramente y nos pasen la mano por el lomo de la conciencia. A ese hueso estadístico le falta la carne de la verdad.

Leer más…

1 comentario

30 enero, 2017 · 13:03