Mi educación

En las guerras lo primero que muere es la verdad y en las crisis es la responsabilidad. Por esta razón arrecian los artículos de fondo contra la meritocracia escritos por meritorios analistas que esperan ser retribuidos por sus méritos, incluso por el mérito indudable de descubrir que no existe el mérito. Los demás estamos dispuestos a perdonarles su cinismo o su estupidez porque al fin y al cabo se limitan a seguir la voz de su amo, un célebre doctor en economía circular -un Gobierno le hizo la tesis y con esa tesis llegó al Gobierno- que tiene el mérito de haber conciliado los embustes de la guerra y las impunidades de la crisis: por eso dice que la culpa de que tengamos la mayor inflación de Europa es de Putin. Si los méritos académicos o morales de Sánchez son desconocidos, es lógico que sus politólogos desconfíen de la meritocracia como premisa de buena colocación. Y es lógico también que aplaudan contrarreformas educativas que dan a los niños españoles el gato del igualitarismo y la empatía por la liebre del conocimiento y la virtud.

Leer más…

Deja un comentario

18 abril, 2022 · 22:11

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s