Archivo mensual: abril 2020

Para que la vida triunfe

IMG_E446428D6142-1

Deja un comentario

12 abril, 2020 · 22:19

Descendimiento

15865368128877

Un estudio del dolor.

Confinada en una tabla demasiado pequeña para la grandeza del drama que representa, la escena que Rogier Van der Weyden talló más que pintó en El descendimiento lleva seis siglos interpelando a su destinatario. Que no es el gremio de ballesteros de Lovaina que lo encargó sino que somos todos, porque todos conoceremos el sufrimiento. Una obra maestra lo es porque no termina de decir lo que tiene que decir; porque cada generación, al enfrentarse a ella, le añade un significado propio. Miramos el cuadro un Viernes Santo de 2020, con la mitad de la población del planeta obligada a permanecer en casa por la amenaza de una pandemia que habrá acabado con cientos de miles de personas y arruinado a muchos millones cuando concluya su paso exterminador. Si nos acercamos comprobaremos que el más profundo estudio del dolor humano del siglo XV reviste plena actualidad en el XXI.

Leer más…

Deja un comentario

12 abril, 2020 · 22:12

Nuestra pasión según Sánchez

15864454169879

Getsemaní.

Yo estaba deseando equivocarme. Estaba deseando que del interior de Pedro Sánchez la pandemia extrajera un pedacito insospechado de Adolfo Suárez. Y que sobre ese pedacito, a falta de mayor estatura, se pudiera edificar no unos Pactos de La Moncloa, que solo son el indicio retórico de que Iván Redondo ha cambiado El ala oeste por Cuéntame, sino al menos un proyecto de ley compartido, una legislación de emergencia que prepare mejor a España para sobrevivir a la devastación económica que está a punto de conocer.

Pero un perro loco no es un oso amoroso ni lo puede ser. Todo lo que ha conseguido Sánchez en su vida política se lo debe al sectarismo. La dimisión antes que abstenerse ante Rajoy, el sometimiento antes que la magnanimidad con el susanismo, la genuflexión ante Torra antes que romper el cordón sanitario a la derecha, el abrazo al neocomunismo antes que el acercamiento al centro. Y en estas llegó el Covid-19. Y yo pensé que adonde no lo impulsaba la virtud podría empujarle la peor tragedia nacional desde la Guerra Civil. Y me senté a ver el debate con una nube de esperanza. Pues bien. Ya sé que tampoco 50.000 muertos y siete millones de parados serán suficientes para cambiar a Sánchez. Vista la intervención de esa neófita en lecturas y catedrática en odios de la que Javier Fernández tan justificadamente se avergüenza hoy, ya podemos ir concluyendo que no solo nos iremos al carajo, sino que durante la debacle todas las energías del Gobierno se concentrarán en machacar a la oposición. El alacrán solo quiere picar a la rana que le vadea el río, aunque nos hundamos todos.

Leer más…

Deja un comentario

9 abril, 2020 · 20:45

Guerreros de terracota

15861972563915

Sanchismo digital.

La Moncloa de Iván Redondo no valdrá para fabricar mascarillas o evitar contagios, pero manufactura humo como para difuminar 13.000 muertos (autopsiados) y seis millones inminentes de parados. Solo en materia de propaganda admite parangón el sanchismo con Corea: con la del Sur en eficacia y con la del Norte en veracidad. La mercancía se cultiva en el edificio monclovita de Semillas, se distribuye por los medios amigos, se vende al por mayor en el telediario y termina enganchando al cliente crédulo. Los chicos de Redondo son como los guerreros de terracota de Xian: perfectamente alineados encontramos a sicofantes de tertulia, troles de red social, enfermos de nostalgia de cantautor y plumillas movedizos con el índice chupado al viento del que manda. Tienen los pies de barro pero también un cinturón negro en defensa personal: el muerto al hoyo y el vivo al BOE.

Las cuentas de vidrio coloreadas con que trafica ahora el Gobierno se llaman recortes del PP, Pactos de la Moncloa y bloqueo antipatriota. Se ensartan en el orden citado como un rosario de trolas centelleantes cuya letanía reza así: «Estamos como estamos porque la derecha neoliberal diezmó nuestro Estado de bienestar. Ahora le brindamos la oportunidad de redimirse apoyando sin fisuras nuestros decretos progresistas. Si se resisten, los españoles sabrán que tienen una derecha carroñera contra la que nuestro cordón sanitario estaba justificado». Esta chatarra viaja cada mañana hasta el salón del contribuyente angustiado, en la redondísima esperanza de que su confinada inteligencia ya esté lo bastante licuada como para afiliarse al Palmar de Troya.

Leer más…

Deja un comentario

7 abril, 2020 · 11:19

El escudo de Pablo Iglesias

15859194752488

El poder.

Cada vez que Pablo Iglesias habla del escudo social me lo imagino subido a él como Abraracúrcix, soportado por dos mucamos de Galapagar. Ese escudo desde el que habla le sostiene en la cumbre de la jerarquía política y de la clase burguesa, encaramado a ella en virtud del mismo sistema que detesta. La economía de mercado y la democracia parlamentaria premiaron su innegable talento para el espectáculo con nómina mullida, hogar amplio y prole numerosa. Un español afortunado que capeará la recesión mejor que la mayoría.

A la irreductible tribu que comparte sus supersticiones -pero no su posición- se dirige un vídeo entrañable que culpa al neoliberalismo unicornial, a Amancio Ortega, a Pablo Casado y a Tutatis de que España se haya convertido en la mayor morgue de Europa, solo por detrás de otro país cogobernado por el populismo, y de que ambas economías se enfrenten al tsunami financiero con los cimientos arenosos de una deuda colosal mientras el capitalismo coreano da ejemplo al mundo de la única eficiencia posible. El vídeo es tan zafio, apela a una emocionalidad tan primaria que hasta podría funcionar, como funcionan la pornografía o los memes de skaters chocando contra cosas, pero algo falla ahí. A poco que el galo confinado en su piso de barrio se pare a pensar, empezará a enfadarse. Reconoce el sermón, la letanía de los de arriba y los de abajo, pero años después el predicador ya no le habla desde la plaza sino desde un ministerio. Nuestro currante varado en un ERTE agudiza ahora el oído y descubre que Yolanda Díaz está celebrando entre risas la misma flexibilidad laboral que le enseñaron a odiar cuando la defendía Fátima Báñez. Y entonces siente la tentación de cagarse en el escudo. Y si a la depresión por confinamiento le sumamos la esquizofrenia de un Gobierno que pretende ejercer el poder y encabezar la agitación, escondiendo su recorte de mañana en el recorte de ayer, entonces en este manicomio estallará pronto la revolución. Y no será la de su vídeo retro.

Leer más…

1 comentario

5 abril, 2020 · 22:33