Ábalos en Chernóbil

15766867520541

Operario nuclear.

Cuando queremos pensar en un oficio ingrato que alivie por comparación los rigores del nuestro hay quien imagina a un minero, a un psicoterapeuta argentino o a un médico rural en la España vacía. Yo en cambio me fijo en José Luis Ábalos. No por ser ministro de Fomento, que no es mal curro, sino por tener que ser la voz de Sánchez, que equivale a limpiar cada mañana el reactor de Chernóbil después de la explosión, con la diferencia de que en la Unión Soviética el heroísmo era obligatorio. Ábalos eligió bando sanchista por oportunismo, pero para su desgracia apostó a caballo ganador. El sanchismo se ha revelado un material tan tóxico que un sanchista podría leer el periódico en un cuarto a oscuras iluminándolo con su propia radiación.

Leer más…

Deja un comentario

19 diciembre, 2019 · 11:59

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s