Últimas lecciones del profesor Alonso

El estratega.

El estratega.

Teníamos pendiente hablar de Xabi Alonso cuando la gloria de Ronaldo se nos cruzó por medio. Si Cristiano es el comandante que carga en primera línea de batalla, Alonso es el estratega que guarda el orden de la formación, y también el profesor que alecciona a los cadetes en la escuela militar. A los cadetes y a los veteranos, pues todos le obedecen en el campo y a todos coloca con el brazo, que es una extensión del cuerpo técnico. Fue Ancelotti el que le bautizó con toda propiedad, el que reconoció su magisterio futbolístico cuando más falta hacía, cuando buscábamos el equilibrio como el arca perdida. Ancelotti, que sabe lo que es jugar en ese arduo puesto de mando e intemperie; Ancelotti, que como entrenador edificó sus éxitos sobre la inteligencia de Pirlo, el pariente italiano de nuestro elegante vasco.

Xabi Alonso, con su porte caballero y su conversación universitaria, es el futbolista menos futbolista del mundo. Hay que remontarse a Pardeza y Butragueño para encontrar una textura humana semejante, unas inquietudes distintas al imperio de la Play que gobierna los ocios del deportista contemporáneo. En la tertulia que en Real Madrid TV le dedicamos por la feliz noticia de su renovación, dije que posiblemente sea el único futbolista del planeta capaz de escribir sus memorias sin necesidad de un negro. Tampoco necesita a un negro para defender el medio centro del Madrid, porque su clase es tan incontestable como su coraje cuando el partido exige trinchera, choque y deslizamientos por el barro.

Alonso es guipuzcoano y de la Real, fe íntima que profesa sin dobleces, pero igualmente admite que el madridismo ha ido calando en él como cala cualquier causa a la que se entrega lo mejor de uno mismo. Lo que empezó siendo profesionalidad, que es el mínimo exigido por la afición, ha terminado cediendo a estandarte unánime, indiscutido, con lo imposible que resulta la plena conformidad del madridismo, no digamos ya de la prensa satélite. Pues bien: a Alonso hoy todos le respetan porque se lo ha ganado, y esta es una de las primeras lecciones que nos recuerda el profesor de Tolosa: todavía hay en el fútbol una cosa que no se compra, y es el respeto.

Podríamos glosar ahora otras lecciones suyas sobre el campo, como la generosidad con que ha asumido el retraso de su posición para facilitar la tarea de los centrales al tiempo que cede el lucimiento del juego creativo a Luka Modric, quien por otro lado no puede recorrer mejor su trecho hasta entregar el testigo a los delanteros en la carrera del gol. Alonso es admirable porque no ejecuta un solo movimiento para sí mismo; porque cada una de sus maniobras refuerza las costuras de una idea de equipo.

Pero yo quiero celebrar una virtud suya no futbolística sino personal: la decisión de atarse al Madrid desde la libertad absoluta de un contracto ya expirado. En un tiempo en que el último representante de una estrella menor exige renovaciones anuales cuando no mensuales, la decisión de Xabi de quedarse adquiere el brillo de lo deseado. Xabi ha elegido sin presiones y seguirá dando lecciones en el Madrid porque le da la Real gana. Y en esa forma limpia de decidir su futuro nos ofrece su penúltima lección el profesor Alonso.

(La Lupa, Real Madrid TV, 22 de enero de 2014)

La locución aquí, a partir del 70:25.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Real Madrid TV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s