Archivo de la etiqueta: tertulia que algo queda

Elogio del tertuliano

EL-GRAN-DEBATE-1

Tertulia, que algo queda.

La purga de tertulianos desafectos al sanchismo evoca de inmediato la purga de tertulianos desafectos al sorayismo. Así ha sido siempre y así seguirá siendo con mayor o menor cainismo si un inverosímil boom de ventas de Stuart Mill u otra ley electoral no lo remedian. ¿Pero es el tertuliano una continuación del político por otros medios, es decir, por los de comunicación?

Veamos. El tertuliano es un animal de varia estatura y sexo irrelevante que habla de todo y come tres veces al día, a no ser que le coincida con una tertulia, en cuyo caso se alimenta del catering de la cadena. Posee dos antenas invisibles en el occipucio con las que recoge datos decisivos para su supervivencia, como la clase de relación que mantiene tal presentador con tal político. Su pelaje es suave al tacto del productor, aunque tendrá que erizarlo cuando enfoque la cámara y no le apetezca discutir.

Leer más…

Anuncios

1 comentario

12 septiembre, 2018 · 8:30

Tanto todo para nada

15248495545558

Una época.

Me lancé sobre el teclado dispuesto a levantar acta del apocalipsis. Los partidos dinásticos del 78 pagan con la esterilidad su larga endogamia y mueren sin descendencia. Sus albaceas ajustan cuentas en sórdidos rincones o se disputan una herencia demediada. Los legisladores, encuadrados en falanges preelectorales -de esa rancia estirpe que adivina una rendición en cada pacto-, ya no legislan. El presidente se contrarreforma a sí mismo con tal de sobrevivir un año más. El Ejecutivo se desempodera en favor del Judicial, contra el que a su vez conspira la opinión efervescente del pueblo digital, receloso de toda autoridad ilustrada, ajeno a otra soberanía que la de su santa piel. Las identidades estabulan a los ciudadanos que sienten nostalgia de la comunidad perdida y olvidan los privilegios de la libertad ganada. La saturación de oferta material acicatea la demanda espiritual, las viejas luchas retornan a los nuevos corazones y vuelve a reivindicarse el colectivo -la clase, el género, hasta el barrio- sin renunciar ni por asomo al tecnificado ideal del individuo urbano. La incomprensible fe en el poder de la política, semilla de inexorables frustraciones, convive con la razón meritocrática, constatada por quienes progresan desentendiéndose de la prensa. La sociedad nunca fue tan mestiza, pero señalamos su creciente polarización; las empresas se globalizan, pero corremos a refugiarnos en el proteccionismo; la vida humana se alarga cada vez más, pero al cabo termina, y los hombres, como advertía Camus, no mueren felices.

Luego, a mitad de artículo, me paré a pensar. ¿Y si un minuto después del apocalipsis pasara lo de siempre, lo que suele pasar en estos casos, es decir, que no pase nada? Porque el pueblo opina y los jueces juzgan, pero lo malo sería que los jueces se limitaran a opinar mientras el pueblo dicta sentencia. Y los partidos nacen, pero también mueren, y del abono en que los sume su descomposición brota otro partido. Y los presidentes sobreviven, pero solo un poco más, porque Galicia hace mucho que dejó de dar dictadores. Y los nacionalistas chantajean, pero ninguna cesión los ha alejado un centímetro del estatuto legal de comunidad autónoma. Y florecen las pancartas en primavera, pero desde aquel mayo en París sabemos que la revolución solo es un cambio de amos en el peor de los casos; y en el mejor, una manera sexy de airear la intimidad, esa que Lacan llamó extimidad: la intimidad que reforzamos cuando la exhibimos. Hoy los revolucionarios se presentan a las elecciones y se quedan embarazados de gemelos.

Leer más…

El bueno (Carmen Quintanilla), el feo (Cristina Cifuentes) y el malo (La Manada)

Deja un comentario

2 mayo, 2018 · 19:28

¿Militante o reliquia?

SANTANDER, PTE PP MARIANO RAJOY

Misa laica.

Informa Hacienda de que no llegan a 100.000 los españoles que declaran cuota de militancia a un partido. Sabíamos lo que cuesta confesarle a Montoro nuestro dinero, pero no que costase tanto confesarle nuestras ideas. Y eso que militar desgrava. La noticia se ha recibido con modesto escándalo, sobre todo porque al PP le gusta presumir de sus 860.000 militantes como seres realmente existentes (pago luego existo: lo demás es simpatizar). Pero lo que a mí me escandaliza es que 95.000 compatriotas sigan dispuestos a pagar por un carné en un país que lidera con el mejor espíritu olímpico todas las disciplinas de la piratería digital. Si se trata de medrar al amparo de la sigla, hay muchas bocas piando por el reparto y demasiada dignidad por enterrar. Si se trata de implicarse en las emociones de la política, cabe proyectar la misma afición sobre los absorbentes dramas de HBO o Netflix, aunque reconozco que la rivalidad Soraya-Cospedal empieza a competir seriamente con el maquiavelismo Underwood.

Leer más…

Deja un comentario

9 enero, 2017 · 18:57

Si ésta es su piedad

20161123-636155100651404112_20161123150410-ko4h-u412114834555ghe-992x558lavanguardia-web

Honrarás a los muertos.

Lo bueno de la mala conciencia es que al menos presupone una conciencia. Lo bueno de la piel de cordero es que el lobo se la pone sabiendo que desnudo aún inspira temor. Temamos más bien el día en que el llanto amargo del remordimiento se seque. Temamos más bien el día en que los lobos vayan de lobos porque dar miedo salga rentable en una sociedad asilvestrada.

A Rita no la ha matado el periodismo, aliviemos los hombros, compañeros. Cabe el recelo de que apostar cámaras insomnes en los portales de (algunos) sospechosos sea periodismo, pero yo sé que algunos camarógrafos el miércoles sintieron el arañazo siquiera fugaz de un escrúpulo, y eso ya es algo, un brote moral en mitad de la dura tarea cotidiana. A Barberá la ha matado un infarto y, un médico poco corporativo me ha sugerido que entre el primer aviso y la parada irreversible quizá mediara la negligencia. En cuanto a la negligencia mediática, no ha resultado un factor de riesgo tan decisivo, sospecho, como la proscripción de la tribu. En la vida uno se prepara para el ataque del adversario, sea un partido o una televisión: con él cuenta y contra él se crece; lo que el corazón soporta mal es el repudio de los propios cuando ceden a la presión ajena. Por lo demás, ése es un remordimiento que compete al PP, a la amistad de Rajoy, a la desfachatez de Hernando. Yo sigo pensando que Barberá debió apartarse antes, que el partido no tenía otra salida aspirando a un pacto de investidura, que la responsabilidad política debe preceder a la judicial si se desea combatir el desencanto de los electores más volubles de Hamelín.

Leer más…

1 comentario

25 noviembre, 2016 · 10:37

Teatro pánico en Ferraz

1251131719_0

Arrabal, en chino.

Se abre el telón y vemos al galán, interpretado por el actor madrileño Sánchez Pérez, cortejando siglas -unas más monjiles, más lúbricas otras-, que en todo caso se prestan de buena gana a la comedia. La obra nos suena, la estrenaron en primavera y la reponen ahora no bajo demanda del público sino a causa de la cicatería de los programadores, la escueta imaginación de los guionistas y la convalecencia del divo más veterano del escalafón, gallego de origen y de ejercicio. Nuestro Tenorio se esmera, declama con énfasis ayudado por el timbre cavernoso de su voz, pero no logra pactar con el espectador la suspensión de su incredulidad. Es una farsa y todos lo saben. El más consciente de que pisa tablas y no suelo es el mismo protagonista, lo cual garantiza el anunciado fracaso del reestreno.

Claro que quizá no se trate de una simple opereta. Quizá se trate de una pieza de teatro pánico, ese que debe morir en el momento exacto de nacer. Porque las evoluciones de Sánchez están sentenciadas desde el instante de su concepción ideológica, que es un aborto, y continúan sentenciadas sobre la mesa de operaciones aritméticas, que es una aporía. Así que quizá Sánchez sea un antihéroe de Arrabal, un emperador de Asiria desdoblado en arquitecto de su propia soledad.

Leer más…

Deja un comentario

9 septiembre, 2016 · 10:57

Hemiciclo Price

1452681588_028089_1452681909_noticia_normal

La democracia balbuciente.

Ni cuando la proclamación de Felipe VI recuerdo una ebullición parecida. Los periodistas mal que bien nos conocemos todos, pero por el patio del Congreso pululaban caras nuevas que sonreían para el selfie y que, por descarte, solo podían ser diputados emergentes. El Parlamento más plural de la democracia ha abierto sus escaños a toda la ancha policromía de la España real, donde como sabía el torero hay gente pa tó.

Ya no se podrá decir eso de que no nos representan, porque los que lo gritaban en el vallado ahora pueden desarrollar su original cosmovisión del trabajo parlamentario desde su mismo estreno, esos segundos warholianos en que prometieron el cargo. “Nunca más un país sin su gente ni una España sin sus pueblos”. Se conoce que hasta hoy el país era el centro de un donut, no tenía ni gente ni pueblos, ni nada. Un páramo de puertas giratorias, era.

Cuando alguien lo apuesta todo a la transparencia acaba exhibiendo sus partes menos airosas. La ropa se inventó por respeto a nosotros mismos y a los ojos del prójimo, y el protocolo democrático lo mismo. Ahora a los españoles nos representan demasiado, y a lo peor alguien ahí fuera nos esté mirando. Alguien que nos presta dinero, incluso. Este hemiciclo enseña ya más que la Pedroche.

Leer más…

Deja un comentario

13 enero, 2016 · 16:11

Hesíodo en la Costa Brava

Viñeta de Pachi Idígoras en la misma edición de EL MUNDO.

Viñeta de Pachi Idígoras en la misma edición de EL MUNDO que esta columna, feliz coincidencia.

Uno no estaba allí cuando los griegos miraban a las estrellas y urdían con ellas una cosmogonía que los enraizara en este mundo. Tampoco cuando Hesíodo recopiló esas leyendas y les dio sentido narrativo. Pero uno, periodista al cabo, siempre ha querido presenciar un momento así: atestiguar el nacimiento de la intuición en el genio que funda las raíces simbólicas de una comunidad, normalmente por el procedimiento de vincular el linaje de su tribu con el de los dioses inmortales. Porque el instinto humano es hereditario, no democrático.

Los dioses finalmente me han escuchado, otorgándome la contemporaneidad de Jordi Bilbeny, el Hesíodo de Arenys de Mar, que está trazando ante nuestras temblorosas pupilas la genealogía cultural de una nación talentosa hasta el abuso, y por ello oprimida, saqueada en sus exponentes más conspicuos por la vecina castellana, alpargatera y cejijunta. Cervantes, Teresa de Ávila, Colón, la bandera useña y quién sabe si el movimiento de las mareas -no por nada las homenajean cada 11-S- son todos productos del feraz volksgeist catalán. Es cuestión de tiempo que Bilbeny descubra que el Real Madrid fue diseñado en La Masía. Que por algo Bernabéu es apellido catalán.

Leer más…

Deja un comentario

4 agosto, 2015 · 14:15

Don Mariano contra el runrún

“Se dice por ahí que intentas joderme.”

Es posible que granice en junio y que Rajoy haga una crisis de Gobierno. El primero de los prodigios ya se ha registrado y el segundo podría copar los noticieros antes de que concluya el mes, según el runrunismo tertuliano. Uno de don Mariano espera tanta novedad como de la doctrina sexual de la Iglesia, pero la afirmación de Soraya de que nadie se explica como el presidente ha venido a levantar una sospecha de ironía anticipatoria, de venda antes de una herida que podría ser propia: su destitución como portavoz. Eso dice el runrún, que incluye en el baile fulanista para ese puesto a Núñez Feijóo y a Alfonso Alonso.

Nada gusta tanto al pueblo como un nombre que va y otro que viene, como bien saben mis compañeros de Marca, pero el más famoso de sus lectores no puede consentir que la gente se entusiasme demasiado, por lo que ayer se apresuró a cerrar el bar alegre del periodismo de anticipación:

-Que no se genere tanta expectativa. He dicho que no vamos a cambiar las políticas.

Preguntado por la vicepresidenta, elogió el trabajo de su más fiel colaboradora con la mayor efusividad de la que es capaz. Al quinielista mediático se le ha de quedar entonces cara de niño sin piñata, por no hablar de sus fuentes, que suelen ser mandos intermedios del PP en los que prendió la codicia del pescador en río revuelto: aguardadores de escalafón en espera de mejor destino.

-La noticia es que no hay noticia, más allá de lo que ha dicho el presidente -le insisten a uno desde Moncloa.

Preside España un hombre peleado con la emoción y con el gesto, que son argumentos imprescindibles en la liza política, pero respetado por el FMI, que nos augura un crecimiento del 3,1%

He aquí un ejemplo perfecto de la política de comunicación del Gobierno, que no encuentra el modo de que le den un Ondas: su mensaje es cristalino -lo importante no son los nombres sino las políticas, y no pensamos cambiarlas, por mucho que nos castiguen los votantes-, pero pasa por opaco. Es la falacia célebre del fallo de comunicación, cuando se quiere decir fallo de estimulación. Rajoy, como dice Soraya, se explica perfectamente cuando le da la gana; otra cosa es que su matraca económica sea tan poco sexy que no garantice un solo retuit. Claro que el último que aunó sex appeal y economía fue Varoufakis, y hoy no tiene caída de ojos que le abra la puerta del Eurogrupo.

Leer más…

Entrevista-coloquio (de las mejores en lo que va de promo) en Capital Radio, a partir del 0:37:50.

Deja un comentario

Archivado bajo El Mundo