Archivo de la etiqueta: Telepantoja e ingeniería social

El 15-M de un viejoven

Tenía 28 años y una covachuela alquilada a una manzana de Sol. Se supone que aquella movida debía interesarme. Por entonces escribía un diario de campaña en La Gaceta. Juzguen ustedes si acerté.

Miércoles, 18 de mayo. «Una floración sesentayochista se ha apoderado de ciertas plazas de España en demanda de «democracia real» y la cosa ha adquirido rango de «movimiento ciudadano», sea eso lo que sea. […] Pero queridos compañeros de indignada generación, quizá estáis en paro por la incompetencia de alguien a quien votasteis, y desde luego coreando cursiladas antisistema no vais a encontrar trabajo. […] Estos happenings utopistas -la utopía es la partera del totalitarismo- no han tardado en ser parasitados por nostálgicos de la tricolor, oportunistas de la litrona, inhaladores de pacifismo de liar, abogados verdes de la foca monje o publicistas de sí mismos como Willy Toledo».

Leer más…

Deja un comentario

17 mayo, 2021 · 8:54

El cielo se tomaba por asalto

Pablo Iglesias fue un líder político de principios del siglo XXI que inició y terminó su carrera con la foto de su jeta. Mucho discutieron amigos y enemigos sobre las novedades doctrinales que incorporaba su prédica, populismo arriba, comunismo abajo, socialdemocracia exótica los de más allá,sin reparar en que toda su ideología se limitaba a su fisonomía. Del rostro en la papeleta de las elecciones europeas al rasurado pijotero de su edad tardía, Podemos es la historia de un solo hombre y su circunstancia capilar o inmobiliaria. Y a la administración de un chalé serrano, una prole numerosa y un futuro de estrella de la tele le sienta la melena asamblearia como una tarántula a un trozo de bizcocho.

Leer más…

Deja un comentario

14 mayo, 2021 · 14:31

Hay que repensarlo todo

Nos contaron que la izquierda era la orilla del idealismo y la derecha el abrevadero del materialismo, pero España 2021 solo es un paraíso para pícaros de izquierdas y para ascetas de derechas. En nuestra opinión pública calcificada rige aún aquel tópico escolar por el que el españolito se hacía de izquierdas por la conciencia de clase y la justicia social -valga el oxímoron-, mientras que el derechista aspiraba a pagar pocos impuestos y a retener el poder para blindar sus privilegios. Hoy, cualquier observador que haya decidido limpiarse la cal de la sesera descubrirá una izquierda establecida consagrada a la rapiña del Estado por el tiempo que le dejen y una derecha emergente volcada sobre batallitas simbólicas mientras toda expectativa de poder real se le escurre entre las manos.

Leer más…

Deja un comentario

2 marzo, 2021 · 14:14

Pedro I de Estocolmo

Cuentan que fue un pueblo ardiente que corría delante de los toros o los mataba con un trapo, una espada y dos cojones. Pero se odió tanto a sí mismo que hoy es un pueblo gélido, silente, sueco, que solo se permite un paréntesis de alborozo norcoreano cuando su presidente esboza un mohín de disgusto hacia su vicepresidente.

-¿Lo habéis visto, españoles? Ha torcido el gesto. Lo ha torcido, yo lo he visto. ¡La ruptura con Iglesias está más cerca!

Y en este comentario de comadrona maltratada que ama a su maltratador se resume la opinión publicada del país. El sanchismo es un patriarcado tan subliminalmente asumido que ya todos nos conducimos como víctimas marcadas a cintazos, suspirando por la leve caricia del humo de otra bomba de Iván Ivánovich para correr a los brazos nervudos de nuestro galán. De acuerdo, nos miente a la cara, nos chulea el bolsillo, hemos muerto de covid como muy pocos, nos arruinamos mejor que nadie. ¡Pero su progresismo es tan apuesto! Qué astucia, qué manejo del puñal, nada le altera, ni centenares de muertos al día ni un ERE en El Corte Inglés ni los pelos del moño en el Código Penal ni la calle en llamas. ¡Qué hombre! Y que no se queje la oposición: nuestro presidente afirma que en España los conservadores también tienen cabida. ¡Si incluso al tercer día condenó la violencia! ¿Qué más se puede pedir?

Leer más…

Deja un comentario

1 marzo, 2021 · 9:59

Inmunidad de rebaño

Nadie sabría decir en qué momento alcanzamos los españoles la inmunidad de rebaño, pero hace tiempo que vemos pasar los escándalos como las vacas el tren. Recuerdo los escándalos del PP de Rajoy, que fueron plurales y bochornosos, y recuerdo que todavía nos encolerizaban, que los medios no hablaban de otra cosa y que mandaban a sus reporteros a los domicilios de los políticos escandalosos. Recuerdo a Rita Barberá muriendo imputada en un hotel que debería haberse llamado Hotel Chelsea.

Leer más…

Deja un comentario

27 enero, 2021 · 13:17

Oficio de pandemias

Cada tarde Fernando recoge los cartones del Mercadona en los que parece pernoctar y da una rueda de prensa sobre lasituación de la pandemia. A Fernando le gusta el mar, pero no puede escaparse a visitarlo tanto como quisiera y tiene que conformarse con surfear olas víricas; hasta la fecha ha cogido tres. También le gusta la montaña, pero los únicos picos que escala ahora son los de la curva epidemiológica. A pesar de la experiencia alpina acumulada en el último año, todavía no ha aprendido a distinguir los momentos en los que el terreno sube o baja, así que cuando pronostica una estabilización todos corremos al supermercado. Pero es que acertar no es su trabajo: él sale y comenta, pararrayos ceniciento a fuerza de concentrar en sí la cólera que merece quien ha decidido que siga saliendo y comentando.

Leer más…

1 comentario

17 enero, 2021 · 20:15

Descansar del antifascismo

Cuando el elefante haya desalojado finalmente la habitación y el polvo se asiente, empezaremos a comprender que el alivio se lo debemos a la ausencia del animal tanto como a la de sus cazadores. Durante estos años solo ha habido una cosa tan estomagante como el trumpismo, y ha sido el antitrumpismo. Capitanes insomnes, desquiciados, arponeando sin tregua a la ballena anaranjada. Se comprendía el afán: Trump no solo les hacía ricos -ahí están las cifras de suscripciones de ese periódico ayer ilustrado y hoy sucursal woke de Salem que es The New York Times-, sino que les permitía liberar París cada mañana al módico precio del enésimo artículo contra el fascismo resucitado. Si el coro de gansos llegó a hacerse insoportable no fue porque les faltara una parte de razón, sino porque graznaban desde la mullida zona de confort de sus corrales privilegiados. Será difícil olvidar el bochorno que nos han hecho pasar los incontables pijos globales que desembarcaban su uniformado activismo sobre una alfombra roja persuadidos de que pisaban la arena teñida de Normandía.

Leer más…

Deja un comentario

9 enero, 2021 · 10:06

El año de la cólera

Después del dolor suele venir la cólera. Cuando te golpean fuerte lo primero que ocurre es que pierdes la noción del tiempo. Transcurre un periodo indefinido donde reinan el estupor de los abrazos rotos y la desorientación de los sentidos abrumados. El polvo que levantó tu propio cuerpo al caer tarda en asentarse, se van muchas semanas en la exploración del jardín de nuestra casa tras el bombardeo. El inventario es largo y oneroso. Seguimos en pie, pero no dejamos de palparnos para calibrar hasta qué punto salimos enteros, demediados o destruidos. Ese tiempo se llamó 2020, y ese tiempo ha terminado. Se agotó la tristeza, la paciencia murió, la autocompasión hastía, el paisaje humeante nos empuja a actuar, a vengarnos incluso, a cobrarnos la felicidad arrebatada. Lo que está por venir, en física como en psicología, es la reacción.

Leer más…

Deja un comentario

6 enero, 2021 · 10:33