La cripta colchonera

14795962667699

Sin pose no hay paraíso.

El Calderón siempre tuvo algo de templo para fieles de la teología de la liberación, y en el día de su último derbi liguero no iba a contradecir su vocación. Ir al campo del Manzanares convalida por una eucaristía de clase donde el sermón siempre versa sobre el cuarto mandamiento: honrarás a tu padre preguntándole por qué somos del Atleti. Ha sido el estadio paternofilial por antonomasia, el lugar en el que un padre toma conciencia de serlo iniciando a su hijo en las verdades morales de la existencia y previniéndole contra las injusticias del poder establecido, es decir, las victorias del Real Madrid. Un club, este, sin padres ni hijos a los que acompañar al fútbol, se conoce.

Sin embargo el relato pedagógico se agrieta cuando uno atiende a la clase de juego propuesto por los aguerridos muchachos de Simeone. Repartió tanta estopa el Atleti que ya nadie confía en que Méndez de Vigo llame al profe Ortega para participar en el pacto de Estado por la educación. En la otra orilla, sin dejar de sonreír, Zidane había vuelto a demostrar que manda más de lo que aparenta, dejando en el banco a los galácticos Ramos y Benzema y apostando por los meritorios Lucas y Nacho. Era la razón francesa frente a la emoción latinoché, que se licuaba de nostalgia alineando a Torres.

Leer más…

El bueno (Felipe VI), el feo (Fernández Díaz) y el malo (Cañamero) en La Linterna de COPE

Anuncios

Deja un comentario

20 noviembre, 2016 · 13:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s