Elogio y refutación de la naturalidad

No lo celebró por modestia.

No lo celebró por modestia.

Los menonitas constituyen una rama pacifista y trinitaria de la herejía anabaptista que se estableció en Pensilvania en 1683 huyendo de la persecución religiosa en Europa, donde no se consentía su reformismo radical. De una rama suiza de los menonitas surgieron los amish, que ustedes conocerán por su terca oposición a vestir de chándal, comer en el Cien Montaditos y encarnizarse en luchas melancólicas contra operadoras sudamericanas de telefonía móvil. Tampoco hubo forma de que se avinieran a pelea alguna, de la Gran Guerra a Vietnam, razón por la cual Stalin, más conocido como Koba o Estanli, disfrutaba deportándolos a Siberia.

Bajo la actual ola de verdor entre Disney y New Age que sacude al primer mundo, los menonitas comienzan a ser vistos con manifiesta admiración por su forma de vida extremosamente natural. No es que no consuman huevos ecológicos: es que duermen con la gallina en el cuarto, cuyas paredes de madera han levantado con sus manos desnudas, y cuyo sudor se han secado en las enaguas. Y en todo caso, ¿no pertenecen las enaguas, los establos, el pastel de carne a la historia tecnológica del hombre tan propiamente como el iPhone o la crema contra el herpes? La cuestión es dónde fijas el punto de estancamiento, pero el siglo XVII resulta tan poco natural respecto del primer sapiens sapiens como el XXI.

Sin embargo, yo os pregunto: ¿de dónde procede el prestigio de lo natural? Y sobre todo: ¿está justificado? Recuerdo que un verano, encontrándome por trabajo en la playa nudista de Sopelana, escribí contra el nudismo una columna de contraportada que provocó enconadísimas –silvestres, ciertamente– reacciones en mi blog. Todas las críticas participaban del mismo argumento pueril: ir en pelotas es lo más natural del mundo. Mi opinión, revolucionaria si queréis, carecía de cualquier escrúpulo moralista y se limitaba a alzar los ojos fuera de Sopelana y a señalar que lo natural parece más bien vestirse, al menos desde el episodio de la serpiente y la manzana del Génesis, y desde luego por el bien de la Mercedes Fashion Week, Amancio Ortega y toda una pujante industria del trapo.

¿Es natural que un equipo como el Bilbao se componga exclusivamente de jugadores vascos? No importa si son ocho apellidos o dieciséis: si sigues remontándote en la genealogía acabarás topando con un López. ¿Es bueno pretender lo natural? No está nada claro. En los nidos de búho en que cohabitan dos crías suele ocurrir que la más fuerte acapare todo el alimento aun cuando sepa que así condena a su hermano débil a morir de hambre, todo bajo la mirada neutral de los padres; lo peor es que en esos casos la cría más fuerte suele morir literalmente atragantada, ahogada por el bolo alimenticio que no pudo ingerir con tal de no verlo en el pico lánguido de su hermano hambriento. Las arañas de cierta especie segregan al nacer una droga que atonta a la madre, la cual de otro modo no podría soportar la tentación de devorar a sus propias recién nacidas. La naturaleza, lo natural puro (el liberalismo sin regulación, diríamos con los tertulianos de progreso), está inconcebiblemente lleno de estos ejemplos atroces que nos hacen desear la técnica, la urbe, el artificio con la rotundidad de Baudelaire en su Elogio del maquillaje (1863): “Todo lo bello y noble es el resultado de la razón y el cálculo. Lo que da la naturaleza es horrible”.

Leer más…

Anuncios

Deja un comentario

7 abril, 2014 · 12:31

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s